JPEG - 18.3 KB
El abogado Cristobal Bonifaz, (derecha), Leonidas Iza, (centro) presidente de la Confederación Nacional Indígena (CONAIE), y Laura Mendua (izquierda) representante del pueblo Cofan durante un encuentro público con la petrolera ChevronTexaco en Quito el 6 mayo. Foto di Dolores Ochoa - AP

La Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA) fue creada en 1981, por las organizaciones indígenas amazónicas que habían obtenido mayor experiencia o desarrollo organizativo. En la actualidad agrupa a 9 organizaciones que representan a los pueblos indígenas amazónicos, que son APA (Guyana), AIDESEP (Perú), CONIVE (Venezuela) CONFENIAE (Ecuador), CIDOB (Bolivia), COIAB (Brasil), FOAG (Guyana Francesa), OIS (Surinam) y OPIAC (Colombia).

Sebastio Manchineri y la Corrupción en la COICA

Sebastio Manchineri Coordinador General de la COICA la ha conducido entre un discurso indigenista y el debilitamiento del movimiento. Del conjunto de resoluciones de la COICA menos de 5% tuvieron ejecución efectiva, un 10% más o menos y un 80% solo quedaron en declaraciones. No destinó ningún recurso financiero para implementar las resoluciones de apoyo, como en el caso de la lucha del pueblo de Sarayacu en Ecuador.

JPEG - 12.9 KB
Sebastio Manchineri.

Tampoco a la OPIAC en Colombia frente a las amenazas contra la vida y el extermino de los pueblos indígenas en ese país. No hubo nunca apoyo al muy necesario y solicitado fortalecimiento de las organizaciones nacionales. Las resoluciones solo se quedan en el papel, a pesar de que se gastan decenas de miles de dólares en consultarías todos los años, lo que debería ser investigado por el siguiente Consejo Directivo.

Para el año 2005 Sebastio Manchineri elaboró el “presupuesto” de la COICA, pero que en realidad era una relación de requerimientos con ninguno o muy pobres sustentos técnicos. Un trabajo realizado por personal del equipo técnico para marzo del 2005, incluido el administrador de la COICA, presenta un presupuesto de apertura de casi 2 millones 200 mil dólares, con un déficit de apertura del 70% ($ 1.555.531,80).

El único financiamiento (del 30%) provenía de solo dos fuentes GTZ e INWENT ambas agencias alemanas. Esto era crítico porque luego de tres meses de iniciado el ejercicio presupuestal (marzo 2005) no había ningún proyecto en negociación para cubrir este déficit.

¿Por qué se hizo un presupuesto de esa manera?

Porque se lograba ocultar el manejo efectivo de los 409 mil dólares de la GTZ y de los 159 mil dólares de INWENT, en medio de cifras astronómicas no financiadas.

Así, si una organización nacional requería recursos, se le decía que no era posible por que no se había obtenido fondos (obviamente por culpa de las malvadas Agencias de Cooperación), pero se ocultaba que por ejemplo que solo el consultor Juan Reategui de la GTZ (asesor de Manchineri), le había costaba a la organización como 50 mil dólares durante 18 meses, que los gastos de servicios telefónicos llegaban a 40 mil dólares al año, que pretendía gastar 35 mil dólares en un vehículo (incluido chofer, seguro, mantenimiento), para viajes internacionales se pretendían destinar 94 mil dólares, incluidos 50 mil dólares solo para viáticos, mientras que para la compra de equipos de comunicación para las 9 organizaciones solo se había destinado 5 mil dólares en total (555 dólares por cada organización).

La distancia entre el discurso indigenista y su manejo efectivo de las finanzas de la COICA es abismal y como veremos luego incluye el abuso de bienes y recursos en beneficio propio y de sus familiares. La relación de Manchineri con la Cooperación Internacional estuvo marcada por un discurso que pregona la autonomía, la transparencia, etc. En especial contra la GTZ (Cooperación Alemana), IBIS (Cooperación danesa) y OXFAM América. Pero Manchineri no fortalece ni los sistemas administrativos, ni la transparencia de la organización. No distribuye los recursos a las organizaciones nacionales, y aparecen una serie de irregularidades en una auditoria realizada por IBIS y otra por la propia Área de Comunicaciones de la COICA.

