Red Voltaire
Bloque continental

La alianza India-Irán

Ante las amenazas de agresión estadounidenses e israelíes, Teherán crea un conjunto coherente de alianzas diplomáticas, económicas y militares. Luego de haber suscrito amplios acuerdos comerciales con China y recibir misiles de crucero de la Federación Rusa, acaba de firmar un tratado con la India. Hábilmente, Irán ha establecido un sistema de cooperación simultánea con la India y Pakistán, colocando a esos dos Estados en una situación de dependencia recíproca que los protege mutuamente de la guerra.

| Paris (Francia)
+
JPEG - 23.9 KB
El presidente indio Abdul Kalam (a la izquierda), con el presidente iraní Mohammed Khatami (al centro), durante su visita a Nueva Delhi en 2003

Irán es actualmente el punto de mira del belicismo estadounidense, que abarca toda la «Media Luna chiíta», es decir el Hezbollah libanés, Siria, grupos de la resistencia iraquí e Irán. Para provocar un casus belli, el presidente Bush acusa a Teherán de fabricar un arma nuclear con el objetivo de aniquilar a Israel, tal y como lo repitió durante la conferencia de prensa del 17 de febrero de 2005.

Al ser desmentidas estas acusaciones por los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica de las Naciones Unidas, Washington trata de eliminar a su director, Mohamed ElBaradei, y sustituirlo por un experto más fácil de influir.

Último acontecimiento de una serie de maniobras mediático-psicológicas: la «misteriosa» explosión reportada el 16 de febrero de 2004 en la provincia de Busher, a unos cien kilómetros de las obras de construcción de una central nuclear por parte de los técnicos rusos. Las confusas explicaciones de las autoridades iraníes, así como el eco mediático que provocó este incidente, sugieren que se trataba de una advertencia dirigida a Teherán.

En efecto, los Estados Unidos e Israel no pueden ni llevar a cabo una gran ofensiva militar, debido a la crítica situación militar en Irak y al despliegue excesivo de las tropas, ni realizar una operación relámpago contra las instalaciones nucleares iraníes, como aquella emprendida por Israel contra la central iraquí de Osirak en junio de 1981, ya que la presencia de ingenieros rusos in situ y los probables daños colaterales los disuaden de ello.

Contrariamente a los ingenieros franceses en Irak, que habían evacuado la zona para permitirle a Tsahal destruir la central e incluso colocado para este fin una camioneta en el emplazamiento de las instalaciones subterráneas, los rusos no parecen estar dispuestos a traicionar sus acuerdos con Teherán en interés de Israel.

La explosión, luego del paso señalado de un aparato no lejos de las instalaciones nucleares, no provocó víctimas ni agitación diplomática consecuente pero constituye una advertencia clara sobre las intenciones de las potencias hostiles a Teherán.

Además de este margen de maniobra limitado en términos militares, los Estados Unidos e Israel se enfrentan a otros obstáculos, esta vez en sus intentos por aislar a Irán a escala regional y «ablandar» este objetivo, de la misma forma que el régimen de sanciones de la ONU había debilitado a Irak y posibilitado la invasión terrestre.

Irán acaba de encontrar en la India un socio estratégico de primera categoría en la región, y por añadidura esa asociación implica la cooperación de Pakistán, enemigo jurado de la India, lo que colocaría a ambos países en una situación de cooperación / disuasión económica que haría cada vez menos probable un enfrentamiento.

Estos acuerdos, que abordan fundamentalmente el suministro a la India de gas natural por parte de Irán, poseedor de cerca de la mitad de las reservas mundiales, representan sin duda alguna un peso para Washington. Paralelamente, con una actitud bien pensada de Europa y del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), una cooperación ampliada en esta dirección sería incluso capaz de frenar de manera considerable la agenda imperial estadounidense.

Afinidades culturales y convergencia de intereses

Irán y la India son los dos principales países musulmanes chiítas del mundo. Históricamente, sus afinidades culturales se remontan aún más allá de las huellas del culto de Mitra, en la era precristiana. De hecho, los habitantes del Irak moderno, del sur de Irán y los del oeste y el noroeste de la India provenían de la misma región, lo que llevó un día al pandit Nehru a declarar: «Pocos pueblos han estado tan estrechamente unidos por sus orígenes y a través de la historia como los de la India e Irán.»

