En un discurso pronunciado el 8 de marzo de 2010 ante los servicios de inteligencia iraníes, el presidente Mahmud Ahmadinejad presentó su visión del mundo y de las relaciones internacionales.

Al referirse a los atentados del 11 de septiembre de 2001, que dieron un vuelco a la historia contemporánea, el presidente Ahmadinejad denunció una gran impostura que permitió ante todo justificar la invasión contra Afganistán. Para el presidente iraní, el uso del terrorismo y la guerra constituye una característica del estilo sionista de dominación y de su sistema económico: el capitalismo. El presidente Ahmadinejad estima que la Revolución islámica representa una alternativa allí donde el materialismo marxista no ha tenido éxito.

En los últimos años, el presidente de Irán venido denunciando repetidamente «la gran mentira» del 11 de septiembre. El referido discurso tiene lugar precisamente antes de la visita del presidente Ahmadinejad a Afganistán, prevista para principios de esta semana.