Los congresistas han hecho una especial mención de cómo esta situación está castigando a los colaboradores e insta a los poderes públicos españoles a regular la tarea de los periodistas.

El Congreso además repudió diversos hechos de violencia por parte de autoridades policiales contra trabajadores de prensa en hechos ocurridos en los últimos meses, y rechazó las “cargas indiscriminadas que no respetan el derecho a la información de la ciudadanía”.

En relación a estos ataques a los periodistas, el Sindicato de Prensa de Catalunya señaló que “el poder político quiere matar al mensajero”, al cuestionar las imágenes de televisión que reproducían los hechos.

Han criticado también el retraso en la elaboración de la ley estatal del audiovisual y la propuesta del Gobierno de reducir la publicidad de Radio Televisión Española (RTVE), sin incrementar la aportación pública y "cediendo a las presiones de las cadenas privadas que incumplen reiteradamente los deberes contraídos por la concesión de la licencia".