JPEG - 7.3 KB

Desde hace un par de años este periodista uruguayo residente en Caracas, Venezuela, viene impulsando la propuesta de crear una especie de CNN latinoamericana. Algo así como una contra CNN, cuya señal de televisión tenga alcance continental.

Es optimista de concretar un canal de televisión alternativo cuya señal cubra desde el río Grande hasta la Patagonia, pues en su concepto, es una necesidad apremiante para América Latina porque “no es justo que sigamos viéndonos con ojos norteamericanos y con ojos europeos”.

Aram Aharonian, director del periódico Question en Venezuela e incisivo analista político explica su iniciativa en esta entrevista con www.cronicon.net, al tiempo que pasa revista a la realidad socio política de algunos países del continente.

- ¿Cuál es la percepción que usted tiene de los gobiernos con cariz progresista como los de Lula en Brasil, Kirchner en Argentina y Lagos en Chile que no han podido renunciar a las medidas neoliberales en el manejo de sus respectivas economías?

JPEG - 4.9 KB

- Creo que es un proceso que está cambiando, que hay realidades que ya no se pueden ocultar, que existe una creciente concientización de la gente y de los movimientos sociales y sobre todo hay algo que a mi me parece que es muy importante que puede ser clave para revertir esta situación de indefinición que hay en algunos países que es la posibilidad de integración. Un proceso de integración que nace con la incorporación de Venezuela al MERCOSUR, con la posible incorporación de los países andinos y que sin lugar a dudas es un cambio sustantivo en 30 o 40 años de retórica. Por primera vez se da a nivel político de los Estados y después que los técnicos trabajen.

- ¿Colombia con el gobierno neoliberal de Uribe Vélez no sería un obstáculo para ese proceso integracionista?

- Lo que representa Uribe para el proceso latinoamericano es justamente la dependencia que contradice el proyecto de integración y autodeterminación. Uribe privilegia el proyecto de integración dependiente, ha basado su política en una campaña de terror en el sentido de utilizar el terror en la solución del problema del conflicto armado. En Colombia sigue habiendo más desplazados, sigue persistiendo un alto índice de violencia y hasta que los grandes cacaos de la economía colombiana que se han lucrado de esa situación no se comprometan en la solución de esa crítica realidad, es muy difícil superarla. Y como continúa el problema del narcotráfico, bajo esa excusa habrá una injerencia cada vez más grande de tropas y asesores norteamericanos.

- ¿En qué quedó la oposición en Venezuela después de la derrota que nuevamente le propinó el Presidente Chávez en el referendo de agosto del año pasado?

- El problema de la oposición en Venezuela es que quiere seguir siendo dependiente y deshecha la posibilidad de contar con un proyecto político propio, rechaza la opción de mirar hacia el sur y poder compartir soluciones con los hermanos de los países del resto de Sudamérica. Los de la oposición quieren continuar mirando hacia el norte o gerentes de alguna transnacional norteamericana y así se sienten bien. Es tal el grado de falta de idea de Nación que tienen los voceros de la oposición que sueñan con ver los marines norteamericanos desembarcando en el puerto de La Guaira y los han dicho públicamente. Este es el grado de deterioro de lo que es el concepto de Estado-Nación y mucho más de la concepción de democracia de esta gente.

- Desde hace dos años usted ha venido impulsando la idea de consolidar un canal de televisión latinoamericano, alternativo. ¿En qué va esa iniciativa?

- Estamos en eso, esta es una amenaza no una promesa, estamos trabajando en la concreción de esta idea y en el Foro Social de las Américas levantamos una señal de televisión libre para toda América Latina con la cual informamos sobre lo acontecido en este evento. Este fue el inicio de lo que va a ser América TV. Hay que sonreír porque ya viene.

- ¿Ese es un gran reto para el periodismo alternativo?

- Ese es un reto para el enanismo de nosotros los periodistas alternativos. Hemos perdido esta lucha ideológica, esta lucha de los medios por goleada y si no nos unimos, si no vamos hacia delante y conquistamos lo masivo vamos a seguir perdiendo este partido. Y realmente nosotros estamos cansados ante tanta derrota. Es hora de que tengamos alguna victoria o por lo menos entrar a compartir esa posibilidad de llegarle a la gente con el mensaje de la misma gente. Para que los pueblos tengan voz la única posibilidad es que haya una información plural, balanceada y contextualizada que hable de los problemas y de las soluciones propias. Es hora de vernos con nuestros propios ojos, basta de vernos con ojos de gringos o con ojos europeos. Hasta que no asumamos nuestros propios problemas y que tenemos la posibilidad de darnos nuestras propias soluciones no vamos a salir adelante. Sin unidad de los medios alternativos y persistiendo en que cada uno es rey dentro de su pequeño nicho no llegaremos a ninguna parte. Hay que dejar a los alternativos como medios de formación de ciudadanía y atacar con los masivos para poder llegar a las grandes mayorías, de lo contrario continuaremos quejándonos y no pasaremos de la protesta.

Entrevista realizada en agosto de 2004