JPEG - 17.7 KB

Aun a mitad de esta semana los precios del barril de petróleo se dispararon hasta alcanzar los 50,47 dólares por barril, que tal fue el caso del West Texas Intermediate en el mercado de futuros de Nueva York, el ministro de Energía y Minas, Rafael Ramírez, insiste en que en este fenómeno están ausentes "fundamentos de mercado".

No hay elementos de carácter económico que justifiquen ese precio y más cuando la oferta es mayor que la demanda. Pues hemos determinado que actualmente hay una sobreproducción de aproximadamente dos millones de barriles diarios, sostiene.

El ministro señala que en medio de estas circunstancias la Organización de Países Exportadores de Petróleo han incrementado su producción en varias oportunidades durante el año en curso, pero que al contrario de lo esperado "no se ha producido ningún alivio".

De acuerdo con Ramírez en el mercado energético internacional se han conjugado varios factores. El primero -indica- tiene que ver con una prima de riesgo que se calcula oscila entre cinco dólares y ocho dólares por barril.

Esos montos -expresa- tienen que ver directamente no solamente con hechos puntuales como los atentados que sufren los oleoductos en Irak sino también con los problemas estructurales que padece la industria petrolera de ese país que se traducen en una producción inestable con muchos picos y caídas. Y eso va a tardar años en resolverse. Por eso es que allí está muy lejos de colocar lo que exportaba antes de la invasión estadounidense.

Ramírez comenta que a la realidad presente hay que añadir el hecho de que los países del Golfo Pérsico se han visto afectados negativamente por las secuelas de la ocupación militar de Estados Unidos a Irak. "Antes Arabia Saudita era considerada como el abastecedor de crudo más seguro de la zona, pero ahora su industria petrolera ha sido objeto de atentados".

Pero a pesar de todo esto, Arabia Saudí anunció recientemente que aumentará su capacidad productora de 9,5 millones de barriles diarios a 11 millones de barriles diarios para "estabilizar" los precios.

Pero comenta el ministro hay otros elementos como, por ejemplo, las fallas estructurales en el sistema de refinación de Estados Unidos que hoy trabaja a caso 95% de capacidad, pero que aun así no ha podido resolver los problemas que ocasiona la presencia de un "déficit muy preocupante de 2,5 millones de barriles diarios de gasolina, hecho que también presiona los precios del barril petrolero".Y el mercado estadounidense totaliza casi el 45% del consumo mundial de gasolina.

Ramírez explica además que los actores dedicados a la especulación con diversos rubros, han migrado hacia el petróleo y manifestó que estos manejan más de 100 millones de barriles en contratos a futuro, factor que profundiza la inestabilidad.

Y si a todo esto se le suma que el Mar del Norte está declinando, que hay graves dificultades para que las petroleras puedan trabajar en Nigeria y que siguen los problemas entre la petrolera rusa Yukos y el fisco de ese país, crece el nerviosismo en el mercado.

"Por eso creo que el precio del barril se mantendrá alto a finales de año y durante buena parte del 2005. Eso explica que "durante la última reunión de la OPEP se decidió que el 10 de diciembre será discutida la propuesta de elevar la banda por encima de los 28 dólares, lo que significaría una señal de largo plazo para el mercado", asevera.

La OPEP aumentó el pasado 15 de septiembre su techo de producción en un millón de barriles diarios, hasta ubicarse en 27 millones de barriles por día. Pero algunos analistas afirman que esa alza simbólica no tuvo ningún efecto en el mercado, como lo demuestran las últimas cotizaciones.

Los expertos del sector opinan en general que la cantidad de petróleo en circulación es suficiente para abastecer al mercado en lo inmediato, ya que la OPEP representa un 35% de la oferta mundial.

La Agencia Internacional de la Energía ha informado que a comienzos de este mes de que prevé un incremento de 2,5 millones de barriles diarios en la demanda mundial para este año, que alcanzaría los 82,16 millones, y los 83,8 millones de barriles diarios en 2005.

Según algunos analistas ya debería considerarse la marca de los 60 dólares por barril en caso de que se produjeran fuertes y duraderas interrupciones de suministro a causa de las crisis de Nigeria, Irak, Rusia o Arabia Saudí, o las catástrofes naturales del Golfo de México. En los últimos 12 meses, los precios del petróleo se incrementaron en 77%.

Más demanda

La demanda mundial de petróleo está creciendo a su ritmo más rápido en 24 años. La expansión económica de China ha alimentado ganancias importantes en el consumo de combustible. Las importaciones chinas de crudo crecieron 40% y no muestran signos de frenarse, a pesar de los esfuerzos del gobierno para calmar el crecimiento económico.

De acuerdo con pronósticos, la demanda china continuará creciendo el próximo año, a medida que aumenta el parque automotor y la generación de energía necesita incrementarse. La perspectiva del crecimiento sostenido ha envalentonado a los fondos especulativos, que apuestan a que los altos precios del petróleo han llegado para quedarse. El consumo en India también crece a ritmo acelerado.

Y el crecimiento sólido de la economía estadounidense, que consume un cuarto de la producción total de crudo, está generando competencia entre Asia y Estados Unidos por asegurarse el abastecimiento.

Publicado en Quantum N.34