JPEG - 15 KB

Más de 800 títulos accionarios de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) han sido vendidos a sus trabajadores tras una semana de haberse iniciado el Programa de Participación Laboral que se encontraba pendiende desde 1998, cuando fue vendida esta empresa al consorcio argentino-mexicano Amazonia, informó la vocera del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social, Violeta Silva.

La funcionaria explicó que estos 800 títulos accionarios han sido adquiridos por trabajadores activos, jubilados y pensionados que habían sido declarados como «elegibles» al momento de la privatización de esta acería y los cuales hoy en día están procediendo a comprar las acciones tipo "B" de Sidor a un precio de 29 mil bolívares cada una.

«Todo se ha llevado de manera ordenada y sin ningún tipo de contratiempo. Para la segunda semana esperamos que acuda un mayor número de trabajadores a hacer uso del derecho que les otorgó la Ley de Privatizaciones», explicó.

La vocera del Bandes señaló que a partir de la próxima semana de comenzará la venta de acciones a los trabajadores que para el año 1996 se encontraban en nómina de Sidor, ya que los mismos gozan de este derecho. Recordó también que las acciones tipo «B» son las que corresponden a los trabajadores y que en conjunto equivalen a un 20% del total accionario de la empresa.

Actualmente, están en venta 3 millones de acciones al mismo precio que tenían para el año 1998 y la Corporación Venezolana de Guayana está asumiendo con recursos propios la diferencia de precio que las mismas han sufrido desde entonces.

Esta venta fue ordenada por el Ejecutivo nacional tras una huelga general de 16 días que sufrió la Siderúrgica del Orinoco, promovida por el sindicato de trabajadores Sutiss. Entre los planteamientos hechos en la mesa de negociaciones -encabezada por la Corporación Venezolana de Guayana- destacó el reclamo de los trabajadores de poder comprar de una vez por todas el 20% de las acciones que les correspondían al momento de la privatización de esta empresa a finales del gobierno de Rafael Caldera.

En función de resolver esta situación, el presidente Hugo Chávez giró instrucciones al Bandes y la CVG para que las acciones de los trabajadores fueran puestas a la venta. Las mismas se encontraban bajo responsabilidad de estos entes. La CVG aún mantienen un 21% de acciones que corresponen al 10% reservado por el Estado venezolano tras la venta de Sidor y otro 11% que le correspondió a raíz de una renegocación de deuda pública y privada que el consorcio Amazonia realizó en el 2003 ante una serie de dificultades financieras sufridas en esta factoría.