JPEG - 15.9 KB
Luis Posada Carriles

Venezuela ratificó hoy que insiste en la extradición del terrorista de origen cubano Luis Posada Carriles, quien se encuentra en territorio de Estados Unidos.

El vicepresidente del país, José Vicente Rangel, recordó que la justicia de su país lo busca por su participación desde suelo venezolano en el sabotaje de una aeronave de Cubana de Aviación en las costas de Barbados en 1976.

El terrorista de origen cubano, quien ha reconocido su participación en el crimen que costó la vida a 73 personas, se escapó en 1985 de una prisión venezolana y fue apresado en el 2000 en Panamá cuando planeaba un atentado al presidente cubano, Fidel Castro.

El año pasado fue amnistiado por la entonces presidenta de Panamá, Mireya Moscoso, apenas unos días antes de entregar su mandato.

Posada Carriles cumplía una condena de ocho años de cárcel por sus acciones en Panamá, sanción que muchos en ese país consideraron benévola, pues de haber cumplido sus planes podrían haber muerto cientos de personas.

El terrorista y sus cómplices proyectaban hace explotar el Paraninfo de la Universidad de Panamá durante un acto multitudinario de solidaridad con Cuba con la presencia de Fidel Castro, en ocasión de la Cumbre Iberoamericana.

Interrogado al respecto por reporteros el vicepresidente venezolano aseguró que su país profundizará la solicitud de extradición y consideró que si el presidente George W. Bush es consecuente con su discurso antiterrorista debe entregar a Posada Carriles.

Recientemente un abogado informó que el terrorista se encuentra en territorio estadounidense y alegadamente pretende asilo político.

Ayer el presidente Fidel Castro expresó que es una hipocresía de la peor especie la presencia del extremista en suelo norteamericano, mientras Washington lanza una pretendida cruzada contra el terrorismo internacional.

Asimismo demandó a los gobiernos europeos pronunciarse acerca de esa situación. “Los emplazamos a que digan algo, a que expresen su opinión”, expresó el mandatario.

Dar asilo a Posada Carriles, indicó, constituiría un ultraje a los que murieron en el atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001.

Usted tiene una responsabilidad ante el mundo y el pueblo de Estados Unidos, dijo Fidel Castro al presidente norteamericano George W. Bush, al recordarle que en agosto de 2003 dijo que quien protegiera un terrorista era tan culpable como ellos.