Es demostrativo el caso del Fondo FIDEICOMISO de la COICA que es administrado por OXFAM América y que llega a cerca de 1 millón de dólares. Manchineri reclama que ese fondo debe ser transferido para ser administrado por la COICA, pero a quien coloca para elaborar el reglamento del funcionamiento futuro del Fondo es a su propia esposa Rona Iza.

Luego esta el caso de sus relaciones con ALDHU. El señor Manchineri ingresa a Ecuador para asumir sus funciones de Coordinador General de la COICA, pero luego se legaliza por un contrato de trabajo con la ALDHU. En el 2001 a poco de asumir el cargo, avala a esa institución, en una solicitud de recursos por más de 1 millón de dólares a la Unión Europea. ALDHU recibió el financiamiento, y la COICA solo recibió en 3 o 4 ocasiones algunas decenas de revistas y casettes de audio, lo que evidentemente se presenta como un conflicto de intereses.

Sebastio Machineri afirma que la “COICA” no se debe, ni se va a adaptar a las formalidades de las Agencias de Cooperación Internacional que “le chupan la sangre a los Pueblos Indígenas”. Que lo que requieren son acuerdos globales de transferencia de recursos y no proyectos aislados o parciales. A partir de eso prácticamente no se presente ningún proyecto de ayuda, que pueda garantizar la sostenibilidad de la COICA para los años 2005 y adelante.

Se compromete al conjunto de la organización en una orientación aislacionista cuyo contenido y consecuencias no son consultados a los presidentes nacionales. Y todo esto pone en peligro la propia operatividad de la sede central de Quito Por otro lado se van generando distancias y roces con las otras organizaciones indígenas y sociales de la región y en especial del Ecuador. Por un lado su notoria cercanía con el régimen de Coronel Gutiérrez, y por otro lado Sebastio Manchineri, su esposa Iza y su asesor Juan Reategui argumentan que temas como el TLC, el Plan Colombia, la Deuda externa, no son propios de la Agenda Indígena, que ya hay otros actores sociales allí, y que la COICA no debe perder la personalidad.

El resultado es que la coordinación general de la COICA no hace nada para luchar contra las políticas neoliberales cuyos efectos nefastos en particular sobre los pueblos indígenas han sido evidenciadas ampliamente.

Pero lo contradictorio de este discurso aislacionista es que paralelamente amplia las relaciones con organismos como el Fondo Indígena y la OCTA con quien firma un convenio de colaboración en octubre del 2005. Y estrecha más las relaciones con la FLACSO Ecuador que es presentada como el centro de formación de los líderes indígenas de la región.

El nepotismo de Sebastio Manchineri y otros dirigentes de la COICA

Sebastio Manchineri apenas de hace cargo de la Coordinación General en el 2001 contrata a su propia esposa Rona Iza como secretaria ejecutiva de la COICA, lo que provoca la protesta de varios dirigentes del Consejo de Coordinación. Luego la contratan como consultora de COICA y elabora un “estudio” que le cuesta a organización 10 mil dólares. Por gestión directa de Juan Reategui, y el consentimiento de Anita Krainer - Oficial alemana responsable del Proyecto GTZ-COICA, es contratada como consultora de Cooperación Alemana, y así encubren el nepotismo de Manchineri.

El informe final de Rona Iza es presentado en el periodo de sesiones del mes de marzo del 2005, y son solo 6 páginas, de las cuales 4 tienen fragmentos y secciones enteras de unos memorando enviado por OXFAM América el año 2002 a la COICA, con sugerencias para la recaudación de fondos.

Un aspecto importante de la presencia de Rona Iza en la COICA, fue su permanentemente acción para apoyar a los que luego van a dividir la CONFENIAE e insistir todo el tiempo en que los responsables de los intentos de ruptura de la organización amazónica del Ecuador son la CONAIE y la ECUARUNARI y sus dirigentes. Bloquea cualquier iniciativa que cuestione o amenace a los grandes grupos ambientalistas (justamente ligados a los Estados Unidos), oponiéndose enérgicamente a que la COICA lleve adelante campañas contra estos intereses en el plan de trabajo del 2005.

