Red Voltaire

‎¿Multilateralismo o ‎Derecho Internacional?‎

Al contrario de lo que todo el mundo cree, el multilateralismo que promueven ‎los europeos no se opone al bilateralismo que hoy practica Estados Unidos. ‎En realidad se opone al Derecho Internacional. El “Foro de París sobre la Paz”, ‎organizado por el presidente francés Emmanuel Macron no permitió vislumbrar ningún ‎método sobre cómo evitar los conflictos. Cuando más, sólo pudo tratar de salvar ‎lo que queda de 4 siglos de hegemonía europea. ‎

| Damasco (Siria)
+
JPEG - 53.7 KB
‎¿Qué decir sobre el “Foro de París sobre la Paz”? Como siempre, el espectáculo estuvo muy ‎bien montado, al igual que la actuación del presidente Emmanuel Macron. Pero, ¿al servicio ‎de qué contenido? ‎

Francia acaba de organizar en París el “2º Foro de París sobre la Paz” [1]. Según el presidente francés Emmanuel Macron, ‎lo que se busca es promover el multilateralismo que el presidente estadounidense Donald Trump ‎supuestamente está destruyendo. ‎

‎¿De verdad? ¿Es ese el problema? ‎

Los hechos hacen pensar, por el contrario, que las potencias occidentales, entre ellas Francia, ‎están realizando, desde el derrumbe de la URSS, una acción de fondo contra el Derecho ‎Internacional y las Naciones Unidas y que este Foro de París sobre la Paz sólo fue para ellas una ‎ocasión para salvar el poder que ejercen sobre el resto del mundo desde hace 4 siglos. ‎

Para entender qué está pasando, volvamos atrás en el tiempo: ‎

El presidente Bill Clinton y su secretaria de Estado, Madeleine Albright, reescribieron ‎pacientemente, uno por uno, todo tipo de tratados de la ONU, sustituyendo en ellos el lenguaje del ‎Derecho Internacional por las fórmulas del derecho anglosajón. Esta «modernización» no era ‎una simple traducción. En realidad es la aplicación de la «doctrina Korbel», tendiente a modificar ‎toda la jurisprudencia en beneficio de los anglosajones. El presidente George Bush hijo y su ‎secretaria de Estado Condoleezza Rice, hija adoptiva del profesor Josef Korbel, padre biológico de ‎Madeleine Albraight, la predecesora de Rice en el Departamento de Estado [2], dieron continuación a aquel proceso. ‎

El propio Bill Clinton aceptó un compromiso favorable a Israel y forzó su validación en el Consejo ‎de Seguridad de la ONU. Debido a ello, ya no se habla de un solo Estado en Palestina, en base ‎al principio de «un hombre, un voto» sino de dos Estados separados, según el modelo de los ‎bantustanes del apartheid sudafricano. ‎

También bajo la influencia del presidente estadounidense Bill Clinton y del primer ministro ‎británico Tony Blair, la OTAN se autoproclamó «defensora de los perseguidos», condenó a la ‎‎“malvada” Serbia y desató contra ese país una «guerra humanitaria» (sic). En vez de invocar ‎el Derecho, se invocó la moral… para que la OTAN violara el Derecho. ‎

El mismo razonamiento ha sido utilizado después contra Afganistán, contra Irak, contra Libia y ‎contra Siria. La esposa del presidente George Bush hijo, Laura Bush, afirmaba que había que ‎atacar Afganistán porque allí las niñas no podían pintarse las uñas; según Colin Powell, había que ‎derrocar a Saddam Hussein porque estaba implicado en los atentados del 11 de septiembre; ‎el presidente francés Nicolas Sarkozy decía que tenía que derrocar a Muammar el-Kadhafi porque ‎este último iba a masacrar a su propio pueblo; Laurent Fabius llegó a declarar que Bachar al-Assad ‎‎«no tenía derecho a estar sobre la tierra». ‎

