La oscuridad total por unos segundos; pero cuando la música comienza a sonar, las luces de los escenarios se prenden, apagan y mueven rítmicamente. Entre el público: adultos y niños asoman sus cabezas, al parecer hijos y padres están pendientes para aplaudir ya sea espontáneamente o por los avisos. De repente, un pequeño cuerpo sale al escenario, su voz de gala es el centro de atención de miradas y lentes que le consagran fama y éxito. Al otro lado de la pantalla veo a mis hijos, que sin pestañear siguen el desarrollo de su programa preferido. Pendientes de la presentación de sus artistas, los comentarios insulsos de los jurados y el momento para hacer las llamadas en apoyo a sus preferidos. ¿Quién será el finalista? Eso poco importa porque la televisora volvió a ganar. (Cuento corto: ¿Querías volar? Niwde)

Uno de los programas de televisión más vistos en el país es un producto de los reality shows, espacios televisivos bastantes cuestionables pero con altos niveles de audiencia. Se trata de franjas de entretenimiento que implican una nueva forma de concebir al televidente.1 Este desarrollo de las industrias culturales televisivas modifican los modos de proceder en las relaciones emisor y receptor (casi-interacciones) para crear una percepción de cercanía, pero a la vez se jactan de mostrar cierta participación del público en escenarios restringidos de emisión.

El Factor Xs ocupó el segundo lugar en el ranking realizado en Colombia para el mes de junio con un puntaje de 33.5. Este programa es presentado por el canal Rcn, pero es realizado por un programadora conocida como Telesat, una productora de televisión y cine publicitario que realiza reality shows, concursos, ventas en alrededor de 32 países. Toda una multinacional del entretenimiento que ha vendido sus seriados como Expedición Robison y Pop Stars para Caracol (2001), y la Isla de los Famosos para RCN (2004). Es la primera vez que se hace un programa con población infantil, pero tienen experiencia en el negocio y saben que es rentable. Su gerente de producción Juan Pablo Gaviria apasionado competidor de motociclismo, en una ocasión se autopublicitó llevando a las pequeñas estrellas a conocer las pistas y competencias.

Cuál es el factor del reality

Según el mismo canal que lo emite, la idea de crear este programa se debió al éxito obtenido en audiencias infantiles con similar programa pero con concursantes adultos: “En vista del éxito que han tenido en los niños las dos temporadas de ‘El Factor X’, llega a Nuestra Tele ‘El Factor Xs’, donde los chiquillos entre 8 y 15 años de edad también podrán cumplir su sueño de convertirse en la primera estrella de la música infantil.”2

Es así como recorren 28 ciudades del país en busca de la estrella pasajera entre los 47.900 niños que participaron. Inicialmente se escogió un grupo de 208 artistas que irían a la capital, al campo de entrenamiento, como le llaman. Todo lo anterior logró concentrar una audiencia a nivel nacional, ahora el éxito dependía en mantenerla. Los niños y niñas que participaron en este concurso deberían tener no sólo el apoyo de sus padres, sino su compromiso ya que sus progenitores o acudientes debían hacer las filas para la inscripción y acompañarlos si eran aceptados. Por otra parte, firmaban un contrato con la cláusula expresa, entre otras cosas, de no divulgar información no autorizada y acatar cambios de las reglas.

GIF - 25.1 KB

En esta primera fase de concentración de audiencia, los niños no aceptados por escaso desarrollo de talento y motivados por la naturaleza de sus expresiones extrovertidas, eran presentados en escenas jocosas para los televidentes. Después vendría el drama, al saber que uno tras uno de los calificados iba saliendo, muchos de ellos partieron con lágrimas en los ojos. Otro factor de acrecentar la sintoniza, jugar con las ilusiones y los sentimientos.

Existencia en el reality

En una de sus emisiones se descubrió que un niño no se aprendió la letra de una canción porque no sabía leer, una realidad en la que se encuentran miles de niños analfabetas o descolarizados. “En lo que respecta a las tasas de cobertura neta, se tiene que de cada 100 niñas y niños que en el 2000 asistían a preescolar, sólo 41 estaban en el rango de edad correspondiente al grado. Es decir, cerca de la mitad de esa población estudiantil tiene un retraso apenas empezando el ciclo de su vida escolar. En primaria la tasa de cobertura neta es del 83.6 por ciento”3. Sin embargo, este hecho más que ocultado fue adornado por música e imágenes de afecto y aparente apoyo para que en siguientes capítulos fuera eliminado del concurso.

En otra emisión, los niños son presentados como cocineros, cajeros y meseros en un puesto de comida. Las ordenes tomadas solicitaban hamburguesas, perros calientes, papas fritas, eso sí, todo con botellas de Fruco. El lugar estaba adornado con grandes carteles publicitarios. No es difícil relacionar este suceso con la publilcidad de “pásame la botella” de Fruco, con niños que la cantan. Propaganda transmitida en los comerciales programados en la franja de Factor Xs.

