JPEG - 20.3 KB

En un acto realizado en el Palacio de Gobierno en La Paz, los dos mandatarios rubricaron lo que Chávez consideró el inicio de “un nuevo tiempo de relaciones entre nuestros pueblos”.

Los acuerdos contemplan planes como la lucha contra el analfabetismo, la venta de 200 mil barriles diarios de combustible diesel financiado, el intercambio técnico en materia de hidrocarburos, la inclusión de Bolivia en la Operación Milagro y, finalmente, la compra por parte de Venezuela de 200 mil toneladas de soya y 20 mil toneladas de carne de pollo anuales.

Hugo Chávez y Evo Morales firmaron además la denominada Declaración de la Paz, que expresa la intención de los dos gobiernos por honrar las luchas de los libertadores y líderes sociales de América del Sur.

Experiencia

Tras la firma de los documentos, cada presidente ofreció una breve declaración.

El presidente venezolano fue enfático en ofrecer al nuevo Gobierno boliviano su experiencia de siete años de gestión.

“Nos ponemos a la orden de ustedes, para ayudarlos en lo que haga falta”, dijo.

Chávez destacó que la experiencia de su administración podría servirle a Morales para dar la batalla por la nacionalización de los recursos estratégicos de Bolivia.

Recordó que en Venezuela se hizo una nacionalización del petróleo en la década del 70, pero dijo que aquella nacionalización era ficticia y sólo ahora se ha logrado tener una verdadera industria nacionalista.

Asimismo, el presidente Chávez felicitó a Morales por su victoria, y le vaticinó grandes logros.

“Todo dice que este nuevo gobierno de Bolivia va a tener el éxito que ninguno antes tuvo”, señaló.

Agradecimiento

En su respectiva alocución, Evo Morales dio reiteradas manifestaciones de agradecimiento al presidente Chávez y al pueblo de Venezuela por su apoyo y su desprendimiento.

En esta tónica, Morales obsequió a Chávez un cuadro con la efigie de Simón Bolívar, elaborado por un artista boliviano utilizando únicamente hojas de coca.

Entre los puntos importantes de su pronunciamiento, el nuevo presidente de Bolivia resaltó que su elección es una oportunidad para que Bolivia se sume al proceso de cambios que llevan adelante Venezuela y otros países latinoamericanos.

“Antes acompañábamos sus luchas simbólicamente, ahora tenemos la gran oportunidad de cambiar nuestra historia”, indicó.

Finalmente, el jefe de Estado boliviano recalcó que la venta de productos agrícolas a Venezuela reviste gran importancia, porque “no queremos ser un estado mendigo. Queremos que nos compren, queremos conseguir mercados para los productos de los pequeños agricultores”.