El otro elemento es su estrecha relación con la FLACSO Ecuador donde se formo. Defendió y obtuvo que el CC de la COICA renueve las relaciones con la FLACSO Ecuador por tres años más, ocultando los serios problemas que habían tenido los estudiantes indígenas con esta institución, tanto por su orientación, como por cuestiones académicas.

Luego esta el caso de los hermanos de los dirigentes como el caso de Pawalo Manchineri y la hermana de Nicia Maldonado, a la que la COICA les da becas para el Diplomado de Formación de Hidrocarburos. La táctica de ir “beneficiando” a los familiares de los dirigentes es una antigua y efectiva manera para irlos involucrarlos en procesos de corrupción. La auditoria de IBIS muestra también uso de recursos de la COICA destinados a otros fines, para las vacaciones del hijo del señor Manchineri.

El discurso indigenista de Coordinador General de la COICA y el discurso “radical” lleno de frases hechas de Nicia Maldonado presidenta de CONIVE no parecen encajar con las tradicionales practicas de nepotismos que llevan adelante.

Historia del intento de dividir la CONFENIAE (Ecuador)

La CONFENIAE es la organización indígena de la amazonía ecuatoriana y su crisis es parte de los problemas del movimiento indígena ecuatoriano. Las organizaciones indígenas fueron paulatinamente copadas por asesores, dirigentes indígenas mas preocupados por obtener beneficios personales, y con estrechos lazos con las compañías petroleras en el caso amazónico y políticos profesionales en otros casos. En diciembre del 2004, los líderes amazónicos realizan una asamblea de la CONFENIAE y destituyen a José Quenama, quien había sido un aliado incondicional de régimen pronorteamericano del coronel Lucio Gutiérrez, de las compañías petroleras y respaldadas por Sebastiao Manchineri.

Este ultimo y Marco Murillo asistieron al acto de posesión de Antonio Vargas como ministro de Bienestar social y expresaron públicamente su adhesión. Lo que nunca fue desvirtuado incluso en las situaciones mas criticas de este ministerio.

Quenama quien fuera subsecretario del Ministerio de Bienestar Social (para lo que tuvo que renunciar a la presidencia de la CONFENIAE), desconoce los acuerdos de la Asamblea de la CONFENIAE, asalta y toma el local de la organización con grupos paramilitares, y se prepara a dividir la CONAIE.

Se usaron varios métodos para la división de la CONFENIAE. Por un lado comprometer a las comunidades en la propia explotación petrolera creando empresas privadas de servicios, de propiedad de los dirigentes, argumentando que de esta manera los indígenas se “beneficiarían”.

Luego estuvo la entrega de fondos sin ningún control desde el ministerio de Bienestar Social por casi dos millones de dólares de acuerdo a la documentación hallada durante de la caída de la dictadura, y ampliamente difundida por medios de comunicación de Ecuador. Es muy importante agregarle la muerte en un extraño accidente de los líderes que estaban llevando la lucha contra la empresa TEXACO por los daños ambientales. La violencia contra el pueblo de Sarayacu llego a tales extremos que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos tuvo que intervenir y emitió resoluciones exigiendo al gobierno de Gutiérrez que detuviera estas agresiones.

Mientras tanto Manchineri ordena al Área de Comunicaciones que no publique ninguna noticia sobre los sucesos en Ecuador, como las agresiones contra Sarayacu, o la ocupación militar del local de la OPIP. Oculta los sucesos y prohíbe cualquier tipo de apoyo a la CONFENIAE. De esta manera Manchineri continua su soporte a Antonio Vargas.

Son muy significativas las expresiones del subsecretario Bolívar Gonzáles, quien declara que solo necesitaba media hora para fusilar a los lideres indígenas de la CONFENIAE y la CONAIE, hoy estos funcionarios están prófugos. Parte de la ruptura de la CONFENIAE se planeo desde la COICA, donde Cesar Andy Coordinador de Economía y designado por Quenama, tuvo reuniones con indígenas pro petroleros. Sebastio Manchineri se negó repetidamente a reconocer al legítimo Consejo de Gobierno de la CONFENIAE encabezado por el experimentado y respetado líder Luis Vargas Canelos.

Públicamente señalaba que se mantenía al margen de los problemas de la CONFENIAE, pero invitó a la inauguración de la nueva sede la COICA al Ministro Antonio Vargas y a Bolívar Gonzáles, siniestros personajes del régimen del General Gutiérrez y pretendió que la reunión del CC de la COICA del mes de marzo del 2005, fuera abierta por José Quenama como “presidente” de la CONFENIAE.

