También se discutió acerca de cómo estos grupos –que entre otras cosas manejan medios masivos de comunicación- ocupan el lugar de fiscalizadores de la vida política de determinados gobiernos.

Mariana Moyano sostuvo que “a diferencia de la política -que necesita de la reflexión y el análisis- los medios de comunicación lo que necesitan es la fragmentación y el impacto como parte de su lógica de acumulación”.

“La comunicación monopólica nos hace creer que la información que producen los medios privados es la garantía de la libertad”, sostuvo.

“En los 90 se entregó la política a los sets de televisión, por lo tanto, de acuerdo a la lógica mayoritaria, lo que no ocurría en la TV parecía que no pasaba”, agregó Moyano en su intervención .

Por su parte, Zaiat explicó que “la crisis la explican los mismos grupos económicos que la provocaron”, y aclaró que “acá lo que no está en crisis ni en retirada es el poder que ejecuta esa línea política, ideológica y económica sobre millones de personas en todo el mundo”.

El periodista profundizó su idea al señalar que “la crisis que existe es que la concepción básica del capitalismo se ha derrumbado, y no hay por ahora, ningún paradigma que lo pueda reemplazar. Estamos en una etapa de transición que va a ser larga”.

Por su parte, Busaniche interpeló a los participantes de la mesa acerca del rol de los comunicadores en la crisis, de las consecuencias de la concentración mediática y de cómo esta define y forma la opinión de la sociedad. El consejero de la Embajada de China explicó en qué punto de desarrollo se encuentra la prensa en su país y cómo impactó la llegada de Internet en la vida social.

“La Internet en China goza de plena apertura y trajo prosperidad para todos, pero siempre debe estar dentro de los parámetros que marca nuestra ley”, explicó.

Weiguan advirtió que “el manejo de la información y el control de la opinión pública en el mundo está manejado por grandes grupos comunicacionales que difunden de una manera parcial y sesgada lo que ocurre tanto en nuestro país como en otro países emergentes, distorsionando la visión que tiene el mundo acerca de nosotros”.

Weiguan agregó que “tratamos de incentivar el uso de Internet como de otros medios de comunicación, porque creemos que las maneras de comunicarnos y de hacernos entender son de lo más variadas, sobre todo en estos momentos, en que la crisis hace que las personas se encierren en sí mismos”.