JPEG - 12.6 KB

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ordenó este domingo cobrar con retroactividad e intereses a algunas trasnacionales petroleras a las cuales acusó de evadir impuestos por explotación de crudo en Venezuela.

"He dado órdenes a (la estatal) PDVSA y al (organismo recaudador de impuestos) Seniat para que cobremos con retroactivo y con intereses todo lo que nos deben", aseguró el gobernante en su programa radiotelevisado "Aló, presidente". Advirtió, igualmente, que si las trasnacionales no pagan los impuestos "tienen que irse de aquí, (porque) tienen que cumplir con las leyes venezolanas".

Aseguró que "buena parte" de las trasnacionales en Venezuela ha evadido impuestos por conceptos de regalías y por impuesto sobre la renta (ISR), fijados en 16.6 por ciento y 50 por ciento, respectivamente, al explotar durante años el petróleo del país. "Trasnacionales que operan en Venezuela, no todas pero buena parte de ellas, tienen que pagarnos lo que nos deben; nos deben muchos impuestos", aseguró el gobernante.

Chávez recordó que su gobierno tiene la meta de "recuperar hasta el último centavo" del ingreso fiscal petrolero mediante el cobro cabal de los impuestos. La orden presidencial se efectuó después de que la Asamblea Nacional (AN, Legislativo) anunciara el sábado una investigación de los convenios operativos firmados por Venezuela con trasnacionales, por supuestas lesiones al fisco.

Entre las empresas que participan en estos convenios figuran la estadunidense ChevronTexaco, la británica British Petroleum, la española Repsol YPF, la francesa Total-Fina, la estatal brasileña Petrobras, la holandesa Shell y la Corporación Nacional de Petróleo de China. Nicolás Maduro, presidente de la AN, aseguró que las trasnacionales se aprovechan de los convenios operativos para violar las cuotas de explotación de crudo, ignorar el pago de impuestos y burlar las actuales leyes sobre hidrocarburos en el país.

Venezuela suscribió 32 contratos de convenios operativos con trasnacionales, dentro de un proceso de apertura petrolera en los años noventa y que el actual gobierno dice que van en detrimento de los intereses de la nación. El 12 de abril, el Ministerio de Energía dispuso que los convenios operativos sean transformados en empresas mixtas, bajo la nueva Ley de Hidrocarburos de 2001, al sostener que esos acuerdos han generado pérdidas por 2 mil millones de dólares desde el año 2000.

Rafael Ramírez, ministro de Energía y presidente de PDVSA, señaló recientemente que de los 32 convenios operativos, por lo menos 16 -que no identificó- requieren su conversión urgente en empresas mixtas por las pérdidas que ocasionan.

Venezuela es el único país latinoamericano en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), con una cuota de producción de 3.1 millones de barriles diarios, de los cuales 500 mil son producidos por empresas a través de estos convenios.

La Jornada