Los tarjetahabientes del Banco de Crédito del Perú han sido atentamente noticiados por su Gerente de Producto, César Casabone, del sector Tarjetas de Crédito y Créditos Personales que “las tasas de interés de su Tarjeta de Crédito Visa LANPASS Signature, han sido modificadas. Estas nuevas tasas entrarán en vigencia a partir del 1 de setiembre del 2011 y son las siguientes: Tasa de interés para compras, dólares: 19.42% y Tasa de interés efectiva anual (TEA) para disposición de efectivo, dólares: 60.10%. Es correcto que el banco informe a sus clientes.

El señor Casabone no olvida predicar “los siguientes beneficios”:

- Promociones y descuentos en el canje de pasajes con KMS. LanPass*.

- 2 KMS. LANPASS por cada dólar de consumo o su equivalente en soles**

- Súper tasa de interés anual por traslados de deuda de 11.09% por modalidad de cuotas***

- Hasta 9 tarjetas adicionales sin costo.

- Amplia gama de seguros: Desgravamen, de accidente de viaje, fraude, entre otros.

- Hasta 95% de su línea de crédito disponible para realizar un efectivo preferente.

- La mayor red de canales de atención a su disposición.

Sería muy interesante que entre las investigaciones que llevará a cabo la Comisión pertinente del nuevo Congreso y en torno a las actividades de la banca, se establezca si hay correlación o proporción entre los porcentajes a los servicios que vende el banco y los que otorga al dinero de los ahorristas que mantienen su dinero en la misma institución. De repente hay sorpresas y asimetrías más o menos monstruosas.

No estaría, tampoco, demás comparar si el monto de las tasas aplicadas por el criollísimo Banco de Crédito del Perú son similares a las que rigen en cualquier banco estadounidense tanto en el plazo mensual como en el anual. Acaso también novedades.

La carta aún tiene la tinta fresca y me han llegado hasta tres copias de la misma. Por razón que no atisbo a sospechar se cree que esa remisión puede tener alguna utilidad para mí. Como no soy cliente de ningún banco y de serlo, ¡jamás! lo sería del BCP, me parece de la más alta importancia que los lectores, congresistas, autoridades, ministros, burócratas, funcionarios bancarios sepan que la información es un poder in crescendo ¡y de qué manera!

Ignoro si los otros bancos hacen lo mismo y con iguales magnitudes exaccionadoras.

¿Es lícito que se someta al público a esta clase de tasas más o menos altas?

¿Le habrá llegado a San Dionisio la carta de su banco? A no dudarlo, él también es tarjetahabiente y de los más copetudos. ¿Mandará a Alvarito a apagar los incendios a posteriori? De seguro, pero antes se acordará de muchas genealogías.

Hay que agradecer al BCP por la información transparente.

Documentos adjuntos