Con desparpajo y verguenza mínima, el ex canciller José de la Puente se lamenta porque Perú no haya adherido a la Convención del Mar. Otro tanto sostiene, y a propósito de su megalomanía por aparecer como “internacionalista”, término huachafo para titular a cualquiera, Alejandro Deustua. Lo curioso es que estos señores serán los “negociadores” integrantes de la Comisión Consultiva sobre Delimitación Marítima creada por RM No. 0849/RE. El canciller García Belaunde ha dicho que la Convención del Mar no es necesaria y el presidente García Pérez hizo campaña por la preservación del Mar de Grau. ¿Qué esperan estos tipos para renunciar?

El abogado de San Dionisio Romero Seminario, Jorge Avendaño, ha sido más prudente y dijo que el Congreso tendrá que discriminar sobre la conveniencia que Perú adhiera o no a la Convemar que, como es sabido y repetido, colisiona con el Art. 54 de la Constitución y representa una clara mutilación del territorio nacional y una traición monda y lironda. Imposible no recordar que San Dionisio, patrocinado por Avendaño, es socio de Ricardo Claro el armador y dueño de puertos más importantes de Chile. ¿No hay un claro conflicto de intereses? ¿o hay un embajador clavado, otro más, en la Comisión Consultiva?

Sostienen los majaderos y rentados gonfaloneros que Perú adhiera a la Convención del Mar que ésta nos proporcionaría una mejor posición jurídica. Frente a tal aserción, encuentro en El Perú y la Oceanopolítica de Fernán Altuve los siguientes y esclarecedores, cuanto que polémicos, párrafos:

“Como este último problema, es el que permite la avanzada de la tesis del “Mar Presencial” hasta el hito No 1 de la frontera norte (paralelo 18º 20), algunos comentaristas han creído posible contrarrestar este defecto con la forma de la Convención del Mar, por parte del Perú y así permitir que las Zonas Económicas Exclusivas de ambos países, se rijan por el Art. 74 de la Convención que dice:

- La delimitación de la Zona Económica Exclusiva entre Estados, con costas adyacentes o situadas frente a frente, se efectuará por acuerdo entre ellos sobre la base del derecho internacional, a que se hace referencia en el artículo 38 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, a fin de llegar a una solución equitativa.

....Por esta razón (continúa Altuve) al adherirnos a la Convención no nos sería aplicable el artículo 74 en su inciso 1 sino el mismo artículo en su inciso 4, el cual señala que:

- Cuando exista un acuerdo en vigor entre los Estados interesados, las cuestiones relativas a la delimitación de la Zona Económica Exclusiva se resolverán de conformidad con las disposiciones de ese acuerdo.

Por lo dicho, consideramos que la firma de la Convención no evitará el avance de la tesis del Mar Presencial sino que ocurrirá todo lo contrario; la consolidaría definitivamente”. (Altuve, ob. cit, pp. 55-56).

Prescindamos, por hoy, de mencionar que tres estudios jurídicos tienen presencia activa en la Comisión Consultiva y que también hay tres ex cancilleres especialistas, el uno, en condecorar a ministros chilenos de Relaciones Exteriores; el otro, en cuartitos azules y en hacer fusilar avioneros hijos del pueblo; y el de más allá, timorato lector de menúes en francés y, por tanto, excelente probador de comida internacional? ¿A esos mequetrefes ha encargado lo que NUNCA han hecho, defender al Perú?

¿Qué esperan para renunciar, de modo irrevocable e inmediato, los majaderos que se permiten contrariar, vía los medios, lo que sostiene el titular de Relaciones Exteriores y el propio jefe de Estado Alan García? ¿No da pésima espina saber que hay en esa Comisión Consultiva mediocres que jamás han defendido al Perú? ¿por causa de qué lo habrían de hacer hoy? ¿Porque hay varios millones de dólares para pagar sus honorarios? ¡Pamplinas!

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.redvoltaire.net hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica