No lo dude querido lector. Lo que acaba de hacer contrito el juez Alvarez, siguiendo instrucciones nunca escritas pero muy tácitas y de Estado de La Moneda, ha sido utilizar falacias jurídicas gracias al aporte onanístico de la rabanería caviar en el Perú, para no extraditar al nipón cobarde que mientras fue presidente, le hizo un servicio señalado a Chile. Dicho de otra manera, Chile tuvo en el japonés despreciable un aliado magníficamente proditor que le permitió conseguir cuanto convenía a sus intereses geopolíticos, financieros, de toda índole y en cualquier bemol o sostenido. Sin chupilca del diablo, en el país de la loca geografía, el agua y el viento dicen que también se cuecen habas.

“Tres eran las cuestiones pendientes con Chile en agosto de 1998 que debieron ser temas resueltos de manera indesligable y sincrónica. Es decir, todas juntas en el mismo tiempo. A saber, en primer lugar: lograr la ejecución a satisfacción del Perú del Artículo 5to del Tratado de 1929, lo que implicaba modificar el desfavorable curso de acción seguido desde 1985, cuando Allan Wagner era canciller, porque la diplomacia chilena venía haciendo trampa.

En segundo lugar: debía plantearse la cuestión de la delimitación de la frontera marítima para corregir la asimétrica práctica de los paralelos geográficos que por el sur favorecía, también, a Chile. Y en tercer lugar: atender la petición chilena de llegar a un acuerdo sobre protección de las inversiones, interesados como estaban los de La Moneda por proteger a sus connacionales en el Perú.

Es importante subrayar que estas tres cuestiones estaban vinculadas entre sí y una era rehén de la otra, al punto que se tenía conciencia en Torre Tagle que no habría acuerdo sobre ninguna de ellas si no se lograba un trato sobre las tres.

Pero, la “estrategia de negociación” fue un dechado vergonzoso de perdedores, capitaneados por Jorge Valdez porque se siguió la línea que mejor sirvió al interés de Chile. Se concluyó el Acta de Ejecución del Artículo 5to del Tratado de 1929, donde se consagró la tesis chilena. Después se cerró el acuerdo sobre protección de inversiones que, igualmente, favorecía a Chile. Y, por último, la cuestión de delimitación marítima quedó fuera de la agenda bilateral; también para satisfacción de Chile. (Valdez: ¿un perdedor dando lecciones de diplomacia?, mayo 15, 2005)

Por tanto, la traición cometida por Fernando de Trazegnies, entonces canciller de la dictadura delincuencial de Fujimori, Jorge Valdez y Fabián Novak, entre otros felones, con respecto al delicado tema de Arica era una deuda pendiente de Chile con el nipón cobarde. No está demás recordar que Trazegnies es miembro de una “comisión consultiva” de la Comisión de Relaciones Exteriores del Establo presidida por el ex abogado de Fujimori, Rolando Sousa. Fabián Novak es viceministro de “Defensa” y ya sabemos cómo se hace condecorar y con qué orientación. Jorge Valdez el amigote de Vladimiro Montesinos, es actual embajador del gobierno de Alan García.

¿No fue el japonés asustadizo el que envilece y desguarnece el poderío de las Fuerzas Armadas con la compra de armamento de inferior rango y potencia, de acuerdo con Montesinos que corrompe a cúpulas militares enteras, las enloda en sus maquinaciones y desmoraliza a quienes debían estar en la primera línea espiritual y guerrera en defensa de la patria?

Como el nipón en sus cuitas descuidó, con la sospechosa complicidad de elementos traidores en Torre Tagle, todo lo referido a la delimitación marítima con Chile que entonces debió ser tratada en las negociaciones integrales, se perdió la oportunidad, se favoreció al país del sur y se abrieron las puertas de par en par a las inversiones protegidas chilenas. ¿No es acaso lícito deducir que los sureños tenían una gran deuda con el japonés despreciable?

Como las torpezas y traiciones en geopolítica no están desprovistas de tinglados y espectáculos ¿quién o quiénes son los responsables de haber usado la extradición como una cínica cortina de humo para facilitar la componenda austral, so pretexto de los derechos humanos, que han sido, en realidad, dólares para sus bolsillos? La grita porfiada pero con cálculo; la algarada y batahola no pueden ocultar temas de fondo que van mucho más allá que los adefesios mediáticos montados durante años enteros con el pretexto Fujimori. ¿Cuándo la quintacolumna chilenófila ha analizado las genuinas razones de Estado que se juegan en estos intríngulis? ¡Nunca! Han envilecido los derechos humanos, reduciéndolos a dos o tres casos, como si de ellos dependiera el devenir de una nación en su conjunto. ¿En qué momento han reclamado por los derechos humanos, sociales y políticos de los infantes que se mueren de frío porque no tienen qué ponerse encima? ¿dónde están esos hombres de Estado que aquí o acullá construyen una nación? Es hora de exégesis, pero ¡mucho más! de descarte y pulverización de payasos y bufones cuyas ambiciones son las de airear pseudo-razones para seguir viviendo cómodamente de la tragicomedia a que nos empujan con sus miedos de comunicación y presiones de opinión, la mayor parte de las veces, fabricada para alimentar sus presupuestos. ¿No estamos hablando, en serio y con tremenda gravedad, de traidores contra su propio país?

Chile honró su deuda, al contado, con el japonés cobarde Kenya Fujimori.

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.redvoltaire.net hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica