JPEG - 12 KB

El escenario de la consolidación del proceso de independización en el Perú y América del Sur, así como el término de la dominación española en nuestros suelos, fue en Ayacucho; por estas consideraciones, el 9 de diciembre se celebran los 180 años de la Batalla de Ayacucho.

Dada la importancia de esta fecha, el actual Gobierno formó, con un decreto supremo, la comisión especial de la celebración de este aniversario y, más aún, en honor a esta fecha importante se reunirán los presidentes de América del Sur el 8 de diciembre en la ciudad del Cusco, conmemorando la Tercera Cumbre, y el 9 firmarán la Segunda Declaración de Ayacucho, en la pampa de la Quinua, habiéndose suscrito la primera en 1974.

La Batalla de Ayacucho en la pampa de la Quinua fue escenario de la unión de combatientes que integraban los países de Colombia, Argentina, Chile, Ecuador, Venezuela, Panamá, Uruguay y Bolivia; inclusive hubo combatientes cubanos, irlandeses e ingleses, quienes, incentivados por el anhelo de libertad, aunaron esfuerzos para lograr tan ansiado derecho.

El artículo 49° de nuestra Constitución dice: -La capital de la República del Perú es la ciudad de Lima. Su capital histórica es la ciudad del Cusco.

En este artículo, la gran ausente es la ciudad de Ayacucho, no obstante su inmenso e incomparable valor histórico en el ámbito de América Latina, y ya proclamada por Ley N° 24682 del 3 de junio de 1987 como la Capital de la Emancipación Hispanoamericana, y por Ley N° 14733 del 29 de noviembre de 1973 que declara fiesta nacional y Día de la Libertad y Confraternidad Americana el 9 de diciembre, en homenaje a la Batalla de Ayacucho; por lo tanto, en el citado artículo debería de incluirse: Ayacucho, Capital de la Libertad Americana, resarciendo así la gran deuda que tiene América con la Región Ayacucho.

La Declaración de Ayacucho, acta suscrita por ocho presidentes de América el 9 de diciembre de 1974, en la ciudad de Ayacucho, en sus partes dice: -Ayacucho es la culminación de un vasto proceso histórico de toma de conciencia soberana y representa el valor, la voluntad y el sacrificio de nuestros pueblos. El triunfo fue posible gracias a la acción mancomunada de todos aquellos que desde los distintos rincones de América concibieron y decretaron, tras largo y sostenido esfuerzo, el ideal de la Independencia...

Por esto, como congresista de la República opino que es importante que, en honor a este trascendental hecho, se le debería de considerar a la Región Ayacucho Capital de la Libertad Americana, al conmemorarse el 9 de diciembre el 180 aniversario de la Batalla de Ayacucho; asimismo, por ser un día cívico y patriótico, el 9 de diciembre debería de declararse feriado no laborable en todo el Perú, por considerarse a la Región como el Símbolo de la Unidad Continental.

Por último, teniendo el privilegio y el honor de ser ciudadano ayacuchano, invoco a formar conciencia en la sociedad de la gran importancia que tiene la Batalla de Ayacucho, porque es aquí donde se gestó la independencia de todo un continente, subyugado más de 300 años por un virreinato que, gracias a los soldados de los países bolivarianos, capituló dejando libre a nuestro continente.