En momentos en que el pueblo griego acaba de rechazar, con el 61,31% de los votos válidos, el plan de “salvamento” presentado por la Troika y mientras se anuncia que el Banco Central Europeo (BCE) podría congelar las entregas urgentes de efectivo a los bancos griegos, una importante facción de Syriza analiza la posibilidad de recurrir a las disposiciones de urgencia previstas en el Tratado de Lisboa.

Mañana, martes 7 de julio, el negociador griego invitaría a sus colegas de la Unión Europea a respetar la disposición del Tratado de Lisboa que prohíbe al Banco Central Europeo cortar las entregas de efectivo. En caso de rechazo, el gobierno griego podría proclamar el estado de urgencia, confiscar el Banco Central de Grecia e imprimir euros por sí mismo (Grecia dispone de las planchas necesarias para imprimir billetes de 20 euros).

El gobierno griego emprendería a la vez una acción legal contra el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, por haber negado a Grecia los medios necesarios para garantizar la estabilidad nacional [1].

[1] “SYRIZA Forces Demand “Requisitioning” of Greek Central Bank”, por Webster G. Tarpley, Voltaire Network, 6 de julio de 2015.