Según cálculos oficiales del Ministerio de Desarrollo Económico porteño la inversión que se realizó en la zonas hasta el momento es superior a los 40 millones de pesos, en este punto cabe una preguna ingenua,¿ de esos tantos millones no se podrá invertir unos pocos pesos en una placa en la que se lea que " el 22 de septiembre de 1907 se inauguró el “Zoológico del Sur” en el Barrio de Parque Patricios".

Su creador fue Clemente Onelli que en el año 1904 fue designado por el gobierno nacional al frente del Jardín Zoológico de Buenos Aires situado en Palermo.

Es interesante los datos que aporta el arquitecto Aquilino González Podesta, en el Cuaderno realizado por el Ateneo de Estudios Históricos de Parque Patricios sobre la construcción del Zoo en el sur de la ciudad.

Imaginemos al actual Parque Patricios con un pabellón destinado a las aves acuáticas formado por un edificio en forma de chalet al pie del cual había un lago con un puente que lo atravesaba.

En 1912 en la parte de atrás del Parque, se incorpora un tambo caprino, cuya función era el expendio de leche de cabra recién ordeñada y que pudiese tomarse cruda al pie del animal, según resolución del Intendente Municipal.

La entrada principal estaba sobre la calle Pepirí, por donde hoy se accede al Centro Deportivo.

Así es descripto por el arquitecto González Podesta "Seis será el número de pabellones que se construirán, todos habrán de responder a un único estilo, el greco-latino. Cada uno trata de ser la reconstrucción de un monumento de la antigüedad".

Agrega en su escrito "traspuesto el acceso, se recorre un camino circundado de jardines con borduras festoneadas de setos decorativos. Alcanzamos a poco la fuente central a la que llegan y salen caminos secundarios que llevan a los distintos pabellones. Siempre mirando hacia el fondo se nos aparece el símbolo romano por excelencia: La Loba, Amamantando a Rómulo y Remo, preside el conjunto arquitectónico, teniendo como telón de fondo entre cipreses y laureles".

´No podía faltar en un lugar de esparcimiento la confitería, en cuya decoración primó el estilo pompeyano, y un impresionante friso realizado por el pintor Lázari, ganador del Gran Prix de Roma.

En 1924 muere Onelli y sin su dinamismo y esfuerzo, poco a poco fue perdiendo su esplendor, la decadencia y el abandono se llevó al hermoso Zoológico del Sur.

Los sucesivos gobiernos, falta de presupuesto y cambios políticos lo arrastraron a la deriva. Cerró sus puertas definitivamente en 1938, un año después en el predio se levantó un Centro de Deportes y recreación

Del Zoológico del Sur sólo quedan la cerca con su viejo acceso por el lado de la calle Almafuerte, la confitería y el Ara de Júpiter. Quizás, algún día, los funcionarios del gobierno porteño, giren su mirada hacia el Parque y se decidan a restaurar lo poco que quedó de ese magnifico emprendimiento.

- Fuente: www.buenosairessos.com.ar.