JPEG - 8.7 KB

Chacón destacó la necesidad de incrementar la cosecha de frutas en el país para aumentar el consumo per cápita que se ubica en 1,6 kilogramos. Para este proyecto Fondafa aportó 77 millardos de bolívares. Chacón se refirió al plan que estudia el Gobierno para la conformación de cooperativas de fruticultores para estimular la producción y colocación en la agroindustria nacional que ahora se surte, principalmente, de Colombia y Brasil.

El director regional del INIA, Néstor Noguera, señaló que el proyecto industrial fue expuesto hace algunos años y que aspiran a que se concrete en los próximos meses. Anunció que a partir de un plan especial del INIA se abrirán nuevas estaciones de investigación para aportar capacitación, investigación y transferencia tecnológica, en alianza con otras instituciones regionales.

Por su parte, el investigador colombiano de Corpoica, Mario Lobo Arias, en su conferencia magistral dijo que según normas internacionales el consumo anual de frutas frescas debería ubicarse en más de 100 kilogramos. Señaló que en Latinoamérica el déficit es de 45 kilogramos, a pesar de que Venezuela, al igual que Colombia, posee un alto potencial en producción de frutales.

"En el mundo existe una demanda creciente de consumo. En los Estados Unidos hablan de consumir hasta cinco porciones por día y eso ha llevado a demandar frutas del trópico y debemos aprovechar esta oportunidad creando desarrollos económicos, microempresas". Noguera, presidente del INIA, explicó que en el país hay solo 1 mil 100 plantas frutales y sugirió como vía expedita hacia el aumento del consumo, subir la producción, ofrecer precios competitivos y vincular el sector primario con la agroindustria para bajar las importaciones.

Para incentivar el cultivo afirmó que el Fondo de Desarrollo Agropecuario, Pesquero, Forestal y Afines (Fondafa) destina buena parte de sus recursos en créditos, y el INIA prestará asistencia técnica a préstamos de 77 millardos de bolívares. "En el país hay una cultura minera y petrolera y se dejó a un lado la producción agrícola. Lo que más consume el venezolano es el cambur, prefieren más la manzana, la pera y la uva importada que una fruta tropical", añadió Noguera.

En Anzoátegui ya se desarrolla un proyecto sobre el merey, en 2 mil 700 hectáreas, que podría extenderse al Zulia. En el proyecto se aplica mejoramiento agronómico y se aspira a pasar de 300 kilos de nueces por hectárea a cuatro mil kilos por hectárea, utilizando clones mejorados.