En el mundo hasta hoy, tal como dicen todas las informaciones autorizadas, no hay ninguna compañía que haya logrado transformar la biomasa en etanol de modo comercial a precio competitivo. ¿Cómo así que el otro día el presidente Alan García recibió al ejecutivo de la firma Samoa Fiber, William Law, con esta oferta industrial? ¿No hay quién asesore mejor al jefe de Estado? Samoa Fiber no es –de existir- ¡ni siquiera una empresa reconocida entre las grandes dedicadas a este proceso especializado!

Sólo muy pocas instituciones internacionales tienen la tecnología de transformación de la biomasa en etanol: Iogen de Canadá, Masada/Oxynol (nipona-europea), Arkenol/BlueFire y BioFuels Energy Corporation, de Estados Unidos, estas últimas. Y aún a precios muy altos y no competitivos cuanto que atractivos. ¿De dónde salió Samoa Fiber? ¿O quién o quiénes están detrás de un negocio que necesita titulares periodísticos y prensa pro domo sua? ¿Ha patinado un medio que ha otorgado simpatiquísimos elogios a la visita del señor Law (ley en castellano) de Samoa Fiber?

Se entiende por biomasa a todo residuo de una producción agrícola: coronta del maíz, bagazo de la caña, la cáscara o paja del arroz. Existen dos cultivos de los cuales se puede procesar el etanol. Caña de azúcar y maíz. El primero es mejor porque se puede transformar el azúcar por fermentación directa en alcohol. El maíz es usado en Estados Unidos pero el proceso es más caro pues primero hay que transformar los carbohidratos en azúcar y luego fermentarlos para la obtención de alcohol. En Gringolandia sí se puede hacer por un detalle ultra-interesante: ¡los grandes subsidios tanto al maíz como al etanol que es el alcohol al cual se ha quitado todo el agua!

Deviene interesante, al margen de la anécdota que a todas luces ha sido la visita de Mr. Law de la desconocida Samoa Fiber, notar que empieza a manifestarse cierta tendencia a magnificar horizontes sobre los cuales hay absoluto desconocimiento. Con el criterio mostrado en Palacio, mañana o pasado, llega otro aventurero gringo bajo cualquier nominación y nos vende sebo de culebra arropado en nombres atractivos que la prensa irresponsable –o metida en el convite- celebra con oropeles mayúsculos. Alguna vez dijo el ex parlamentario y alcalde de Trujillo, Jorge Torres Vallejo, que Alan García podía vender helados en Alaska. ¿Volviendo por los fueros más negativos de su anterior gestión?

El acriticismo de los medios es espantoso. Se da por hecho y por cierto cualquier cosa. El que se emitan los anuncios desde Palacio no dice nada sino del carácter de la oficialidad mediática del mismo. Casi todos ¡estos mismos medios! han omitido muy mucho referirse a la visita de Ray Hunt de la firma Hunt Oil. Esta empresa le robó al Perú en los 80, algo así como ¡US$ 500 millones de dólares con la especulación del mineral de plata! Con los años entró por la ventana y se zampó a Camisea. Ahora se pasea en Palacio como Pedro por su casa, y nuestra “prensa” ¡bien gracias! Su falta de profundidad y abundante juicio epidérmico no puede ser más nefasto. ¡Y canceroso!

¿Cuáles los criterios del presidente con respecto a una firma que no está entre las grandes en el tema específico de conversión de biomasa en etanol? No tiene, el jefe de Estado, que saber de todo. Pero un mínimo de decoro para con los pocos pensantes del país, no está demás. Es menester, escrutar al centímetro y, sobre todo, a los visitantes. En el gobierno pasado, Alejandro Toledo se daba de abrazos con Al Romeu de Alterra, una de las dos firmas conformantes del consorcio LAP (Lima Airport Partners) cuando supuestamente se inauguró un aeropuerto del “siglo XXI”. Este individuo ya se fugó de Costa Rica y también del Perú y en compañía de otros ex Alterra, ya formó otra empresita Churchill Airports en Gran Bretaña. Y en Costa Rica están a punto de quitar la concesión del Aeropuerto Juan Santa María a Alterra. ¿Vamos a esperar que hagan de las suyas aquí también?

¡Qué disparates los que tenemos que ver en el Perú! ¡Y encima los difunden como muestras de progreso!

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

hcmujica.blogspot.com