En momentos en que la National Endowment for Democracy (NED) ‎‎ [1]‎ respalda activamente las ‎manifestaciones antigubernamentales en Hong Kong y en Moscú, el gobierno de la región ‎especial china trata de contratar los servicios de una firma global para emprender una campaña de ‎relaciones públicas. El objetivo de la jefa del ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, es tranquilizar a los hombres ‎de negocios y los turistas que pudieran sentirse amenazados por los desórdenes políticos (ver ‎texto del pedido de servicios). ‎

Las autoridades de Hong Kong se acercaron a 8 firmas… y recibieron 8 respuestas negativas. ‎No es posible saber, por el momento, si esas firmas estimaron que el trabajo que se les pedía era ‎demasiado difícil, si lo juzgaron “inmoral” y si fueron objeto de presiones estadounidenses para ‎que no aceptaran. ‎

[1] Comúnmente presentada en los grandes medios de difusión como una ONG, la NED es en realidad un ‎organismo estadounidense creado y financiado por el Congreso de Estados Unidos para imponer ‎los intereses de Washington en estrecha coordinación con la CIA. Ver «La NED, vitrina legal de la ‎CIA», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 11 ‎de octubre de 2010.