JPEG - 10 KB

MEMORÁNDUM DE ALERTA PARA: El Presidente

DE: Veteran Intelligence Professionals for Sanity

ASUNTO: EVITAR AGRAVACIÓN EN SIRIA

Le escribimos para alertarle, como hicimos con el Presidente George W. Bush 6 semanas antes del ataque contra Irak, de que las consecuencias de la limitación de su círculo de consejeros a una pequeña, y relativamente inexperta camarilla con una dudosa trayectoria en materia de sentido común pueden ser desastrosas.

Lo que nos preocupa actualmente es Siria.

Esperamos que en su intervención presidencial de mañana [1] conceda usted especial atención a la advertencia que la vocero de la diplomacia rusa, la señora María Zajarova, emitió el 1º de de octubre de 2016:

«Un ataque directo de Estados Unidos contra Damasco y contra el Ejército Árabe Sirio provocaría un terrible cambio tectónico, no sólo en ese país sino en todo el conjunto de la región.»

En la televisión rusa, [la señora Zajarova] denunció a aquellos

«[cuya] lógica se limita a [preguntarse] “¿para qué necesitamos la diplomacia cuando están el poder de las armas y los métodos para resolver los problemas por la fuerza?”. Conocemos esa lógica, no es nada nuevo. Siempre lleva al mismo resultado”: la guerra a gran escala.»

No se debe atribuir a la paranoia de la parte rusa el hecho que sospechen que los ataques aéreos que fuerzas estadounidenses y australianas perpetraron el 17 de septiembre contra las tropas sirios –dejando 62 muertos y 100 heridos– no fueron un «error» sino más bien un intento deliberado de torpedear el alto al fuego que Kerry y Lavrov habían firmado con la aprobación de usted [Presidente Obama] y del Presidente Putin, que había entrado en vigor 5 días antes.

Al expresarse en público de manera rayana en la insubordinación, los más altos oficiales del Pentágono mostraron de manera abierta e inhabitual su escepticismo ante el acuerdo Kerry-Lavrov. Podemos deducir que lo que Lavrov dijo en privado a su superior correspondió más o menos a las palabras desacostumbradamente directas que dijo a la televisión rusa NTV el 26 de septiembre:

«Nuestro buen amigo John Kerry […] es objeto de severas críticas de parte de la máquina de guerra estadounidense. Eso sucede a pesar de que, como de costumbre, el Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Barack Obama, lo apoya en sus contactos con Rusia (incluso lo confirmó en su encuentro con el Presidente Vladimir Putin). Parece los militares [estadounidenses] realmente no escuchan a su Comandante en jefe.»

Las palabras de Lavrov no son simple retórica. También criticó al jefe del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford, quien dijo ante el Congreso de Estados Unidos que se opone a compartir información de inteligencia con Rusia. «Y eso fue después de los acuerdos concluidos por órdenes directas del Presidente Vladimir Putin y del Presidente Barack Obama confirmando sus deseos de compartir esa información con nosotros… Es difícil trabajar con socios así.», concluyó Lavrov.

Pero la puerta se mantiene entreabierta a nuevas negociaciones. En los últimos días, los funcionarios del ministerio de Defensa y del ministerio de Exteriores de Rusia, así como el vocero del Presidente Putin, evitaron cuidadosamente cerrar por completo esa puerta. Vemos como un buen indicio que el secretario de Estado Kerry haya hablado por teléfono con el ministro de Exteriores Lavrov. Los rusos, por su parte, han reafirmado la voluntad de Moscú de aplicar los acuerdos anteriormente firmados sobre Siria.

Desde el punto de vista del Kremlin, Rusia corre peligros mucho mayores que Estados Unidos. Miles de disidentes terroristas rusos se han ido a Siria, donde obtienen armas, fondos y experiencia en la organización de revueltas acompañadas de violencia. Es fácil comprender que Moscú se siente alarmado ante el peligro que esos elementos van a representar cuando regresen al país. Es además muy probable que el Presidente Putin esté, al igual que usted [Presidente Obama], bajo presión de los militares para que liquide «de una vez por todas» el caos sirio, independientemente de las siniestras consecuencias que tendría una solución militar para las partes en Siria.

