Ha informado con acento inequívoco el nuevo primer ministro que las carteras de Relaciones Exteriores, Comercio Exterior y Economía, seguirán en las episódicas manos de José Antonio García Belaunde, Mercedes Aráoz y Luis Valdivieso, respectivamente. Por tanto el modelo no cambia, perpetra su impresionante conservadurismo y servilismo con el exterior, Chile y Estados Unidos, y sí da cuenta de la pobreza terminal de las castas políticas que imperan en Perú desde hace 30 ó 40 años porque ¡no hay recambio inteligente, sabiduría, destreza sino mecánica y apelación a lo que existe y lo que hay está en muerte inevitable! Entonces, Simon: ¿pidiéndole peras al olmo?

Desde que ingresó al manubrio nominal de Relaciones Exteriores, García Belaunde ha destacado por su incompetencia, metidas de pata, mirada autista y falta de personalidad para dar una voz de comando autónoma y fundada en el conocimiento exhaustivo de cómo se mueve el mundo, qué hacen los vecinos y para qué está en el puesto. La frase intelectual más célebre de este caballero fue la de comparar el triángulo usurpado por Chile en el mar de Tacna con una de sus chacras cuya dimensión de seguro le fue dictada o anotada en blanco y negra por algún auxiliar. Este es el responsable de una política externa claudicante, hecha para perder todos los litigios y el pico más insólito –y aberrante- de este cúmulo de barbaridades la dio el presidente García quien aludió a que Chile podía molestarse si aquí en Perú se cuestionaban sus recurrentes inconductas.

Para la ministra de bello rostro, la dignidad, la historia, la oportunidad de anteponer los grandes intereses geopolíticos del Perú por encima de frívolos lucimientos personales a cargo de costosísimos equipos de imagen, son parte fundamental del quehacer cotidiano. Conozco un caso puntual en que la ministra se niega a recibir a los artesanos genuinos para discutir sobre una pretendida ley que les atañe pero que no los menciona y en cambio la señora no deja de decir que el pasado ya aconteció. Como si su pretérito en singular, sin solera ni apego a la tierra, al Ande y a la tradición guerrera y combativa del pueblo, pudiera ser algo rescatable y beneficioso al colectivo.

El señor Valdivieso es un funcionario y como tal un hombre de decisiones predictibles: ¡jamás hará nada fuera del cartabón que custodie la estabilidad jurídica de los grandes contratos o se saldrá del grillete que obliga a Perú a pagar puntualmente el servicio de la deuda externa y situaciones sucedáneas! Mañana olvidará el país su nombre y apellido pero él habrá cumplido decorosamente su papel mecánico de elemento funcional a la maquinaria que las grandes y complejas transnacionales imponen a naciones que como la nuestra carecen hasta de peleadores ministros en defensa de lo nuestro.

Si el mercenarismo ha puesto de moda que delincuentes vestidos de abogados –mejor dicho abogángsteres- que defienden la “verdad” de audios y vídeos y entonces cae un gabinete, ¿por causa de qué no tomar al rábano por las hojas y entonces el nuevo primer ministro Yehude Simon no gestiona que su gabinete demande al gobierno al que entra la revisión de todos los grandes contratos o concesiones de los últimos 10 años? Por ejemplo, la concesión del Aeropuerto Jorge Chávez a una empresita que sólo sabe hacer juicios penales a los periodistas, Lima Airport Partners, LAP, y que impulsa el escamoteo de construir la II pista, no revela qué hace con los dineros que pidió prestados a entidades norteamericanas y alemanas y que juega a que el Estado incumpla con darle saneados los terrenos aledaños al primer terminal aéreo, serían materia jugosa y exprimible de revisión, investigación y sanción de los responsables en estos enjuagues que fueron denunciados en ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas! http://www.voltairenet.org/article1... ¿No lo cree así señor primer ministro?

Entrando en materia petrolera ¿Kuntur sigue siendo esa empresa comisionada a hacer el gasoducto del sur o la compró otra más grande y de nacionalidad brasilera y muy cuestionada en Ecuador, en Chile y aquí también en el Perú?

La notoria miopía de temas del señor Simon es evidente. Carece, por completo de cualquier visión geopolítica respecto de qué debería hacer su gobierno y por eso es que ha debido comprometerse a mantener al luengo y descerebrado titular de esa cartera y, por extensión, a los otros dos.

La verdad verdadera es que no hay que pedir peras al olmo.

¡Atentos a la historia, las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Rompamos el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.voltairenet.org/es hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica