El parlamento de la República de las Islas Marshall aprobó, el 26 de febrero de 2018, la creación ‎de una criptomoneda (Declaration and Issuance of the Sovereign Currency Act 2018). ‎Una empresa israelí llamada Neema se encargaría de crear para las Islas Marshall esta criptomoneda, que se denominaría Sovereign (SOV).‎

La República de las Islas Marshall no tiene ejército y su defensa depende de ‎Estados Unidos. Tampoco tiene moneda propia y actualmente utiliza el dólar estadounidense ‎‎(USD). ‎

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el proyecto de creación de la criptomoneda de las ‎Islas Marshall no ofrece ninguna garantía en materia de lucha contra el lavado de capitales y el ‎financiamiento del terrorismo, razones que podrían bloquear la convertibilidad de esa nueva divisa ‎en dólares estadounidenses. ‎

Inquieto ante esa perspectiva, el parlamento de las Islas Marshall tendrá que pronunciarse el 12 ‎de noviembre próximo sobre la aplicación del proyecto y hasta podría adoptar una moción de ‎censura contra el gobierno de la presidente Hilda Heine.‎

Venezuela es actualmente el único país del mundo que tiene su propia criptomoneda, el Petro. ‎El valor del Petro no depende de las fluctuaciones del mercado sino que está vinculado a las ‎reservas naturales del país, lo cual ha permitido a Venezuela poner fin a la colosal depreciación ‎de su moneda, artificialmente provocada desde el exterior. ‎

Desde principios de 2018, otros países (Reino Unido, Canadá, Singapur, Turquía e Irán) estudian la ‎posibilidad de crear sus propias criptomonedas. ‎

Documentos adjuntos


Informe del FMI

Ver página 6: “Protecting financial stability”‎


(PDF - 1.4 MB)