JPEG - 8.3 KB
La ciencia descubre poco a poco el lado oculto de la materia

Un equipo de científicos físicos de la universidad de Ginebra en Suiza dirigido por el profesor Nicolás Gisin acaban de realizar la primera tele-transportación quántica a larga distancia de la historia.

La prestigiosa revista Nature viene de publicar un artículo sobre este gran descubrimiento.

Según el comunicado de prensa emitido por dicha universidad, el experimento ha consistido en transferir una propiedad de un fotón a otro distante de dos kilómetros, sin que esta propiedad haya existido en ningún momento ni en ningún lugar intermedio.

JPEG - 3.1 KB
El aparato utilizado para
la primera tele-transportación
a distancia

Precisa también que ensayos similares habían sido realizados exitosamente pero con cortas distancias.

Por el momento tales manipulaciones científicas sólo son posibles en el campo de la física de la mecánica quántica. Los expertos que han logrado tales hazañas lo son en esta disciplina, único medio actualmente donde la tele-trasportación es concebible.

Nos explican que en la antigüedad, Aristóteles consideraba que los objetos estaban constituidos de materia y de forma. Los científicos de nuestros tiempos hablan de energía y estructura, pero a pesar de estos conceptos o diferencias, la materia o la energía, hablando propiamente, no puede ser tele-transportada en la actualidad. Transferir un cuerpo material de un lugar a otro sin pasar por lugares intermediarios es imposible.

JPEG - 6.4 KB
El profesor Gisin y su equipo de la
universidad de Ginebra - Suiza

La idea de tele-transportación quántica aparece en 1993 con el descubrimiento del estado quántico de un objeto, es decir su estructura elemental última, la cual sí puede ser tele-transportada. De esta manera una entidad material puede ser desplazada de un lugar a otro sin tener que existir entre los dos. Sólo la estructura es en realidad tele-transportada, la "materia" estando presente en el punto de partida como en el punto de llegada.

Estos resultados pioneros son los primeros pasos que permitirían en un futuro desarrollar la criptografía quántica a larga distancia, gracias a la tecnología de vanguardia empleada actualmente, que a parte de maravillar al mundo, demuestra la sutileza de la estructura y del espacio.