JPEG - 19.7 KB

Las misiones están de moda en el Gobierno bolivariano. Desde programas de alfabetización, hasta servicio médico asistencial en los barrios. Recientemente se constituyó la Misión Vuelvan Caras para tratar de solucionar el problema de la desocupación de los venezolanos con edad productiva que por alguna razón no tienen acceso a un empleo formal o no pueden crear por sí solos una pequeña empresa.

Este programa prevé la incorporación en una primera fase de un millón de personas al mercado económico, no como simples empleados subsidiados por el Gobierno, sino como empresarios financiados por el Estado para que vengan a romper el monopolio de sectores tradicionales en los sectores agrícolas, industrial textil-confección, turístico, infraestructura, industrias básicas y estratégicas (acero, aluminio, hierro y otros materiales), y de servicio. _

En el área industrial y agrícola se plante la creación de plantas dedicadas al enlatado de atún y sardina, procesamiento de harina de maíz, torrefactoras, molinos de arroz, centrales azucareros, especialistas en oleaginosas y granjas agroproductivas de cultivos estratégicos como arroz, maíz, sorgo, caraota, caña de azúcar, algodón, producción avícola, de huevos, y de ganado de doble propósito (carne y leche).

Mientras en el sector turístico se trata de promover la actividad de aventura y de ecología, además del servicio tradicional de recreación en los sitios habituales como montaña y playa.

Cortar las ineficiencias empresariales

Uno de los lemas más sonados y promocionados por los voceros del gobierno, fue que el país no podía seguir dependiendo de los llamados «empresarios golpistas». A partir de esa frase se inició un proceso de enfrentamiento entre los sectores económicos tradicionales (Fedecámaras, Consecomercio, Conindustria y grandes empresas) y el Gobierno. Los empresarios se quejan de que aplicó el control de cambio lo cual frenó la operatividad de las empresas, luego se decreto la regulación de precios de los alimentos que impidió el rendimiento de algunas industrias agroalimenticias y que se anuncia que se restringirá el otorgamiento de divisas a empresas nacionales que tengan planes de invertir los capitales en otro país. En esta misma concepción del Ejecutivo, el ministro de la Producción y el Comercio, Wilmar Castro, aseguró en Puerto Ordaz la semana pasada que la «Misión Vuelvan Caras, nació para desaparecer las instituciones ineficientes del Estado y dar paso a estructuras suprainstitucionales que sí funcionen y promuevan el desarrollo del aparato productivo nacional». Además brindara una alternativa ante el monopolio de un grupo pequeño de empresas privadas, dijo.

De obreros a empresarios

Precisamente Elías Jaua, presidente del Fondo Intergubernamental para la Descentralización, comentó que para contrarrestar las criticas de varios sectores al Gobierno al calificarlo de comunista y retrógrado, con Vuelvan Caras, se da una muestra del ánimo de desarrollo que se plantea la administración Chávez.

«No estamos formando obreros asalariados. No estamos haciendo este gran esfuerzo para reproducir la lógica de la explotación perversa que se ha hecho con la clase trabajadora en este país. Se nos acusa de comunistas pero paradójicamente estamos capacitando gente para que se convierta en empresario. Queremos que se democratice el capital y el proceso de incorporación de gente en Vuelvan Caras no es un proceso para crear obreros explotados, sino para formar gente que a su vez desarrolle su capacidad de creación y lo ponga al servicio del país», expresó.

En tal sentido, dijo que el Fides aportará mediante convenios con las regiones, los recursos para formar estas empresas. Comentó que se trata de promover el desarrollo de una «tercera economía», destinada a generar productores y no asalariados. «No hay manera de que el Estado pueda invertir para emplear a tantos desocupados (2 millones de personas según cifras oficiales), y tampoco lo puede hacer el sector privado y algunos ni están interesados en hacerlo, por lo que nuestra idea es generar productores de capital», apuntó.

Resaltó que esta misión no excluye a las pequeñas y medianas industrias existentes ni a las grandes empresas. Simplemente -agregó- se trata de facilitarle las cosas a la economía social alternativa, como las asociaciones cooperativas.

Proceso de transición

Por su parte Antonio Álvarez, presidente de Veninsa (Venezuela Industrial S.A), empresa del Estado que tiene sus oficinas operativas en la sede del Ministerio de la Producción y el Comercio, comentó que al insertar a más de un millón de personas en el programa Vuelvan Caras no se pretende dejar a la deriva a este número de venezolanos con la responsabilidad de administrar por su cuenta nuevas empresas. Explicó que se trata de un proceso de transición. En una primera fase se dará el adiestramiento y capacitación a los Lanceros, se identificarán los sectores estratégicos para conformar las empresas y con el soporte técnico y financiero del Estado se arrancarán las operaciones. Luego de esta fase inicial y una vez que se evalúe la rentabilidad de las nuevas empresas y cooperativas, el Gobierno decidirá otorgar en cogestión la administración de esos negocios a los trabajadores. Este caso aplicará para industrias que se constituyan por fuera de los parques industriales, debido a que estos centros siempre estarán administrados por el Estado, con lo cual procederá la cogestión para industrias que quebraron en la crisis bancaria de hace una decada o se encuentras en manos de Fogade.

«Nuestra idea es transferir esta propiedad a los trabajadores. Nuestro mandato no es tener un portafolio de inversiones para siempre en el marco de lo que ha sido la tradición. Tendremos una permanencia máxima de cinco años en las distintas empresas que se constituyan», indicó.

