Como no puede ser de otro modo, el trágico accidente en Congonhas, aeropuerto de Sao Paulo, que ha ocasionado el deceso de más de 250 personas, no puede sino entristecer al mundo. ¿Podrá LAP, la empresita concesionaria del Jorge Chávez, que se ha hecho la “sueca” con respecto a la II pista que no quiere construir por ninguna razón, demostrar la vigencia del seguro de Responsabilidad Civil de Aeropuertos que “Cubre toda responsabilidad civil del Asegurado con relación a y como resultado del funcionamiento y desarrollo de todas sus funciones, derechos y operaciones como operador de aeropuerto, y cualquier otra actividad de aviación referida a operaciones como en la póliza original”. El período de cobertura culminó el 31-12-2006.

La Póliza No. 13/210592/40, extendida por Gerling Industrie-Service AG, empresa alemana de Colonia (Koln), inició su cobertura a Lima Airport Partners SRL y/o Ministerio de Transportes y Comunicaciones; Kreditanstalt fur Wiederaufbau; Overseas Private Investments Corporation, Citibank N.A., New York y Citibank del Perú S.A, el 1-1-2006 y, como ya se ha referido, caducó el 31-12 de ese año. ¿No tiene la opinión pública derecho a saber que tan actualizado está dicho documento?

Con profusión de datos, documentos, publicaciones, afirmaciones de toda índole, se da cuenta en ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas! http://www.voltairenet.org/article1... de cómo la empresita Lima Airport Partners, con la complicidad rotativa de las diferentes patotas que han estado en Ositran, el ministerio de Transportes, han conseguido que las addendas propuestas por ellos, consigan dilatar y hasta imposibilitar la construcción de la II pista del Jorge Chávez.

¿Qué tan cierto es que desde un muy alto nivel, fue enterada la ministra de Transportes, Verónica Zavala, la de los 5 millones de dólares puestos en banco que luego quebró (NBK), que el dinero de la concesión, listo para la compra de los terrenos de la expropiación, ya NO SE VA A USAR CON EL PROPOSITO QUE LA LEY ORDENA? Lo que pareciera ser un capricho majadero o bipolar, en realidad tiene implicancias sumamente comprometedoras.

Si el Estado no compra los terrenos expropiados aledaños al Aeropuerto Jorge Chávez, incumple el contrato de concesión y tendría, en caso –indudable por cierto- de ser enjuiciado, que pagar una multa enorme y cuantiosa a los sinverguenzas de Lima Airport Partners. Se justificaría la presencia de una firma tramposa y abusiva, pero ¡lo que es peor! el Perú se quedaría definitivamente ¡sin segunda pista! ¿A qué obedecerían estos desmanes desde las más encumbradas esferas gubernamentales?

Al parecer la prédica constante, terca, empecinada en su vocación verdadera, empieza a calar lentamente. El director de Correo, Aldo Mariátegui, reclama hoy, por la segunda pista del Jorge Chávez y alude a que otros terminales del mundo, también tienen esa facilidad moderna. La locura de ayer es del credo de hoy. Muy bien, no esperemos nomás que los accidentes en otras partes sean el presagio de ocurrencias que también podrían ocurrir aquí con una pista vencida, mal reparada y sin horizonte del cumplimiento del contrato que prevé otra, la segunda, por razones que hay que seguir investigando para fusilar a los traidores contra el Perú.

Pero los políticos están muy ocupados de sus cuitas y ambiciones de parroquia diminuta. No ven más allá de sus narices. Ayer apareció la información que da cuenta de cómo los legiferantes bolivianos plantean a Chile la grosera violación del Tratado de Paz y Protocolo Complementario del 3 de junio de 1929 entre Perú y Chile, y estos individuos ¡ni se dan por enterados! Chile paga a Kenya Fujimori su obsequiosidad del reciente pasado con Arica en 1999 y la desatención de las FFAA, y los políticos ¡bien gracias! Los partidos no existen sino como clubes electorales y proveedores de validos para múltiples puestos. Las organizaciones de nuevos gángsteres gritan y hacen bulla pero a nadie importa su clamoroso, evidente y abyecto fracaso anunciado con la extradición de Kenya. ¡Ni hablar del periodismo! Salvo poquísimas excepciones, la miopía, por no decir ceguera, es simplemente criminal. Gozamos hasta el paroxismo, luego que ocurren los infortunios y somos grandes analistas o exégetas repitiendo idioteces y monsergas. He allí la tragedia nacional que hay que resolver. ¿Esperaremos un accidente aquí para luego colarse y dar discursos de pésames? ¡Qué insensatez!

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.redvoltaire.net hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica