Lamentable. La agencia de noticias francesa AFP (Agence France Presse), uno de los principales grupos internacionales de información y cuyos boletines sirven de «materia prima» a miles de diarios en el mundo, se ha aprovechado de las declaraciones honestas, sinceras e inteligentes de la jefa de la diplomacia helvética, Micheline Calmy-Rey, que en un discurso político apuesta por el diálogo entre las naciones como un medio de resolver los conflictos en el mundo, a fin de evitar la guerra entre los pueblos y otras calamidades.
La agencia AFP ha tergiversado abusivamente sus declaraciones y desinformado de esta manera al público lector.

El boletín de AFP dice así:
«La jefa de la diplomacia suiza quiere favorecer el diálogo con Osama Bin Laden y con Al-Qaida»
y la desinformación es retomada y aumentada por el diario parisino atlantista Le Monde que titula el mismo boletín de la siguiente manera:
«La ministra de Relaciones Exteriores suiza lista para sentarse en la mesa con Bin Laden» [1]

Micheline Calmy-Rey pronunció su discurso el 25 de agosto en la ciudad de Berna, la capital federal del país y con motivo de la apertura de la conferencia de embajadores [suizos]. Su alocución llevaba como título: «La política extranjera de la Suiza: entre diálogo y exclusión».

Su discurso era una manera de dar una alerta sobre la enorme cantidad de conflictos actualmente en el mundo y recordar que el diálogo sirve de manera eficaz como canal para desactivar dichos conflictos, un dialogo incluso con interlocutores que no son o no constituyen un estado. Micheline Calmy-Rey aprovechaba de esta manera para criticar a una cierta especie de seudo-moralistas o seudo-pensadores que están en contra de cualquier diálogo con grupos contestatarios [sean estos nacionales o extranjeros, rebeldes o guerrilleros, secesionistas o separatistas, etc.] estos seudos pensadores o moralistas sólo ven la violencia o la represión como única solución al diferendo.

Calmy-Rey precisa también: «ciertos se indignan cuando ven en esta práctica realista [el diálogo] una manera de favorecer [o apoyar] un proto-terrorismo. No nos dejemos engañar: el diálogo no conduce inexorablemente a aceptar lo inaceptable; comprender no quiere decir disculpar y no significa [tampoco] complicidad. El diálogo se apoya indiscutiblemente sobre el compromiso, pero buscar el compromiso no significa de ninguna manera que se deben comprometer los valores a los cuales uno cree profundamente. (…)
Entonces, habrá que escuchar a estos seudo-pensadores? O buscar el diálogo sin discriminación – [y añade con ironía] con el peligro de verse uno sentado en la mesa [de negociación] con Osama Bin Laden?» [2]

El portavoz del gobierno suizo ha protestado y denunciado la mala fe del periodista de la agencia AFP (ver aquí la protesta oficial suiza en inglés y en francés).

La Suiza tiene una gran experiencia en mediación de conflictos, apoya y auspicia estos canales de diálogo en varias partes del mundo, por ejemplo entre Palestinos e Israelíes, entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, por citar algunos.

Ver adjunto: el interesante discurso de la jefa de la diplomacia suiza (completo, en francés).

Documentos adjuntos

[1] (en francés: «La ministre des affaires étrangères suisse prête "à s’asseoir à la table de Ben Laden»)

[2] (en su original francés dice así : Alors, faut-il écouter ces bien-pensants? Ou alors rechercher le dialogue sans discrimination – quitte à s’asseoir à la table d’Oussama Ben Laden?