Se podría reconocer que los niños en este espacio se forman musicalmente, cosa esperable, pero también se imparte todo lo que debe saber una “superestrella” como el uso de su ropa y estilo. Tan real como el talento de los niños, es que los productores del seriado reciben grandes cantidades de dinero por el esfuerzo de los chicos. En últimas los dueños del espectáculo son los que en realidad ganan. Para ellos sí se cumple cabalmente el consejo que dan a los niños “participar es ganar”. Y con pequeños premios, viajes, becas, les ofrecen consuelo a las ilusiones rotas, pero así pagan a los artistas que le garantizan sus dividendos.

Dicen estos empresarios, en la propaganda de promoción de la semifinal, haber recibido miles de cartas pidiendo que les concedan el premio a quienes quedan, pero la voz del director se pronuncia negativamente: no desperdiciará ni un sólo día de raiting. Ya vendrán las frases de consuelo y tierno apoyo como “tu eres un ganador” “no te vamos a olvidar” “sigue adelante”, pronunciadas por la esbelta presentadora Andrea Serna, esposa del señor Frank Scheverman productor del programa.

Audiencia del espectáculo

Las sensaciones, sentimientos e ideales que reciben los niños a través de la televisión, preocupa a muchos sectores de la sociedad. Los programas de entretenimiento como novelas, realities, concursos, se involucran cada vez más con el campo de las fantasías de la población, con el agravante que en ellas están los deseos imaginarios de las personas al tener un displacer en la realidad.

Sobretodo lo sufren niños y jóvenes, que construyen su personalidad con la búsqueda de identidad individual y colectiva a partir de insignias culturales que se convierten en ideales a seguir, toman estas ofertas mediáticas instituyendo mentalidades que esperan su realidad cambie con un golpe de suerte o con una habilidad que lleve a la fama por medio de concursos. Lo peor de todo es que los medios de comunicación lo convierten en un rentable negocio. Pero bueno, “a pesar de todo los niños cantan muy bien, al parecer los colombianitos seguimos teniendo mucho talento...”.

1 El sociólogo alemán Niklas Luhman descubrió que los mensajes de los medios masivos pueden clasificarse en: noticias, entretenimiento y publicidad. Por otra parte, Ignacio Ramonet señala que cada vez más los mensajes hoy emitidos por los medios condensan estas tres esferas, borrando las fronteras que los separaban, con el resultado en el emisor de no saber que está recibiendo. 2 Bogotá, Colombia, 23 Marzo (RCN). www.rcn.com/programas/factorxs. 3 Mejía, Marco Raúl “Educación(es) en las globalización(es)” Ediciones Desde Abajo, Bogotá, 2006, Págs. 279 a 280.


Situación infantil en Colombia

Según el investigador Marco Raúl Mejía el 41.5 % de la población colombiana es menor de 18 años. “En Colombia trabajan aproximadamente 1’425.440 menores, entre los 12 y 17 años, lo que corresponde al 27,7 por ciento de la población infantil; 33 mil niñas y niños entre 7 y 11 años (2,8 por ciento), y 289.583 (13,3 por ciento) corresponde a niños y niñas entre 10 y 11 años. Los menores de edad que abandonan sus estudios para buscar trabajo, difícilmente regresan a la escuela…”

Por su parte, el Comité Interinstitucional para la Erradicación del Trabajo Infantil, el 90 por ciento de las niñas, niños y jóvenes trabajadores entre 7 y17 años laboran en el sector de la economía informal.

La Defensoría del Pueblo señala que de cada 10 niñas y niños que trabajan solamente 3 asisten a la escuela. Es decir, de 1.425.440 niños y niñas trabajadores de 12 y 17 años solamente 427.620 estudian. Así mismo, solamente 9.900 niñas y niños menores de 11 años, de los 33.000 que trabajan, asisten a la escuela. La oferta del sistema escolar para los niños tiene dos problemas: la entrada tardía a la escuela y la repetición de cursos. En el año 2000 los departamentos con más baja cobertura en primaria fueron Huila, Guajira, Chocó y Valle del Cauca.

El trabajo como actividad humana implica el uso de algún tipo de fuerza y el desgaste al aplicarla, a la vez incide en la transformación de la realidad social en proceso de construya y ofrecimiento en un tiempo socialmente necesario. Con esta definición a estos pequeños se les pide un trabajo, y muy exigente pues es entretenimiento de gala. Por lo requiere entre los chiquitines: competencia, manejo de cámaras y la presión constante por no salir descalificado.

Aquí enfermarse no vale, pues la función debe continuar ¿acaso eso no puedo ser considerado como explotación infantil? ¡Qué sutil sus formas de explotar! Tanto que tienen pautas de la campaña contra el trabajo infantil como la promovida por la OIT que tiene pautas durante la emisión del programa.


Vergonsoza realidad

Un reciente estudio realizado por el Centro de Investigaciones sobre Dinámica Social* señala que tres menores de cinco años mueren al día en Colombia por desnutrición. A nivel mundial la mitad de muertes infantiles está relacionada con ella. Otras causas de mortalidad que le siguen son infecciones respiratorias agudas y enfermedades infeccionas intestinales. Para sorpresa, las zonas rurales no son las más expuestas a este problema. Lo son los municipios de 50.000 a 100.000 habitantes.

* [email protected]