Forma una “comisión” para evaluar el caso de esta organización, integrada por su asesor Juan Reategui de la GTZ, su esposa Rona Iza (Quien ya no tenia ningún vinculo laboral con COICA), y Nelson Núñez Consultor también de la GTZ. Al final emiten un dictamen solo Reategui e Iza, quienes frente a las evidencias abrumadoras de la intervención de gobierno de Gutiérrez, optan por la salida de que la COICA “no reconozca a ninguna de las partes”. Núñez es amonestado y acusado por el Señor Manchineri, de haber cometido una grave falta contra la organización al haber señalado las relaciones entre Cesar Andy, la dictadura de Gutiérrez , los planes de dividir la CONAIE y por negarse a firmar el dictamen de su asesor y de su esposa sobre la CONFENIAE.

El CC de la COICA acuerda que se debe promover un entendimiento de las partes y llamar a la unidad. Los presidentes de las organizaciones nacionales asisten a la Asamblea de la CONAIE, donde son increpados por asambleístas en razón de la actitud del Coordinador General de la COICA frente al gobierno de Gutiérrez y su complicidad en los intentos de división de la CONFENIAE. CONAIE y COINFENIAE envían reiteradas comunicaciones al a COICA reclamando coherencia política.

Pero todo eso es ignorado por Sebastio Manchineri, quien incluso asiste a una reunión de grupo de Quenama en el local tomado por la fuerza en Puyo e intenta otorgar el reconocimiento de la COICA. Es descubierta su presencia en la ciudad, por los líderes indígenas y se ve obligado a retroceder. El problema se complicó para Manchineri, su esposa y su asesor, cuando cae el régimen de Gutiérrez el día 21 de abril.

La COICA no emite ninguna declaración por la recuperación democrática en Ecuador, pero el lunes 25 de abril se apresura a emitir un memorando señalando, que la CONFENIAE no podrá participar en el VII Congreso de la COICA debido a sus “problemas internos”. El objetivo es evitar que la CONFENIAE presente un informe donde relate a los delegados todos estos hechos, y denuncie la actitud y las relaciones de la Coordinación General con el régimen depuesto, las empresas petroleras y los intentos de división.

Pero el proceso de rupturas solo había empezado. A finales del mes de abril e inicios de mayo, se provoca la ruptura de la OPIAC, que coincide con el viaje del asesor Juan Reategui a Colombia. La OPIAC es una firme critica de la forma que Manchienri ha conducido la organización estos años, y por eso era tan vital su ruptura. En menos de 24 horas, el Coordinador General “reconoce” de facto al sector rupturista, y ordena al Área de Comunicaciones que publique sus comunicados y oculta la notas del legitimo Consejo de Gobierno de la OPIAC.

Luego sigue la CONIVE. Nicia Maldonado formada en FLACSO, que se beneficia familiarmente de los recursos de la COICA, emite un comunicado donde apoya a Sebastio Manchineri en sus intentos de organizar un congreso paralelo en Bolivia y romper la COICA. Un hecho demostrativo de sus estrechas relaciones, es que durante la cena final del periodo de sesiones del CC del mes de marzo, Nicia Maldona condecora a Rona Iza y a Juan Reategui por sus “servicios al movimiento indígena”.

Claro, difícilmente podrían para Nicia Maldonado ser condecorados los líderes muertos que luchaban contra la TEXACO, los líderes de Sarayacu, los indigenas que se enfrentan a las transnacionales contra el Gas de Camisea, los líderes asesinados en Colombia.

Pero las posiciones de Nicia Maldonado no son ni compartidas ni avaladas por el Consejo de Gobierno de CONIVE. El día 25 de mayo del 2005, emiten un comunicado (también ocultado por Manchineri), donde desautorizan a Nicia Maldonado por su apoyo a la ruptura de la COICA, su asistencia a Guyana Francesa, e informan que va rehacer la lista de delegados elaborada sin consulta por Maldonado.

Medios de comunicación indígenas casi inservibles

Luego de 15 años del levantamiento indígena de 1990, los sistemas de comunicación de la CONFENIAE, la CONAIE y la ECUARUNARI están casi destruidos o seriamente debilitados. Sin equipos humanos, sin herramientas o casi ninguna operatividad.

