Organizado por la Dirección de Cultura, Educación y Prensa de la Municipalidad de Mercedes y con el auspicio del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, aseguran a los participantes el alojamiento y las comidas. Además se abonarán viáticos como pasajes de trenes, micros y combustible de ida solamente, como así también los que lo necesiten podrán hospedarse también el domingo por la noche. Serán dos días en que los mercedinos no lo podrán olvidar.

El origen de esta disciplina artística está en el teatro callejero y antropológico, las Estatuas Vivientes son una representación de trabajo y disciplina teatral, y hoy por hoy muchos jóvenes se toman la calle para expresar una nueva forma de hacer arte que “encanta” a adultos y niños.

Ocurre que ver como a la mañana muy temprano decenas de personas, muy parecidas a nosotros, inician su sesión de transformismo, genera una alta dosis de sorpresa y admiración.

Las estatuas humanas o vivientes -como se las conocen popularmente- se posan en veredas o en plena calle y permanecen imperturbables por horas camufladas en sus complejos maquillajes, lo que revela unas vidas de verdaderos artistas. Claro está que se ganan el pan de cada día con su arte y es por ello que las estatuas humanas se niegan a ser consideradas como mendigos de lujo.

Ellos son hombres y mujeres de distintas edades que cada día deciden disfrazarse, representar algún concepto, escoger un lugar concurrido, centrar sus miradas en un punto fijo y quedarse estáticos por largas horas hasta que algunas monedas arrojadas los devuelvan al movimiento, a la expresión y a la vida.

No es raro encontrarse en medio de las plazas, centros comerciales o en otros lugares públicos; un personaje vestido todo de blanco, dorado o plateado, que aparenta estar inmóvil, pero que al acercársele el público, se mueve lentamente y cambia de posición.

El mundo infantil es el que más se impresiona con esta manifestación, ya que al verlos tan estáticos la mayoría de los niños piensan que son auténticas estatuas sin vida.

También es verdad que cada vez que las Estatuas Vivientes exhiben su trabajo entregan mucho de sí. Los motivan sentimientos como la sorpresa, la calidez y resulta divertido observar que a veces el espectador y la estatua viviente se quedan, ambos, tan inmóviles que uno duda quién es quién. Son una gran fuente de paradojas y extrañas sensaciones.

Es un concepto artístico en el cual la vida y la obra del actor se ven confrontadas diariamente en la calle frente al público sintiendo una profunda alegría por este oficio, aunque paradójicamente muestran una postura seria y tranquila.

Por otra parte desarrollar este arte no es tan fácil como llegar, pararse y mirar algún punto fijo, sino que es necesario pasar por un arduo trabajo previo que se logra con mucha práctica.

Como así también muchas veces estos artistas pagan con el cuerpo sus esfuerzos que se traduce en dolores musculares, en internaciones, en forzadas desaparición de la calle y en el lucro cesante que significa para estos artistas el viento, la lluvia, la nieve, el calor o el frío.

La inscripción para el evento a desarrollarse en Mercedes puede realizarse durante el mes de febrero en la Dirección de Cultura, Educación y Prensa, ubicada en la calle 27 Nº 578, piso 1 del Centro Cultural Teatro Argentino. (Teléfonos 02324 - 431907 o por mail a [email protected]

Nota publicada en http://www.agencia144.com.ar/blog/