El argumento humanitario o la invocación de los Derechos Humanos no logran disimular el ‎profundo desprecio de Occidente por la Humanidad y los Derechos Humanos. Basta recordar que ‎la Declaración Universal de los Derechos Humanos reconoce un orden de jerarquía entre esos ‎derechos [3]. En ella se estipula que los tres derechos ‎fundamentales son el «derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona» ‎‎(Artículo 3). ‎

Es por eso que la «Declaración» establece, como primera aplicación concreta de los derechos ‎humanos, la lucha contra la esclavitud al precisar en su Artículo 4 que «Nadie estará sometido a ‎esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus ‎formas.». Sin embargo, las potencias occidentales propiciaron el restablecimiento de la esclavitud en Libia y apoyan Estados esclavistas, como Arabia Saudita. Occidente también tiene ‎las peores credenciales en materia de tortura ya que, a principios del actual siglo XXI, 80 000 ‎personas fueron secuestradas y torturadas por Estados Unidos en barcos de la US Navy estacionados ‎en aguas internacionales [4].‎

La retórica humanitaria, la constante invocación de los «derechos humanos», hacen recordar ‎como el Reino Unido atacó el Imperio Otomano, supuestamente para salvar a los griegos de la ‎opresión, cuando en realidad la Corona británica ambicionaba controlar Grecia. Así que, ‎en 1827, el Reino Unido invitó a Rusia y Francia a reconocer la independencia de Grecia y ‎después, basándose en ese reconocimiento y violando las reglas del Congreso de Viena, ‎organizó contra Constantinopla una guerra previamente convertida en «legítima» para ‎concretar dicha «independencia». O sea, se trata siempre de hacer ver que se respeta el ‎derecho, ¡cuando en realidad se viola!‎

Desde que la OTAN desató la guerra contra Yugoslavia, la ONU ha venido cediendo su lugar en la ‎escena internacional. A la OTAN ya no le interesa lo que piensen el Consejo de Seguridad y la ‎Asamblea General de la ONU. En pocos años, y en violación de la Carta de la ONU, las «fuerzas ‎de interposición» de la ONU se han convertido en «fuerzas de mantenimiento de la paz». Ya ‎no se trata de supervisar la aplicación de un alto al fuego entre beligerantes sino de imponer una ‎solución a beligerantes que en ocasiones son incluso partidos políticos de un mismo país. Y, ‎hasta ahora, la OTAN es la única alianza militar en ser invitada a «mantener la paz». ‎

La administración misma de la ONU, antes al servicio de los Estados miembros, ha pasado a ‎estar al servicio de la OTAN. Así hemos podido ver al director de Asuntos Políticos de la ONU, el estadounidense Jeffrey Feltman, promoviendo un plan de capitulación incondicional para la ‎República Árabe Siria, cuando debería estar trabajando en la promoción de la paz [5]. ‎

Los miembros occidentales del Consejo de Seguridad dicen ser protectores del Derecho ‎Internacional. Pero, en vez predicar con el ejemplo, no tienen ningún reparo en expresar su ‎desdeño por el Derecho Internacional cuando este no les resulta favorable. Por ejemplo, el ‎Reino Unido acaba de afirmar que está ejerciendo su soberanía sobre el archipiélago de Chagos, ‎a pesar del veredicto de la Corte Internacional de Justicia a favor de la población de ese territorio ‎y de la resolución de la Asamblea General de la ONU en la que se estipula que Londres está obligado a ‎restituir el archipiélago a la República de Mauricio [6]. ‎

El Derecho Internacional actual se origina en la Conferencia de La Haya de 1899. Convocada por ‎el zar Nicolás II, la Conferencia de La Haya reunió a las potencias de aquella época para plantear ‎la posibilidad de un tratado de desarme. El francés Leon Bourgeois propuso entonces la creación ‎de un mecanismo, una cámara de arbitraje internacional para evitar nuevas guerras, dado ‎el hecho que la única manera de prevenir los conflictos armados es llegando a arreglos que ‎respeten los intereses de las partes, exactamente como debería hacerse entre individuos ‎civilizados. La diferencia entre un tribunal y una cámara de arbitraje es que esta no se impone y ‎sólo es competente si las partes la reconocen previamente como tal. ‎

