JPEG - 3.2 KB

Bogotá DC, Mayo 20 de 2004
Compañeros
DESDE ABAJO
Ciudad.

Apreciados Compañeros:

Ref: Sondeo sobre precandidatura.

Reciban un fraterno saludo de la Mesa Ejecutiva Nacional del FRENTE SOCIAL Y POLITICO, con los deseos de que el común propósito que nos une - contribuir a que los movimientos sociales lleguen a ser expresión política para confrontar el unanimismo neoliberal en su fase armada-, vea cada día su avance a través de pequeños y grandes logros en el camino de la esperanza hacia un mejor país.

Queremos referirnos al editorial del periódico DESDE ABAJO, No. 89, en el que se invita al Frente Social y Político a definir lo referente a la posible candidatura presidencial del Senador Carlos Gaviria Díaz, nuestro dirigente, en vista de las urgencias del momento actual. Gustosamente lo hacemos, y lo haremos explicando también, con algún detalle, las razones de nuestra definición.

Por principio, creemos que una candidatura presidencial de izquierdas democráticas, aún en las actuales problemáticas circunstancias, debe surgir del conjunto del movimiento popular y construirse desde abajo, en un proyecto político que interprete el interés popular y nos unifique. No debe ser fruto de decisiones unilaterales, aisladas o de cúpula, sino surgir con un máximo de acuerdo entre los sectores, partidos y movimientos interesados, ojalá bastantes, como en efecto fue la experiencia de la Gran Coalición el año pasado frente al Referendo, con la organización de asambleas y foros locales. Nuestros enemigos son demasiado poderosos para no hacerlo así. Para el efecto, se necesita trabajar con equipos preliminares de confianza, sondear la opinión y preparar un programa de campaña y de gobierno.

Como no se ha adelantado ninguno de estos pasos, consideramos prematuro que el Senador Gaviria presente oficialmente su nombre ahora, y menos en la compleja situación creada por el proyecto de reelección presidencial. En ello concurre el mismo Senador. No obstante, creemos también necesario seguir promocionando nuestra presencia en provincias y regiones, y a través de los medios, tal como en efecto empezó a hacerse en el periódico DESDE ABAJO, por lo que les agradecemos su importante iniciativa. Les invitamos a que nos coordinemos mejor con estos objetivos en el inmediato futuro, si ustedes lo tienen a bien.

Con el fin de conocer la opinión popular al respecto, los resultados, sugerencias y propuestas de este sondeo en busca de unidad de acción, pueden enviarse, sea por personas o por organizaciones, a la sede del Frente Social y Político (Carrera 7 No. 33-49, Ofic. 902, Tel. 2454691), o al correo [email protected], o al periódico DESDE ABAJO, sin olvidar incluir la dirección del remitente para contestarle.

El proceso de lanzamiento de esta candidatura deberá, pues, tomar en cuenta los diversos aspectos políticos que afectan nuestro funcionamiento y que condicionarán muchos de nuestros planes en el futuro. Para empezar, convengamos que muy pocas veces antes el país se había visto confrontado a una propuesta tan reaccionaría como la que agencia el actual Presidente de la República. De la misma manera, nunca una propuesta había sido tan coherentemente articulada, y a la par, respaldada por el establecimiento y las elites económicas. A una política centrada en el recorte de las libertades y derechos civiles -que permita campañas de fuego a discreción y tierra arrasada sin distingo entre combatientes y no combatientes-, se le acompaña de una estrategia propagandista que hace que el colombiano de hoy no perciba la realidad, sino la virtualidad de los grandes medios. Estos esconden la progresiva depresión de las condiciones de vida de los colombianos y el ejercicio mínimo de garantías democráticas, mientras el Presidente Uribe se ocupa de asuntos de otras ramas del poder público, o de intervenciones extranjeras en suelo patrio, o una extensión de su permanencia en el cargo, como sacrificio personal.

Y es precisamente ahí donde nuestra acción como Frente quiere hacer su énfasis. Podemos responder a las pretensiones mesiánicas de Uribe Vélez con la propuesta de levantar una candidatura como la del Senador Gaviria, con todo el peso de los argumentos expresados por ustedes en el artículo mencionado. Ante todo consideramos que una forma de darle la razón a nuestro contradictor es igualarnos a él en sus métodos y fines, como proponer como remedio de las crisis alguna candidatura. Por la ausencia de soluciones reales a los problemas de la población, que erosiona aceleradamente la imagen del presidente taumaturgo, creemos importante enfocar también nuestra atención a reconstruir el programa político y movilizar a la población hacia prácticas de resistencia.

Por esta razón, la recolección de firmas para un referendo revocatorio del Acto Legislativo 02 y la defensa del Estado Social de Derecho; o el mismo procedimiento para forzar la realización de un intercambio humanitario entre guerrilleros y militares y civiles retenidos, que siente las bases de un diálogo hacia una salida política negociada al conflicto interno; o la realización de consultas a la población para que sea ésta la que determine si se ingresa a un Tratado de Libre Comercio; o la campaña por una octava papeleta por la defensa de la Acción de Tutela, son iniciativas loables, incluso para un programa de candidatura presidencial. Conviene ahora construir mecanismos políticos de convergencia y acción que lleve a la unificación deseada y alistarnos para las tareas subsiguientes, entre ellas la de las próximas elecciones.

