Hola, qué tal cholitos, ¿cómo les va con el gobierno de la involución ciudadana? Sí, sí, ya sé, hecho masa, como dicen los guambras. Como yo tan sabo de eso de ahorrar energy, ahí les va unos cuantos consejines.

1.- Apague la tele, sobre todo cuando empiece el informe sabatino o las tediosas cadenas nacionales del presidente Rafael Correa, así como en la hora de los chistoceros del enano Jorge Ortiz y de la momia con insomnio Alfredo Pinargote.

2.-Desempolve el antiguo reverbero, pero eso sí asegúrese si todavía expenden kerosene y guarde la cocineta eléctrica y el microondas.

3.-Apague la computadora y aproveche que los guaguas se quedaron sin juegos online ni internet para enseñarles los juegos que usted jugaba cuando era longo chiquito. Enséñeles el tres en calle, la macateta y el capirotejo o cómprese un cuaderno de cuatro líneas para que ejercite la caligrafía inglesa, ya que por tanto darle al chateo o al email ha de estar perdiendo la motricidad fina (no sea que le digan mano quebrada del círculo rosa). Se recomienda no realizar estas actividades después de las seis de la tarde).

4.-Cómprese una Petromax, las puede conseguir en las tiendas de antigüedades o donde hacen negocio los cachineros. Una radio a pilas no le caería mal, eso sí, no la compre donde los chinos porque son de pésima calidad, al encenderla se autoeliminará en menos de tres segundos y usted pensará que otra vez los pelafustanes, los mediocres, los ecologistas infantiles y toda la chinería toda, de nuevo han salido a las calles a tirar piedras.

5.-A la hora de comer elija alimentos que no requieran refrigeración. En tiempos de crisis energética lo más recomendable es un poema de almidones con papas, arroz, tallarín, mote y “caca de perro” de postre.

6.-No se reniegue si no puede ducharse con agua caliente, recuerde lo que dicen los franceses: “nadie se ha muerto de sucio” y más bien apoye a la industria nacional perfumándose con agua florida o colonia Mar Azul. Además, piense que como estamos en tiempo de sequía, también hay que ir pensando en ahorrar agua, así que llene un balde de agua, llévelo a la terraza y déjala expuesta a la luz solar lo menos tres horas y luego proceda a bañarse a pilches sin olvidarse eso sí de frotarse las partes pudendas con éter, alcanfor o agua de las siete iglesias. Antes de irse a dormir tómese una larga ducha helada, no ve que en la oscuridad el diablo hace de las suyas, con la consiguiente explosión demográfica que se podrá constatar después de nueve meses.

7.- Haga de la crisis una oportunidad, como dicen los economistas graduados en Harvard y la Sorbona, y mejoresmente cómprese unas tres paradas de ropa negra, ésta tiene la ventaja de disimular la mugre y a [email protected] [email protected] les hará parecer un chance más [email protected] y no tendrá que encender la lavadora.

8.-No planche en horas pico, ponga los pantalones debajo de las sábanas, si es en la cabecera mejor, en la mañana será la envidia de sus compañeros de trabajo porque pensarán que la prenda ha sido planchada con plancha de carbón por el mejor sastre de la ciudad.

9.-Regrese temprano a casa, no se confíe del decreto de estado de excepción del Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. Si le asaltan y le dejan el ojo emplomado no se queje, agradezca que solo le hagan ver lucecitas porque para ellos no hay estiaje que valga.

10.-Apague aunque sea el chulla foco ahorrador, así el gobierno le premiará a fin de mes, rebajándole la tarifa de la cartilla de la oscuridad.

11.- Aprovisiónese de una docena y media de paquete de velas para que le vele a San Rafael Correa, patrón de los iluminados de la FLACSO y del gabinete itinerante de Carondelet. Sobre todo no se olvide de sonreír, como dice el Lenín Moreno, y de cantar: “Looo que brilla con luz prooopia”, sólo la Hidroeléctrica Paute lo puede apagar, ¡ay ya verán, ya verán!