JPEG - 11.4 KB

No pretendemos argumentar acerca del aumento de los componentes para elaborar una gustosa sopa que lleva este nombre, o referirnos a una particular efemérides de alguna Reina en algún país donde todavía se encuentran regímenes políticos de simple marco monárquico. La cuestión es menos complicada, se trata del aumento de los precios en el mes de julio de este 2004. Cómo sabemos, controlar el aumento continuado de los precios se torna un problema complejo sobretodo al tener elementos netamente estructurales como es el caso venezolano.

El comportamiento de la inflación desde el establecimiento de los controles que se iniciaron en febrero de 2003 ha mantenido una tendencia a la baja.

GIF - 23.6 KB

En lo que respecta al crecimiento de la inflación de aquellos países con quienes Venezuela mantiene un cierto intercambio comercial, la tasa anualizada de inflación de mayo a junio de este año ha aumentado hasta 3,3% en EE.UU., a 6,1% en Brasil, igual valor para Colombia, y finalmente, en el caso de México cuando esa variación alcanzó el 4,4%. Para Venezuela hasta el mes de junio el valor llegaba a un 11%, y el valor anualizado se encontraba en 22,3%, con valores significativamente superiores a los anteriores.

La lucha contra la inflación todavía tiene en nuestro país un amplio margen de pelea, a la cual no debe desmayarse dados los resultados relativos que ya se notan si los contrastamos con los valores a los cuales se llegó a principios del año pasado, cuando de nuevo se había desbordado. Vale la pena recordar que para el año 2001, la inflación se encontraba en valores del 12% anual luego del éxito alcanzado durante los dos años anteriores 1999 y 2000.

Durante el mes de julio de 2004 el índice inflacionario disminuyó al relacionarlo con el mes anterior en junio que fue de 1,9%, e igualmente con el del mismo año de 2003 cuando alcanzó 1,9%, inclusive fue menor también en el valor alcanzado en julio de 2003 cuando llegó a 1,8%. Con base a este resultado la inflación desde enero hasta julio de este año alcanza un valor de 12,6% y el la tasa anualizada llega a 21,8%. Ambas por debajo de la estimación presupuestaria del año 2004 dónde se estimó un valor de 26%. La variación acumulada para el año 2004 hasta este mes de julio es menor que la de los años anteriores 17,4% en 2003 y 16,9% en 2002.

El caso es similar con la variación anualizada que comparada con la que se tenía a la fecha era de 31,9%, esto es, 10,1% menos y menor por décimas de la que había en el 2002.

Es conveniente señalar como la variación intermensual constante para el año 2004 alcanza un 1,7% menor a la que se tenía para la misma época del 2003 cuando llegaba a 2,3%. Un 0,6% mensual que da como resultado una diferencia sustancial a final de año. Por debajo de esa cifra del 1,7% mensual como constante se encuentran los meses de febrero, abril, mayo y el recientemente finalizado julio. En valores que vienen configurando un patrón de menor variabilidad que la de los años anteriores. Encontrándose la inflación mensual cada vez en los márgenes entre 1 y 2% pero con valores constantes con tendencia decreciente.

Entre los rubros que marcaron el mayor crecimiento durante el mes de julio se encuentran el equipamiento del hogar que alcanzó un 4,3% y debido a su ponderación de 5,48 su incidencia fue del 1,4% un 0,24. El servicio de la vivienda tuvo un crecimiento de 2,9% que ponderado por 3,89 incidió en 0,12. Finalmente la mayor contribución la otorgó el rubro de alimentos y bebidas no alcohólicas con 2% en el mes de julio, pero debido a su ponderación importante, la mayor dentro del conjunto de todos los grupos con 25,45% tuvo una incidencia de 0,51%, un total de 36,42% del total del 1,4%.

Los demás rubros, los restantes diez tuvieron un crecimiento mensual de la inflación igual o menor al 1,4%. Entorno a las variaciones acumuladas hasta julio los alimentos y bebidas no alcohólicas siguen aportando el mayor crecimiento 17,7%, luego sigue el rubro de transporte con 16,8%, restaurantes y hoteles 16,2%, equipamiento del hogar 14,6%, servicio de la vivienda 13,4%, y dos rubros cercanos al promedio bebidas alcohólicas y tabacos y esparcimiento y cultura, el resto de los otros rubros se encuentra por debajo de la media. Inclusive en tres rubros se encuentra la inflación aún por debajo de la mitad de la media, esto es, en alquiler de viviendas, servicios de educación y comunicaciones.

Por otro lado es bueno mencionar como durante el mes de julio el impacto de aquellos bienes importados y los que se producen con bienes importados tuvieron una disminución significativa respecto a los del mes de junio de 2003. En parte esa disminución es debida a la dotación de divisas administradas por Cadivi que ha aligerado trámites y aumentado facilidades para su consecución.

En cuanto al origen de los bienes aquellos de tipo agrícola siguen impactando el nivel de inflación con un 18,2% anualizado, así en particular los de tipo pesquero que han tenido un aumento de 25,8%. Algunos productos esenciales han tenido una escasez relativa importante como la leche completa, el café, el pescado y la leche en polvo descremada, productos que deberán ser de atención especial dentro del programa Mercal para evitar que impacten al bolsillo de los que menos tienen.

Igual atención debe merecer los precios de los precios controlados algunos de los cuales se encuentran inclusive por debajo de su nivel, en cambio otros productos del fenómeno especulativo se venden a precios superiores, cuestión que debe abordarse con prontitud para evitar que los rubros básicos atenten contra el bolsillo de las personas de menores ingresos.

La lucha contra la inflación continúa su camino, venciéndola de acuerdo a lo estimado a principios de año. De un 26%, actualmente se ha llegado a 21,8%, varias unidades menos, cuestión que no implica cantar victoria, pero lo que si es cierto es la tendencia que se tiene de carácter descendente y que rompe con las peores estimaciones de quienes son profetas del desastre, quienes con su pesimismo, como le oí decir recientemente a un respetado profesor de Economía, no producen empleo, ni ayudan a aumentar la producción, ni a disminuir la inflación, agregamos nosotros.