Estamos conscientes de que el Congreso de Estados Unidos y los medios de prensa alineados están invitándolo a usted a calentar la situación y a reacción en Siria con más violencia –abierta, clandestina o ambas a la vez. […]

Sobre ese punto, sería útil […] que alguno de sus colaboradores sugiriera a los medios alineados que bajen el tono de su campaña pueril y de odio tendiente a demonizar al Presidente Putin, a quien atacan personalmente y demasiado a menudo de manera injusta y contraproducente.

Sería, en efecto, más constructivo reanudar el diálogo directo con el Presidente Putin. Esa sería la mejor posibilidad para poner fin a todo «bloqueo» involuntario. Nuestra opinión es que John Kerry tiene razón en insistir en la situación siria, absolutamente caótica debido a la complejidad de los intereses y numerosos grupos que participan en ella. Pero [Kerry] ha hecho ya un importante trabajo preliminar y ha encontrado en Lavrov un interlocutor útil, en la mayoría de los casos.

Sin embargo, ante el persistente escepticismo ruso (y no sólo ruso) en cuanto a la intensidad del apoyo de usted [Presidente Obama] a su secretario de Estado, nuestra convicción es que negociaciones al más alto nivel serían la mejor manera de prevenir todo exceso incontrolable de las cabezas calientes de ambos bandos que podrían llevar a un enfrentamiento armada que nadie puede desear.

Por consiguiente, recomendamos a usted encarecidamente que invite al Presidente Putin a reunirse con usted en algún lugar que ambas partes convendrían para tratar de reiniciar todo desde cero y de impedir todo empeoramiento suplementario de la situación del pueblo sirio.

Al final de la carnicería que fue la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill hizo un señalamiento que sigue siendo de actualidad en este siglo XXI:

«To jaw, jaw, jaw is better than to war, war, war.»
[Traducción libre: “Hablar, hablar, hablar es preferible a guerrear, guerrear, guerrear.”]

Firman, en nombre del Comité de Dirección de «Veteran Intelligence Professionals for Sanity» [Ex Profesionales de los Servicios de Inteligencia por un Comportamiento Razonable].

  • William Binney, former Technical Director, World Geopolitical & Military Analysis, NSA; co-founder, SIGINT Automation Research Center (ret.)
  • Fred Costello, Former Russian Linguist, USAF
  • Mike Gravel, former Adjutant, top secret control officer, Communications Intelligence Service; special agent of the Counter Intelligence Corps and former United States Senator
  • Matthew Hoh, former Capt., USMC, Iraq & Foreign Service Officer, Afghanistan (associate VIPS)
  • Larry C. Johnson, CIA & State Department (ret.)
  • John Kiriakou, former CIA counterterrorism officer and former senior investigator, Senate Foreign Relations Committee
  • Linda Lewis, WMD preparedness policy analyst, USDA (ret.) (associate VIPS)
  • Edward Loomis, NSA, Cryptologic Computer Scientist (ret.)
  • Ray McGovern, former US Army infantry/intelligence officer & CIA analyst (ret.)
  • Elizabeth Murray, Deputy National Intelligence Officer for Middle East, CIA (ret.)
  • Todd Pierce, MAJ, US Army Judge Advocate (ret.)
  • Coleen Rowley, Division Counsel & Special Agent, FBI (ret.)
  • Kirk Wiebe, former Senior Analyst, SIGINT Automation Research Center, NSA, (ret.)
  • Robert Wing, former Foreign Service Officer
  • Ann Wright, U.S. Army Reserve Colonel (ret) and former U.S. Di
Fuente
Consortium News (États-Unis)

Veteran Intelligence Professionals for Sanity (VIPS, en español Ex Profesionales de los Servicios de Inteligencia por un Comportamiento Razonable) es un grupo de funcionarios jubilados o activos de los servicios de inteligencia estadounidenses. Entre sus miembros se cuentan funcionarios de la CIA (Agencia Central de Inteligencia), del buró de inteligencia del Departamento de Estado (INR) y de la Agencia de Inteligencia del Departamento de Defensa (DIA).

[1] 3 de octubre de 2016.