JPEG - 37 KB

Un Problema constante

El Instituto Nacional de Estadística emitió un informe sobre la situación de la fuerza laboral en el país, que evidencia el acentuado crecimiento del desempleo en los últimos años y principalmente de la cantidad de venezolanos insertos en la economía informal. Para el segundo semestre de 2003 la tasa de actividad alcanzó el valor más alto de los últimos seis años al ubicarse en 69,5% (12.008.719 trabajadores activos).

Se observa una variación de 0,5 puntos (215.250 activos) en relación con el primer semestre del mismo año (69%: 11.793.469 activos) y de 0,3 puntos (334.804) en comparación con el segundo semestre del 2002 (69,2%). Al analizar la estructura de la población activa, resalta el incremento de 469.031 ocupados y la disminución de 253.781 desocupados entre el primero y el segundo semestre del año 2003. Entre ambos períodos, los aumentos más significativos de la población activa se registraron en los dos primeros grupos de edad (15 a 24 y 25 a 44 años) con la incorporación de 73.035 y 96.478 activos respectivamente.

Por otra parte, la tasa de inactividad se situó en 30,5%: 5.276.645 inactivos mostrando un comportamiento estable en comparación con el lapso enero-junio en términos del total de inactivos. El análisis interanual revela que hubo un incremento de 74.610 hombres inactivos desde el segundo semestre 2002, así como movimientos de ascenso y descenso en todas las categorías que componen la población inactiva. Destaca el incremento de 117.101 estudiantes entre hombres y mujeres y la disminución de 86.596 mujeres que se dedicaban a quehaceres del hogar.

Al situarse en 83,2% (9.993.806 ocupados) la tasa de ocupación registró un aumento de 2,4 puntos porcentuales respecto al primer semestre de 2003. En valores absolutos, se observa que la mayoría de los ocupados adicionales son hombres (311.542). Cotejada con la cifra del período julio-diciembre 2002 (9.786.176 ocupados), la población ocupada experimentó un alza de 207.630 personas. La recuperación de la tasa de ocupación entre el primero y segundo semestres de 2003 se correspondió con el descenso de 2,4% de la tasa de desocupación, la cual se ubicó en 16,8% (2.014.913 desocupados). En términos absolutos representa 253.781 desocupados menos, en su mayoría hombres: 202.462.

La desocupación disminuyó en todos los grupos de edad, con excepción del último (65 años y más) donde permaneció estable. El número de desocupados decreció, principalmente, en los intervalos de 25 a 44 años (121.770) y de 15 a 24 años (87.378). En comparación con el segundo semestre de 2002 (16,2%), hubo un aumento de 0,6% (127.174) en la tasa de desocupación.

La caracterización del empleo según el sector de la economía, arroja que 47,3% de los ocupados (4.724.279 trabajadores) laboraban en el sector formal en el segundo semestre 2003. La variación con respecto al primer semestre 2003 equivale a un incremento de 195.447 ocupados. Mientras tanto, frente a los resultados del segundo semestre de 2002 hubo una reducción de 1,3 puntos en el porcentaje de ocupados de este sector que no es significativa desde el punto de vista estadístico en términos absolutos.

En cuanto a los ocupados en el sector informal (52,7%: 5.262.040 ocupados) la cifra expresa una variación de 0,3% con respecto al primer semestre 2003, que equivale a 273.649 trabajadores adicionales.

Tips para conocer Vuelvan Caras

Definición: Es la participación del pueblo venezolano junto al gobierno, en la transformación social y económica del país, mediante la educación y el trabajo, hasta lograr una calidad de vida digna para todos. La Misión Vuelvan Caras tendrá su desarrollo de largo aliento, por lo cual la posibilidad de incorporarse estará abierta permanentemente para asegurar el éxito de la Misión, sus participantes atenderán un plan de estudios que contempla dos ejes: Sociocultural y Socioeconómico. Durante este proceso los participantes recibirán una beca salario.

- Para la ejecución de los proyectos de la Misión, se han determinado siete frentes productivos para la batalla contra la pobreza y la exclusión.

- Base Constitucional:

  • Artículo 3 de la Constitución: «El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en la Constitución. La educación y el trabajo son procesos fundamentales para alcanzar dichos fines».

- Frentes de Batalla:

  • industrial
  • turístico
  • agrícola
  • de infraestructura
  • de desarrollo de las industrias básicas y estratégicas del Estado
  • de servicios

- Duración:

  • Tendrá un desarrollo de largo aliento, para canalizar la fuerza creativa del pueblo en la producción de riquezas y bienestar social, a fín de superar las condiciones de exclusión en que vive la mayoría de los venezolanos.

- Lineamientos estratégicos de acción:

  • Convertir, mediante el trabajo, el potencial del pueblo en poder popular.
  • Articular el proceso educativo al proceso productivo.
  • Orientar los esfuerzos hacia las actividades económicas de carácter estratégico con mayor capacidad generadora de empleo y potencial de desarrollo territorial.
  • Focalizar la apertura de opciones de empleo o marginada del mercado laboral.
  • Colocar el acento en la economía social.·
  • Promover la concertación entre el sector público y el privado para la recuperación del tejido empresarial.
  • Poner el empleo en el centro de la política económica y social.
  • Impulsar la nueva institucionalidad para el desarrollo de las políticas de promoción de empleo, y la seguridad social.

El número de teléfono de la Misión Vuelvan Caras es el 0800-PATRIA1, 0800- 7287421.Los proyectos se introducen en la sede principal del Ministerio del Trabajo,Edificio Sur del Centro Simón Bolívar, Caracas.

Caracas, Alia2