Encontramos también en las colinas de Beluchistán un pueblo, los barhuis, que aunque poseen una cultura iraní hablan un idioma dravidiano cercano a los que se hablan en el sur de la India. El propio nombre Irán es de origen sánscrito, airya (noble), como la palabra aryen, y de manera inversa, el vocablo India evolucionó al pasar por el persa antiguo.

En el plano energético, la India, debido a su galopante expansión demográfica y a su rápido desarrollo económico, en segundo lugar después de China, se enfrenta a un problema de envergadura en lo que se refiere a los suministros.

A pesar de sus importantes reservas de carbón, su consumo de petróleo se duplicó entre 1987 y 1999 mientras que la producción nacional se mantenía más o menos estable, lo que hizo al país más dependiente respecto de los suministros del exterior. Con un ministro del petróleo visionario y emprendedor, Mani Shankar Aiyar, la India ya ha contactado a Rusia, con la que ha firmado importantes acuerdos, y a China, aunque en menor medida.

Pero es Irán, que busca socios en dirección del Este luego de haber sido incluido en el «Eje del Mal» por el gobierno de Bush. El 26 de enero de 2003 fue salvada una primera etapa crucial cuando el presidente Mohammed Khatami participó, como invitado de honor, en el desfile por la fiesta nacional india, gesto reservado a los socios más cercanos de Nueva Delhi. Ambos países firmaron en esa ocasión la Declaración de Nueva Delhi la que los compromete a extender su asociación económica, en la esfera de la energía, pero también en materia estratégica y militar.

Desde entonces, esta asociación no ha dejado de fortalecerse mientras que, de forma paralela, las relaciones de la India con Israel y los Estados Unidos mejoraban considerablemente, lo que tiende a conferir un papel de intermediario a la India en el marco de la crisis del sector nuclear iraní.

En el plano militar, las relaciones entre la India e Irán siguen siendo limitadas pero con tendencia al crecimiento. Ambos países realizaron ejercicios navales conjuntos en marzo de 2003, motivados con probabilidad por el despliegue anglosajón en el Golfo Pérsico. Irán pidió además a la India, que cuenta con aviones rusos de caza MIG et Sukhoi, (lo más avanzado en tecnología aérea militar actualmente), y que desarrolla una pericia técnica excepcional en la materia, que garantice una parte del mantenimiento de su propia aviación [1].

Un primer acuerdo con vistas al suministro anual de 7,5 millones de toneladas de gas natural licuado por un período de 25 años, por un costo aproximado de 50 mil millones de euros, fue firmado entre Irán y la India en enero pasado [2].

Un proyecto en el que (casi) todo el mundo saldrá ganando

El megaproyecto del gasoducto que partirá del yacimiento de South Pars, en Irán, y se extenderá a la India a través de Pakistán, fue inmediatamente mencionado como posible base de este acuerdo. Con un valor estimado de cerca de tres mil millones de euros, el gasoducto debería permitir responder a una parte de la demanda india en los próximos decenios, siempre que se venza un obstáculo de envergadura, el hecho de permanecer en la fase de proyecto desde hace varios años, sobre todo porque Nueva Delhi temía que Pakistán interrumpiera el suministro en caso de conflicto entre ambos países y drenara de esta forma la economía india.

Se había pensado en una solución, que consistía en sumergir un gasoducto a lo largo de las costas pakistaníes pero el costo era prohibitivo.

Claro está, Pakistán aseguró que no se opondría al proyecto, pero sólo una independencia económica mutua garantizada por una contraparte en Pakistán, con un mismo nivel estratégico, podía alejar definitivamente este riesgo y permitir a la India obtener gas natural a precio módico.

Este es el papel que puede desempeñar el proyecto de la represa de Baglihar en Cachemira, acompañado de varios proyectos hidráulicos menores en la región de Chenab. Los trabajos, que concluirán próximamente, permitirán a la India desecar una región agrícola vital para Pakistán en caso de que este interrumpa el suministro de gas a la India o, por el contrario, destruir las defensas pakistaníes de la provincia de Silakote al vaciar las reservas de la represa [3].

