Oficial durante la conquista de Argelia, el teniente coronel De Montagnac escribió en Philippeville, el 15 de marzo de 1843: «Todos los poblados que no acepten nuestras condiciones deben ser arrasados. Hay que llevárselo todo, saquearlo todo, sin distinción de edad ni de sexo; que la hierba no vuelva a crecer por donde el ejército francés haya pasado. Quien quiere algo no puede reparar en los medios, independientemente de lo que digan los filántropos. Todos los buenos militares que tengo el honor de comandar están prevenidos por mi propia boca de que si me traen un árabe vivo, recibirán una tanda de golpes con la parte plana del sable. (...) He aquí, mi buen amigo, cómo hay que guerrear con los árabes: matar a todos los hombres hasta la edad de quince años, tomar a todas las mujeres y niños (...) meterlos en los buques y enviarlos a las islas Marquesas o a otro sitio. En una palabra, aniquilar todo cuando no se arrastre a nuestros pies como perros». Fuente: Lettres d’un soldat por el teniente coronel De Montagnac, Plon éd., Paris, 1885, reeditado por Christian Destremeau, 1998.