En el mes de septiembre del 2008, la idea de generar un espacio alternativo de publicación de literatura latinoamericana, toma cuerpo en la ciudad de Riobamba. Eduardo Yumisaca (artesano), Edwin Lluco (artista plástico), Víctor Vimos (escritor) y Gabriela Falconí (escritora), luego de tener contacto directo con Sarita Cartonera de Perú, emprenden la estructuración de un proyecto editorial que, en su trayecto de construir libros, vincula a diversos actores sociales, marginados por mucho tiempo de los espacio de la cultura oficial.

Matapalo Cartonera aparece entonces con una propuesta que rompe esquemas en el espacio editorial ecuatoriano, al construir el libro con las herramientas plásticas y literarias, tomando como base el cartón que se recoge en las calles de Riobamba, como una forma de reacción ante la crisis y, una opción real y alternativa a la publicación de textos hechos por las editoriales posicionadas.

El proyecto incluye como uno de los ejes vitales de su desarrollo la participación de chicos de escasos recursos económicos, quienes después de recibir talleres de pintura, diseño y armado de libros, fortaleciendo el aprendizaje de un oficio alternativo, son los encargados de armar en su totalidad los libros, por lo cual reciben un incentivo económico que les ayuda en sus necesidades inmediatas.

La formación artística, artesanal y cultural de los chicos, la apertura de un espacio alternativo de publicación que no esté ubicado en las ciudades grandes, la creación de redes con otras cartoneras del continente que permita la difusión de la literatura ecuatoriana más allá de nuestras fronteras, la difusión de obras literarias en espacios que no han tenido acceso a la lectura, la reivindicación y valoración del cartón y de la gente que trabaja con él, son algunos de los objetivos que encuentran coyuntura en Matapalo Cartonera.

En cuanto a la publicación, no consideramos delimitaciones generacionales, temáticas, genéricas ni étnicas, pues priorizamos la calidad en la propuesta poética o narrativa de un texto. El formato de publicación es artesanal y por lo tanto único: libros objeto, cuya portada, aunque el contenido sea el mismo, nunca se repetirá.

Por su elaboración y propuesta cada libro de Matapalo Cartonera es un encuentro de miles de historias, tejidas con el trabajo de quienes encuentran en el cartón el soporte para construir sus sueños.