En una situación semejante de equilibrio de las amenazas, no sólo los riesgos de conflicto entre la India y Pakistán disminuirán, al igual que la escalada militar y los riesgos de proliferación, sino que la región de Cachemira sacará también provecho de las consecuencias económicas de un proyecto iniciado en Nueva Delhi, lo que atenuará las veleidades de independencia de esta provincia de mayoría musulmana que constituyen el nudo de las tensiones entre la India y Pakistán.

Los gobiernos de la India e Irán salvaron hoy, 17 de febrero de 2005, una nueva etapa en esta dirección por medio de la firma del acuerdo sobre el gasoducto [4]. La Compañía Nacional Iraní de Exportación de Gas aceptó el trazado del gasoducto y para que los trabajos de construcción sean iniciados Nueva Delhi deberá simplemente aportar un estudio de factibilidad y suscribir un acuerdo arancelario en el marco de la visita de su ministro del petróleo, el Sr. Aiyar, a Teherán el próximo mes de junio.

JPEG - 13.1 KB
El general Pervez Musharraf, presidente de Pakistán

¿Cuál será la respuesta de Washington ante esta iniciativa que contrarresta sus esfuerzos para aislar a Irán de la región? Los neoconservadores se hallan entre dos fuegos. Desde el 11 de septiembre de 2001, miman al régimen del general Musharraf en Pakistán para que este le acompañe en la «guerra contra el terrorismo» a golpe de miles de millones de dólares de ayuda económica y entregas de F-16 con capacidad nuclear, lo que ha obligado a la India a revisar toda su política de defensa.

El general Musharraf ha sido hasta el momento un alumno ejemplar. Ha protegido a Bin Laden, a Hamid Kharzai, así como el tráfico de heroína afgana. ¿Será capaz Bush de instigarlo a echarse atrás en el acuerdo de principio con relación al gasoducto y renunciar de esta forma a importantes regalías por concepto de tránsito así como a un instrumento potencial de presión sobre la India?

Luego de las recientes revelaciones de Seymour Hersh, que no han sido desmentidas por Washington, sabemos que en lo que respecta al sector nuclear iraní, el cual se desarrolla, que Washington tuvo que aceptar un compromiso doloroso al renunciar a que el científico A. Q. Khan, «padre» de la bomba atómica pakistaní, fuera interrogado por los estadounidenses, para que a cambio de ello Pakistán lo respaldara en las operaciones de espionaje y desestabilización emprendidas contra Irán a partir de Afganistán.

JPEG - 6.3 KB
Seymour Hersh periodista y autor estadounidense, Premio Pulitzer.

De hecho, A. Q. Khan había admitido haber transmitido documentos esenciales para el programa nuclear iraní pero la CIA no está en condiciones de llevar a cabo operaciones a partir de Irak, controlado en gran parte por la resistencia, lo que no dejaba espacio para otra alternativa.

La India, que busca ante todo aplacar las tensiones con Pakistán para poder satisfacer sus necesidades de gas a bajo precio, se muestra mucho más inquieta luego de las declaraciones de Condoleezza Rice a los senadores en enero pasado. La Secretaria de Estado les explicó que los Estados Unidos habían tomado el control del arsenal nuclear pakistaní para evitar que los fundamentalistas se apoderaran de él en caso de que lograran derrocar a Musharraf, quien ha logrado escapar a varios intentos de asesinato en los últimos meses [5].

Nueva Delhi teme por consiguiente que Washington apueste más por Pakistán para alcanzar sus objetivos en la región, que incluyen la requisa del gas iraní para sus propias necesidades urgentes, y arruine la alianza natural entre la India e Irán.

[1] Cf. Informe del CSIS Iran and India extend their friendship, 1º de enero de 2005.

[2] «India finds a $40bn friend in Iran», por M K Bhadrakumar, India Monitor, 14 de enero de 2005.

[3] «Indus water Treaty and gas pipeline from Iran to India», por Hari Sud, South Asia Analysis Group, 7 de febrero de 2005.

[4] «Iran to deliver pipeline gas at indian border», Xinhuanet, 17 de febrero de 2005.

[5] «India’s US-Pakistan suspicions deepen», por Sultan Shahin, Asia Times Online, 27 de enero de 2005.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.