JPEG - 16.4 KB

Diecisiete de 24 millones de venezolanos acceden a la llamada “atención primaria”, indicó en Santiago el ministro de Salud y Desarrollo Social, Fancisco Armada Pérez, quien asiste a una reunión sectorial sudamericana de la Comunidad Andina y el Mercosur. Más de la mitad de la población nunca en su vida había consultado a un médico .

La atención primaria de salud se materializa en el programa gubernamental llamado “Misión Barrio Adentro”, con participación de la comunidad y mediante un programa de cooperación con Cuba que se traduce en la presencia de unos 19 mil médicos y sanitarios cubanos a cargos de 12.000 centros de salud a través del país. Venezuela gasta el 6% del PIB en cobertura de salud pública que incluye por primera vez a las abandonadas comunidades indígenas, dijo el funcionario.

Las misiones como “Barrio Adentro” fueron creadas por el gobierno de Hugo Chávez para enfrentar la ineficacia de las estructuras del Estado y atacar de inmediato los grandes problemas que afectan a la población excluida de Venezuela, que asciende al 80% de los habitantes. En educación, por ejemplo, se instalaron otras “misiones” que erradicaron el analfabetismo -que afectaba a un millón de personas-, se crearon mecanismos para regularizar escolaridades interrumpidas y se crearon nuevas universidades para atender a los estudiantes que tenían vedado el acceso a la educación superior.

Las misiones fueron creadas por encima de estructuras del Estado consideradas vetustas, ineficaces y corruptas, en una audaz innovación de la Revolución Bolivariana, afirmó el ministro, quien dialogó con la prensa acompañado del embajador Víctor Delgado. La Constitución venezolana garantiza la salud pública a toda la población, cuyo financiamiento proviene de las exportaciones petroleras.

La Organización Mundial de la Salud elogió la cobertura de salud primaria como un importante logro que otros países deberían imitar. La nueva meta del gobierno es otorgar salud “de segundo y tercer nivel”, en una etapa superior de “Barrio Adentro” que implica la construcción este año de 600 centros de diagnostico de cierta complejidad tecnológica, anunció el ministro.

Para la sustentabilidad de los programas médicos, comenzó hace dos meses un programa universitario con 2.500 alumnos que apunta a la formación de 10.000 nuevos médicos en la próxima década, a la vez que se adoptan medidas de protección de la propiedad intelectual de la medicina tradicional indígena y se puso en marcha un programa de elaboración de vacunas retrovirales y medicamentos, con asistencia de Cuba.

En 2004 se registraron 76 millones de consultas de salud, contra 69 millones atendidas en seis años, desde 1993 a 1998, dijo el ministro. El gasto en salud hoy es cinco veces mayor y asciende a unos 200 millones de dólares.