Movilizaciones populares se oponen a la corriente separatista de las poderosas elites oligárquicas del departamento de Santa Cruz en Bolivia.

JPEG - 17.4 KB
Camatindi, un proyecto rehabilitado en Bolivia.

El departamento de Santa Cruz es uno de los departamentos más ricos de Bolivia, contiene los principales yacimientos de gas y petróleo y las más ricas tierras que están en manos de grandes latifundistas. En esta región operan empresas transnacionales como TRNSREDES, controlada por el consorcio ENRON - SHELL, REPSOL y otras.

Según la propuesta de la oligarquía cruceña organizada en el Comité Cívico ’Serán de dominio originario del Departamento, la región o la nación que le corresponda, todos los recursos naturales que contenga el suelo y el subsuelo. Toda la concesión de los mismos a empresas nacionales o extranjeras, deberá ser aprobado, previamente, por las instancias legislativas y ejecutivas a nivel Departamental o regional’.

Es evidente que este regionalismo y localismo reaccionario está exacerbado por los intereses del capital financiero internacional y las transnacionales del petróleo, que pretende sustituir el supuesto centralismo establecido desde la capital boliviana, por la sumisión al centralismo de las grandes transnacionales, los separatistas pretenden negociar con éstas la entrega de los inmensos recursos naturales que posee esta región, de los cuales recibirán miserables privilegios pero que les asegura su posición dominante frente a los pueblos pobres y explotados.

Esta política tiende a destruir el estado nacional boliviano y a privarle a todo el país de sus recursos. La oligarquía cruceña pretende negociar con las transnacionales su condición servil, sin tener que pasar por el control del aparato estatal nacional. Varios dirigentes populares que encabezan la movilización y los bloqueos contra la autonomía han señalado que no puede ser una elite oligárquica defensora de los intereses transnacionales, la que decida por el pueblo porque no expresa su voluntad ni sus intereses.

Las acciones de rechazo se han extendido por todo el país. La intensa oposición hizo retroceder un similar intento del Comité Cívico del Departamento de Tarija donde también dominan los intereses de las transnacionales petroleras.