Por estas razones, compañeros, consideramos que la propuesta que ustedes nos lanzan será viable en la medida en que cumpla con el requisito de surgir del conjunto del movimiento social popular, construida desde abajo. Con su ayuda, esperamos vencer los obstáculos que se nos presenten.

Fraternalmente,

Por la MESA EJECUTIVA NACIONAL del FSP.

Gloria Cuartas, Secretaria General


Bogotá, junio de 2004
Compañeros
Mesa Ejecutiva Nacional
Frente Social y Político

Estimados amigos:

Hemos recibido la misiva en que responden a nuestra propuesta sobre la candidatura presidencial de vuestro dirigente, el doctor Carlos Gaviria Díaz. Agradecemos el gesto, el cual nos brinda la oportunidad de abrir un debate sobre la situación social y política que caracteriza a nuestro país y sobre las perspectivas de construcción de una alternativa política para el mismo.

Aunque ustedes brindan argumentos sensatos y honestos, avanzando una naturaleza del gobierno de Uribe y la precisión del régimen actual, los cuales compartimos, no sucede lo mismo con otras consideraciones (cómo construir un liderazgo) las cuales son insuficientes ya que fortalecer una opción política demanda mayor iniciativa.

De esta manera, la polémica queda abierta, en primer lugar, en razón de la atemporalidad con que se asume la campaña política en cuestión. Vuestro argumento (necesidad de consultar a las organizaciones hermanas y a la población en general) tiene vigencia para cualquier tiempo. Lo extraño es que parece partir de cero. Según el tipo y el ritmo de la consulta que ustedes proponen se trataría de una campaña política sin antecedentes mínimos acumulados, y ustedes saben que, ciertamente, no es así. Somos el fruto de una historia, lejana y cercana, que nos ha brindado múltiples enseñanzas y acumulados. Por ejemplo, en lo programático: ¿no hay enunciados para recoger? Se repetirá el proceso de volver a discutir todos los enunciados originales del FSP?

Pero también somos resultado de una realidad tangible, actual, medible, transformable. Hay que precisar:

- la coyuntura inmediata con las medidas de Uribe y,

- la de 2006

Como resultado de tal análisis, emanará una conclusión: no se trata de una campaña política más. Se trata, en efecto, de una campaña con amplia agenda social que permitirá potenciar una acción social nacional, una confrontación con el actual gobierno y con el régimen político impuesto.

La polémica también está abierta en lo que pudiéramos llamar un discurso de izquierda con "agenda incompleta". Qué criticamos con esto? Criticamos la izquierda que se quedó reducida a la estrecha agenda institucional, y en ello la respuesta que porta la carta no es precisa: ¿El FSP se ubica en el simple marco que otorga lo que se conoce como Gobierno-oposición? ¿O rompe esa frontera situándose mucha más allá, retomando la agenda que demanda la población de una alternativa política con vocación de gobierno y de poder?

Por demás, quienes retoman esa "agenda incompleta" parecen desconocer los profundos cambios que vive el país desde hace unos años. Son parte de ese giro: la aprobación del Plan Colombia, la modificación de la constitución del 91, que burla los acuerdos de paz que la hicieron posible, los acuerdos en marcha para el TLC Andino. Cambios y transformaciones que ahondan la crisis nacional, que multiplican la desazón nacional y el miedo ciudadano. No es casual que por doquier se reclame un diseño distinto de las campañas políticas tradicionales, que el pueblo -para movilizarse e intensificar su descontento- demande saber y ver a quien encabece la lucha, y saber que existe un objetivo grande para alcanzar. Sin ese referente colectivo y un ser de carne y hueso real ni se congrega fuerza ni se avanza politicamente.

Entonces, con base en una agenda no institucionalizada, proponemos que el liderazgo por construir desde ya por Carlos Gaviria no sea para una simple campaña política. No se trata de que Carlos Gaviria muestre imagen de senador bueno con impulso de proyectos sino que haga sentir que así como la derecha se la juega toda en la "continuidad", con reelección o con alguien a quien Uribe le endose su capital, entonces la izquierda levante y legitima una oposición total o una confrontación a fondo de ese proyecto. Campaña que hay que emprenderla con la claridad que no estamos en los tiempos de Samper ni Pastrana, sino que ahora Uribe aparece como ícono del poder y de la institucionalidad. Que cada día -como imagen- se puede consolidar más, lo que demanda disputarle el proyecto y la opinión a diario.

En ese ejercicio, de manera paralela, el FSP sumaría, consolidaría su imagen y su propuesta a nivel nacional. Estamos seguros que sólo, sin la imagen de ese liderazgo el FSP no despunta en esta coyuntura, Sin duda requiere de la imagen de honradez y compromiso constitucional del doctor Carlos Gaviria. Si él afirma que pueden surgir nombres mejores que el suyo a nadie puede escapar que esos mejores necesitarán tener en la tribuna su acumulado que transmite legitimidad. Precisamente, una postulación con nuevas características es nuestra propuesta y según su carta es la del Frente. Propusimos recoger 100.000 firmas sobre la necesidad de un liderazgo-candidatura alternativa que recoja lo nacional, la lucha social, la inconformidad de décadas que signifique la paz fácil, el sueño de un nuevo país y allí está, como ningún otro, el rostro de Carlos Gaviria.

Sabemos que el debate apenas empieza y esperamos que de verdad le demos continuidad en todos los espacios posibles.

Reciban nuestra gratitud y sepan que el proyecto de comunicación que representamos está abierto para ser construido entre todos.

Un abrazo,

Equipo desde abajo