Vinculada al Sodalicio de Vida Cristiana, la Agencia Católica de Información, ACI, lleva a cabo una labor de apoyo a los movimientos conservadores y de ataque a sus críticos y disidentes. Es su línea editorial, a la que se apega por encima de las normas de la moral cristiana (que incluye el mandamiento de no mentir) y de la ética periodística.

Oficialmente, ACI ha negado pertenecer al Sodalicio, pero sobran las evidencias de sus relaciones con ese grupo. Por ejemplo, Carlos Meneses, director de Arequipa al Día, señalaba en ese medio el 16 de abril del 2000 que ACI es “una organización católica de prensa que está a cargo de la comunidad de Vida Cristiana (Sodalicios)”.

Hace unas semanas, en tono furibundo un personaje que se identificó como Alejandro Bermúdez llamó a una estación de radio peruana para protestar por declaraciones de Herbert Mujica Rojas, uno de los blancos de la ira “católica” de los grupos conservadores.

Alejandro Bermúdez, es el nombre del director de ACI y destacado miembro del Sodalicio. Este último dato lo proporciona Noticias Eclesiales, en una nota fechada el 30 de diciembre de 2001, al comentar un texto de Bermúdez sobre el aborto: “Alejandro Bermúdez, es un conocido periodista, director de la agencia de noticias católicas ACI Prensa. Igualmente es responsable del portal católico del mismo nombre (www.aciprensa.com). Consagrado en el Sodalicio de Vida Cristiana, Bermúdez expresa claramente lo grave que es el asunto del aborto y las interesadas influencias que existen para difundirlo. En su introducción es claro en su defensa de la vida según las enseñanzas de la Iglesia”.

A la cabeza de ACI, Bermúdez ha estado apoyando a grupos ultraderechistas de países latinoamericanos, como el Comité Nacional Provida, de México, exagerando sus acciones y soslayando sus aspectos críticos.

Con esa perspectiva militante, ACI ha dado sus propias versiones del libro Cruces y Sombras, de mi autoría, de lo ocurrido durante su presentación en Lima el día 9 de diciembre de 2005, y ahora, usando un encabezado mentiroso afirma que “Extremistas piden a gobierno peruano silenciar libertad de prensa de católicos”.

ACI se refiere a una carta abierta al presidente Alejandro Toledo, firmada por varios periodistas mexicanos, donde se exponen los hechos de ese día. Miente al afirmar que se está pidiendo al gobierno de Perú negar o restringir la libertad de expresión de “católicos”, pues como podemos leer en esa misiva, lo que se pide son garantías ante las agresiones de militantes católicos. Leemos en la carta: “Militantes de grupos católicos trataron de sabotear el acto (la presentación del libro) mediante constantes agresiones verbales, gritos y actitudes de intimidación, evidentemente preparadas en sus mínimos detalles, y que en cualquier momento pudieron haber desembocado en la violencia contra los expositores y organizadores del evento, por parte de los autodenominados “defensores de la vida…Creemos que esos actos de intimidación amenazan la libertad de expresión y la seguridad personal de quienes viajan a Perú a exponer sus ideas o los resultados de sus investigaciones”.

Las acciones protagonizadas por militantes católicos ese día están videograbadas y se han relatado en artículos y notas difundidas en diferentes medios. También está documentado el papel de ACI en apoyo a esos militantes.

Desde antes de iniciar el evento, ya estaban situados en primera fila el camarógrafo y el reportero de ACI, Walter Sánchez Silva. No les interesó registrar e informar sobre el comportamiento de católicos agresivos, como un caballero que me exigía a gritos salir del recinto a la vez que se iba acercando al presidium en actitud amenazadora, ni las agresiones verbales y físicas de una dama antiabortista contra un camarógrafo que intentaba filmarla.

De acuerdo con la evidencia fotográfica disponible, los dos personajes, el caballero y la dama, habían participado días antes en protestas agresivas, incluso contra un funcionario de la ONU, durante la presentación del Plan Nacional de Derechos Humanos.

En su nota sobre la presentación, que lleva el pintoresco título de “Presentan libro contra la vida, la familia y la iglesia”, el reportero omite casi cualquier información sobre las ponencias presentadas en el evento y da su propia versión sobre el contenido del libro, que los amables lectores pueden conocer en el siguiente sitio Internet, para formarse su propia opinión: www.flora.org.pe/fundamental...

El tema del libro son los grupos conservadores en América Latina, sus redes y estrategias políticas, así como su convergencia con grupos de la derecha religiosa estadounidense que apoyan a Bush.

Walter Sánchez incluye también varias mentiras en su texto, como el que yo “me quejé” ante los organizadores por la presencia de ACI prensa y que “rechacé” su tarjeta de presentación, que tengo en mi poder. Al igual que Bermúdez, Walter Sánchez pertenece a la “familia sodálite”, y hace poco cubrió para ACI la 20º Jornada Mundial de la Juventud en la ciudad de Colonia.

Leemos en su “objetiva” versión de esa Jornada (www.jesusmaria.info/index2.p...): “Me resulta totalmente inevitable y sumamente gratificante, alentador, esperanzador –podría poner muchísimos adjetivos aquí, todos ciertos– haber podido vivir este tiempo tan especial en compañía del Papa Benedicto XVI…. Todo me sobrepasaba. Gracias a Dios, no trabajé solo. Creo que no hubiera podido hacer el trabajo encomendado si es que no me hubiera acompañado Patty Laurie, una agrupada de Arequipa cuyo apoyo y amistad me sirvieron muchísimo para la cobertura de este evento tan importante. No pude compartir mucho con los hermanos y hermanas que me acompañaron en Wupertal, en donde nos alojamos, pero era claro que este encuentro había transformado los corazones de los casi 250 peregrinos del Movimiento de Vida Cristiana que estuvimos allá….”.

Otro hecho de los que no informa ACI a sus lectores es la participación en las agresiones del 9 de diciembre, del peligroso grupo argentino FASTA, Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino, que a la vez que maneja universidades particulares crea grupos de choque organizados como “milicias juveniles”, cuyo jefe en Perú se llama Sergio Tapia y presumiblemente fue uno de los provocadores que estuvieron ese día en la presentación de Cruces y Sombras.

El libro habla también de otros grupos que convergen en una peculiar alianza “provida” y proBush, como es el Population Research Institute, presidido en Estados Unidos por Steve Mosher, y en Perú por Carlos Polo, uno de los declarantes favoritos de ACI.