MSC. Franklin Cabascango

Vicerrector Académico y Ex candidato al rectorado

- ¿Cuál es su opinión sobre el último proceso electoral?
- Se desarrolló de la manera más democrática, demostró al país cómo debe llevarse adelante un proceso electoral, dentro de un ambiente de orden, con la alegría y entusiasmo de quienes participaron en esta fiesta democrática, desvirtuando totalmente las acusaciones anticipadas y maliciosas que se hicieron, de que iba a producirse un fraude y conflictos, intentando manchar así el nombre de nuestra querida institución.

En la contienda se mostraron las convicciones, los comprometimientos y los programas por engrandecer nuestra universidad. Nosotros exhibimos una propuesta que apunta al desarrollo del alma mater, y por la cual seguiremos trabajando.

- ¿Qué posición va a tomar frente a las nuevas autoridades?
- Nosotros respetamos el pronunciamiento democrático de los universitarios, siempre lo hemos hecho. Aspiramos que las nuevas autoridades presenten una propuesta programática clara en beneficio de la comunidad universitaria, porque en la campaña lo que más se oyeron fueron insultos, ofensas al honor y la dignidad de la más grande e importante universidad del país, donde se forja la ciencia, la tecnología y la investigación.

- ¿Cómo van a seguir desarrollando su propuesta? -Trabajando, como siempre, en beneficio de la comunidad universitaria, insistiremos a las nuevas autoridades para que sigan desarrollando lo que se ha iniciado, como por ejemplo, la creación de nuevas carreras, mejoramiento y modernización de laboratorios, bibliotecas, infraestructura y equipamiento, al aumento de sueldos, seguir estimulando a los docentes y empleados con títulos de cuarto nivel, porque es su obligación legal y moral.

Nos corresponde a todos los universitarios estar vigilantes, evaluar las actividades a fin de que nuestra institución avance, presentando las alternativas y las propuestas que permitan ese avance, porque somos gente probada en la gestión, en la cátedra, en la tribuna, en las calles y plazas luchando por principios, características que reiteramos en la gran marcha del 29 de enero, en la cual reclamamos el presupuesto de las universidades y que se nos devuelva el dinero que el gobierno incautó de manera ilegal, demostrando a la opinión pública que tenemos coherencia en la defensa de la universidad.

- ¿Cómo queda la universidad?
- Con cero déficit, en la universidad no hay deudas; 1.200 profesores con títulos de postgrado, 70 proyectos de investigación, un sistema de admisión y nivelación exitosos, sistemas de capacitación docente, 520 convenios con universidades de América Latina y el mundo. Tenemos un centro de biomedicina que es importante; tenemos una estación científica en el oriente ecuatoriano, donde llegan investigadores de Francia, Italia, Bélgica, a conocer la biodiversidad en plena selva. Tenemos una extensión de la Universidad Central en Santo Domingo, en Galápagos, respaldado por las autoridades; tenemos muchos proyectos de postgrado en diferentes provincias del Ecuador; además de la acreditación de la universidad que ya es un hecho.

Hemos trabajado con absoluto respeto y dedicación con los estudiantes, docentes, trabajadores y empleados; les hemos considerado como seres humanos inteligentes, porque ellos son lo más alto que tiene la patria, con quienes haremos el nuevo país, de tal manera que hemos trabajado en un ambiente de paz creadora, edificante y constructiva, esperamos que esto mismo se continúe, que no convulsione la universidad, que no se complique, que no se siembre el caos, que no se insulte, que no se mienta; nosotros nunca le mentimos a la comunidad universitaria, le respetamos totalmente y jamás dijimos algo que no pudimos cumplir, pero indudablemente no es perfecta la universidad, porque si fuere perfecta ya no habría nada que hacer .

- ¿Qué va a suceder con la importante fuerza de docentes, trabajadores y estudiantes que lo apoyó?
- Es una importante fuerza, constituimos un 42% de profesores, estudiantes y trabajadores, con una posición progresista, con un fuerte compromiso con los cambios que requiere la universidad y el país. En esos propósitos nos mantendremos unidos, trabajando y luchando por avanzar, por darle a la universidad el sitial que ha ocupado y debe seguir ocupando en el actual proceso de cambios que vive el país, como eje para el desarrollo del país y el bienestar de nuestro pueblo, en eso no nos detendremos. Y por supuesto continuaremos defendiendo la estabilidad de docentes, empleados y trabajadores, la gratuidad de la educación superior, la autonomía universitaria, el derecho a la juventud a una educación superior de calidad.