En entrevista concedida al programa de televisión estadounidense 60 Minutes, el primer ministro israelí Benyamin Netanyahu pidió al presidente electo Donald Trump que ponga en aplicación la «solución de los dos Estados» [1].

Hasta este momento, el primer ministro Netanyahu combatía ferozmente la solución de los dos Estados y defendía, por el contrario, la expansión del Estado de Israel.

La solución de los 2 Estados fue concebida por el equipo de Ariel Sharon como un medio de eximir a Israel de toda responsabilidad por el futuro de los palestinos y se basa en la política de creación de bantustanes, política que expertos israelíes pusieron a prueba en Sudáfrica, bajo el régimen del apartheid. Sin embargo, esa solución de los 2 Estados fue convirtiéndose paulatinamente en un objetivo de la izquierda occidental, que ve en ella una posibilidad de poner fin al conflicto israelo-palestino.

Este brusco cambio de posición de Netanyahu se produce incluso antes de que el presidente electo de Estados Unidos haya expresado su posición de fondo sobre la cuestión israelo-palestina. El presidente del consejo regional de la región de Samaria, Yossi Dagan, reaccionó de inmediato acusando a Netanyahu de alta traición.

[1] «60 Minutes», CBS, 11 de diciembre de 2016.