La situación no ha mejorado con la llegada al poder de Saakashvili. Todo lo contrario. Las condiciones sociales se han degradado. La nueva ley sobre la enseñanza ha provocado reacciones negativas en los armenios de Djavakhk [1]. Se prevé pasar de la lengua armenia a la georgiana y también reducir los cursos de historia armenia. Eso va a necesitar una inyección de cuadros en la región ya que nuestros maestros por lo regular se han especializado en la lengua armenia. El gobierno georgiano estimula esas modificaciones demográficas ofreciendo una remuneración mayor a los maestros georgianos y esa medida no puede tener sino efectos negativos. También complican voluntariamente los intercambios con Armenia. Durante la última reunión en Akhalkalak [2], el pueblo exigía la construcción de una terminal de aduana. Al contrario de lo que había prometido, Saakashvili llegó con las manos vacías el pasado 28 de diciembre. La situación se puso caliente cuando se trató el problema de la retirada de las bases rusas, los armenios de Djavakhk tuvieron miedo. ¿Quién reemplazará a los rusos, un contingente turco o uno georgiano? No lo sabemos. Recordamos las atrocidades que los georgianos cometieron entre 1940 et 1945 y no queremos saber nada ni de ellos ni de los turcos. Las repercusiones económicas serán importantes para una región donde el desempleo es crónico. El restablecimiento de las visas obliga a pagar un centenar de dólares para viajar a Rusia y una vez allí, poco importa que seas georgiano o armenio, tienes el tiempo justo de trabajar lo suficiente para pagar el pasaje de regreso. Tenemos problemas sociales, de salvaguarda de nuestra cultura, de nuestra lengua. Hay cuestiones que se resueltp rápidamente en otras regiones y en la nuestra no, aunque no se trata de obstáculos financieros. Pienso que el gobierno empezará a invertir en nuestra región cuando se vayan los armenios. Tenemos centros europeos, entre ellos uno para las minorías nacionales registrado en el ministerio de Justicia georgiano. Todos esos centros son instrumentos del poder. Los gobiernos georgianos llevan a cabo la misma política que iniciaron hace un siglo atrás en nuestra región: lograr crear esas zonas de repoblación armenia. No he entendido por qué la totalidad de los armenios que servían en la base rusa fueron enviados recientemente a otras regiones de Rusia, no porque ello estableciera una diferencia muy grande, sino que unía lo útil y lo agradable. Ya no hay choques con las minorías azeries porque tenemos problemas idénticos. La actitud del gobierno hacia ellos es similar. Nos oponemos a la construcción del ferrocarril que une Kars, en Turquía, con Akhalkalak, en Georgia, pasando por Djavakhk. El objetivo es únicamente aislar a Armenia, socia de Rusia.

Rusia utiliza el problema de los turcos mesquitas para presionar a Georgia [3]. Ésta última utiliza la opinión desfavorable de los habitantes de Djavakhk para justificar su rechazo en la arena internacional. Esperamos que Rusia y Georgia se entiendan en cuanto a las bases militares. Hay un tercer protagonista con intereses en la región: Estados Unidos, que tiene de su lado a Turquía y Azerbaiján. Estaríamos en el epicentro de un posible enfrentamiento. Defendemos los intereses de nuestra «madre patria», Armenia, lo que no quiere decir que formemos parte del pueblo armenio. Ellos tienen soluciones y recursos para nuestros problemas socioeconómicos, pero el gobierno georgiano obstaculiza sus iniciativas. La cuestión debe ser objeto de estudio por parte de una Comisión intergubernamental. Por el momento, se trata sólo de manifestaciones, pero si el asunto desembocara en un conflicto, los armenios no se van a quedar con los brazos cruzados. Rusia debe mantener su base, queda por ver si posee los recursos políticos o económicos para hacerlo.

Fuente
Regnum (Rusia)

Regnum.ru Referencia : « •••••• •••••• ••••••••• ••••••• •••• • •••••• », por David Rstakian, Regnum.ru, 21 de marzo de 2005. Texto adaptado a partir de una entrevista.

[1] Nombre armenio para la región georgiana de Samstkhe-Javakheti

[2] Nombre armenio de Akhalkalaki

[3] Georgia prometió al consejo de Europa repatriar a los turcos mesquitas que Stalin deportó de Samstkhe-Javakheti a Kazajstán, en 1944.