Aquella cámara de arbitraje se incorporó a la Sociedad de Naciones (SDN) y posteriormente a ‎la ONU. Hoy sigue existiendo y funciona bien, como lo demuestra el actual procedimiento sobre ‎la resolución del conflicto entre Ucrania y Rusia en el Mar de Azov. ‎

Poco a poco se formaron la SDN, primeramente, y después la ONU. A pesar de la creencia ‎generalizada, el fracaso de la Sociedad de Naciones no se debió al régimen imperial japonés, al ‎fascismo italiano y al nazismo alemán sino a que Estados Unidos decidió no formar parte de ella ‎y a que el Reino Unido se negó a reconocer la igualdad entre los pueblos, rechazando la ‎proposición japonesa, respaldada incluso por Leon Bourgeois. ‎

El abandono actual del Derecho Internacional se hizo flagrante con la reforma de la Organización ‎para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) propuesta por Francia [7]. ‎Supuestamente para incrementar su «eficacia», la OPAQ tomará en lo adelante las decisiones ‎por mayoría simple y podrá designar culpables al final de sus investigaciones técnicas. ‎

El problema es que la OPAQ comenzó siendo una agencia técnica encargada de verificar que los ‎firmantes de la Convención sobre la Prohibición de Armas Químicas realmente respeten ese ‎documento. Por esa razón, la OPAQ está habilitada para investigar –siguiendo procedimientos muy ‎estrictos y aprobados por todos los firmantes– y comprobar hechos que posteriormente somete a ‎la consideración de la asamblea de firmantes. En derecho criminal, ningún país del mundo admite ‎que los policías actúen como jueces y verdugos, sólo investigan, señalan a los posibles culpables y ‎‎–sólo después de la decisión de los jueces– se recurre nuevamente a la policía para garantizar que ‎los culpables sean castigados. Pero la absurda reforma impulsada por Francia convierte a la OPAQ ‎en policía y juez. Además, como esa misma reforma estipula que las decisiones se toman por ‎mayoría simple de los firmantes, la OPAQ se convierte en instrumento de la política de las ‎potencias occidentales. ‎

Hace años que las potencias occidentales vienen retirando de sus declaraciones y comunicados ‎toda referencia al Derecho Internacional. Sólo predican un «multilateralismo basado en reglas». ‎‎¿Qué reglas? Las del más fuerte. ‎

En todo caso, este 2º Foro sobre la Paz –obsérvese que no es un Foro por la Paz– no fue ‎precisamente un éxito. Participaron dos veces menos jefes de Estado y/o de gobierno que en la ‎primera edición [8].‎

[1] Paris Peace Forum, sitio ‎web oficial.

[2] «La fulgurante integración de Condoleezza Rice», por Arthur Lepic y Paul Labarique, Red Voltaire, 25 de febrero de 2005.

[3] «Teoría y práctica de los ‎Derechos Humanos», por Thierry ‎Meyssan, Red Voltaire, 1º de octubre de 2019.

[4] «17 cárceles secretas ya reemplazaron a Guantánamo», Red Voltaire, 28 de mayo de 2009; «El secreto de Guantánamo», por Thierry Meyssan, Оdnako (Rusia), Red Voltaire, 6 de noviembre ‎de 2009.

[5] «Alemania y la ONU contra Siria», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria), ‎‎Red Voltaire, 28 de enero de 2016.

[6] «Desafío británico a la Asamblea General ‎de la ONU y su tribunal», Red Voltaire, 24 de noviembre de 2019.

[7] «Francia propone cambiar los estatutos de la OPAQ», Red Voltaire, 6 de mayo de 2018.

[8] «Emmanuel Macron au Forum de Paris sur la Paix», por ‎Emmanuel Macron, Réseau Voltaire, 12 de noviembre de 2019.

Thierry Meyssan

Thierry Meyssan Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. Ante nuestros ojos la gran farsa de las "primaveras árabes" (2017).

 
Reconstitución del bando francés de ‎la colonización‎
Reconstitución del bando francés de ‎la colonización‎
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (13/25)‎
 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.