En respuesta a las declaraciones del presidente boliviano Evo Morales, la Cancillería del Perú emitió el siguiente texto categórico:

“El Gobierno del Perú reafirma en esta ocasión su posición de que no será obstáculo en el caso que, en el marco de las conversaciones bilaterales boliviano-chilenas, se llegue a un acuerdo sobre el acceso al mar de Bolivia, y sólo se pronunciará, de ser el caso, conforme con lo establecido en el artículo 1º del Protocolo Complementario del Tratado de Lima del 3 de junio de 1929.”

¿Qué dice el Artículo 1 del Protocolo Complementario del Tratado de Lima del 3 de junio de 1929:

“Los Gobiernos del Perú y de Chile no podrán, sin previo acuerdo entre ellos, ceder a una tercera potencia la totalidad o parte de los territorios que, en conformidad con el Tratado de esta misma fecha quedan bajo sus respectivas soberanías, ni podrán sin ese requisito, construir, a través de ellos, nuevas líneas férreas internacionales.”

Eso significa que cualquier determinación sobre Arica –y por extensión Tacna- será decisión que no podrá prescindir del previo acuerdo entre Perú y Chile. Es decir es un asunto bilateral entre los dos países. No hay tercero competente ni tácito ni explícito. Y así fue en 1929 y así es hoy en el 2009.

Entonces, las expresiones irresponsables que vienen emitiendo políticos, profesores universitarios, analistas amateurs y agentes oficiosos, tales como “visto bueno”, “referéndum”, “consulta”, y demás voces son imprecisiones que están contra el espíritu y la letra del Tratado de Lima del 3 de junio de 1929. ¿No es acaso deber de los patriotas peruanos defender la pétrea solidez inconmovible de ese documento? ¿y no es cierto, también, que devienen sospechosas, justo en días en que Perú plantea un contencioso por delimitación marítima a Chile, que se digan genuinos disparates como los enunciados? Perú tiene que saber yugular la acción nefasta de los confusionistas.

En consecuencia lo dicho por el presidente de Bolivia, Evo Morales, no guarda relación con la exactitud histórica que contiene el Tratado de Lima de 1929 que es un asunto bilateral entre Perú y Chile.

En cuanto a lo pronunciado por incontinentes políticos o mal informados personajes públicos locales, deviene en desdeñable. En circunstancias como las actuales, tales inconductas constituyen actos antipatrióticos frente a los cuales el pueblo del Perú debe cerrar sus filas repudiando las mismas de manera firme e inequívoca.

Los triunfalismos, profecías y anticipaciones respecto de lo que acontecerá en La Haya pertenece a la imaginación de sus autores y cuentistas. El proceso recién comienza, y tiene establecido un rígido período de discreción, y Chile debe alcanzar su ContraMemoria en los próximos 12 meses. Mientras tanto el pueblo tiene derecho a conocer in extenso cómo y porqué se ha producido la acción peruana y de la historia de los sucesos que comenzaron en la guerra de rapiña que impulsó Chile entre 1879-1883 y lo que aconteció después. El pueblo quiere saber de qué se trata.

¡Atentos a la historia, las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Rompamos el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.voltairenet.org/es hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica