JPEG - 54 KB

La profunda y sostenida crisis que afecta al Ecuador es de carácter estructural y se expresa en lo político, económico, ético y en su institucionalidad.

Las clases dominantes nucleadas en el gobierno y en la llamada oposición institucional, disputan el control de espacios de poder, aunque mantienen pleno acuerdo en aspectos como la firma del TLC, la ocupación extranjera de la Base de Manta, la consolidación del modelo neoliberal y la consecuente articulación a la geopolítica norteamericana, aspectos que se hallan plenamente en ejecución por el gobierno del coronel Lucio Gutiérrez, que goza del beneplácito de la embajada estadounidense, razón por la cual la oposición no plantea la sustitución del régimen. La crisis evidencia los límites del modelo democrático vigente que reducido al ejercicio periódico del voto se asienta en la corrupción, en la falta de espacios de participación social, en políticas clientelares y populistas y en la violencia e intolerancia a toda expresión crítica.

Consideramos urgente la construcción de una Fuerza nacional autónoma, pluralista, democrática y progresista, que se convierta en opción nacional frente a las disputas interoligárquicas, que pretenden utilizar a los sectores populares para ponerlos a la cola de sus intereses.

Esta Fuerza debe tener una dirección colectiva, un funcionamiento democrático y una agenda común. Su perspectiva no será sólo frente a la coyuntura, sino que apuntará a enfrentar los problemas, en la visión de un cambio estructural trascendente que garantice a nuestro pueblo una vida digna y el cumplimiento integral de sus derechos.

La agenda concertada en el Encuentro entre otras cosas incluye:

1. Demandar la suspensión inmediata de las negociaciones del TLC, por considerarlas atentatorias a los intereses del país y exigir al gobierno nacional la convocatoria de una consulta popular para que el pueblo se pronuncie sobre el tema.

2. Exigir al gobierno nacional una política soberana, de no involucramiento en el Plan Colombia y demandar el cumplimiento de las normas internacionales. Terminar con la concesión de la Base de Manta y un rotunda negativa a la pretensión de que el país suscriba un convenio de inmunidad para los soldados y funcionarios norteamericanos.

3. Impugnar las reformas legales tendientes a la entrega de los recursos naturales a las transnacionales.

4. Rechazar la pretendida privatización del IESS.

5. Trabajar en la formulación de una propuesta de nueva economía, que supere el concepto de la competencia y desarrolle la solidaridad y el principio de complementariedad en el comercio exterior. Aplicación de políticas dirigidas a reactivar la economía superando el modelo neoliberal responsable de la pobreza y exclusión de la gran mayoría de ecuatorianos.

6. Diseñar y priorizar políticas dirigidas a garantizar a los ecuatorianos una vida digna y el respeto de sus derechos básicos.

7. Apoyar y participar activamente en los diversos procesos de integración latinoamericana en los campos político, económico y cultural.

8. Respeto a la Constitución y consolidación de un Estado Social de Derecho. Reforma profunda del sistema jurisdiccional para garantizar la aplicación de la justicia en el Ecuador, superando la manipulación y control de los partidos políticos, del gobierno y los grupos de poder.

9. Condenar la violencia y los atentados contra la vida que han afectado a varias personas, en los últimos tiempos. Exigir una investigación exhaustiva y sanción a los responsables.

10. Saludar la consolidación de los procesos democráticos en algunos países de Latinoamérica, así como expresar la solidaridad con la lucha del pueblo boliviano que defiende la soberanía de su país

JPEG - 175.8 KB
La fuerza y la ternura de Guayasamín acompañan a su pueblo que busca la liberación... (Homenaje en el aniversario de su partida.)

Reconocemos este Encuentro como el signo importante de la voluntad de las fuerzas progresistas, democráticas y sociales del Ecuador para trazar colectivamente un camino propio para enfrentar la crisis. Nos comprometemos a impulsar Asambleas Provinciales de los sectores sociales, progresistas y democráticos, a fin de converger en una gran Asamblea Nacional. Consideramos que la constitución del Frente es un proceso que demanda una movilización permanente de sus actores y actoras.

Estamos decididos a convertir el 1° de mayo próximo en el Día de Movilización Nacional contra las políticas autoritarias, antipopulares y antipatrióticas del régimen y para consolidar el proceso unitario de nuestro pueblo en la construcción de su propio destino.

Por el Encuentro,

Mons. Luis Alberto Luna Tobar

Correo electrónico, Dr. Holger Dutan: [email protected]