¿Cómo pudo pasar esto?

La primera explicación es que los Estados Unidos, las compañías petroleras, las grandes ONG ambientalistas, ya comprendieron la importancia de estos sistemas, y la forma en que los indígenas se estaban dotando y usando estos los instrumentos.

Las comunicaciones jugaron un papel central para convocar la solidaridad activa a nivel nacional e internacional, y para fortalecer los movimiento sociales. Así que era vital para estos intereses destruir los sistemas de comunicación, a través de los dirigentes corruptos y aliados que lograron captar. Con la salida de los técnicos, de los voluntarios, el abandono y la no renovación de equipos y tecnologías, convirtieron poco a poco, los sistemas en fantasmas u oficinas de RRPP para sus campañas políticas.

Se produce lo que el sociólogo peruano Sinesio López llama “la arbitrariedad de la historia”. Algo que no estaba en los planes fue la creación y desarrollo del Área de Comunicaciones de la COICA encabezada por Rebeca Llasag, una comunicadora social Kichwa que desarrollo un poderoso sistema de comunicaciones indígena.

Con un portal Web en 5 idiomas, 10 mil visitantes mensuales, Intranet, sistemas de correo, depósitos virtuales, Web de Gestión, banco de imágenes, etc.

El equipo de comunicaciones de la COICA lleva adelante un programa sistemático que incluye todos los estudios teóricos y técnicos de cada proyecto. Empieza a relacionarse con los responsables o equipos indígenas de comunicación de la región amazónica y a ha trabajar virtualmente por Internet con un equipo de voluntarios a nivel internacional. El equipo de Comunicaciones restableció con éxito las comunicaciones entre las organizaciones de la región. Aplicaron el criterio de que las organizaciones comunicadas son más fuertes.

Es importante encontrar una explicación al hecho de que Sebastiao Manchineri ordenó cortar el apoyo a las organizaciones nacionales, redujo a casi nada los recursos para comprarles equipos, canceló el encuentro de responsables de comunicación de toda la región amazónica. Finalmente despide a todo el equipo técnico de la sede central que estaba trabajando ya bajo las orientaciones emitidas por el Consejo de Coordinación y la Comisión Organizadora del VII Congreso.

El señor Manchineri y sus amigos en respuesta se han dedicado a amedrentarlos, amenazarlos, injuriarlos y difamarlos. Los crímenes de los que habla el señor Manchineri son simplemente el cumplimiento por parte del equipo de comunicaciones de los acuerdos y decisiones de los órganos de gobierno de la COICA.

Durante los meses de agosto a octubre del 2005, el Área de Comunicación de la COICA realizó con la colaboración de especialistas una auditoria informática del un proyecto financiado por el gobierno Alemán, para desarrollar un sistema de información acerca de la explotación petrolera y los pueblos indígenas. Su objetivo era proveer de información a los líderes indígenas amazónicos.

El hecho es, que el sistema de información nunca funciono. Se hace las investigaciones para ver que había sucedido y los resultados fueron impresionantes. Por un sistema que debió haber costado unos 4500 dólares se pago 28 mil dólares y nunca funcionó adecuadamente. Referencias falsas, impostores sin experiencia informática, informes irregulares, etc., etc. Lo grave del problema además de las irregularidades financieras es que se impidió que las organizaciones indígenas contaran con un sistema de información, que es muy importante para enfrentar a las empresas petroleras y su destrucción del medio ambiente.

Sebastio Manchineri recibe el informe en el mes de noviembre al igual que Anita Krainer de la GTZ y Elizabeth Rodríguez de INWENT (que fue la oficial responsable). En esta investigación aparecieron involucrados Valeria Merino de CLD que también es parte de grupo transparencia internacional. El señor Manchineri no hace público la auditoria, no emprende ninguna acción legal, y la oculta a los presidentes de las organizaciones nacionales miembros de la COICA.

Anita Krainer de GTZ tampoco hace público el informe y no se sabe que haya enviado la auditoria a las autoridades alemanas para que actúen frente a este hecho, a pesar de que en el proyecto se perdieron casi 30 mil dólares de fondos públicos alemanes.

Paralelamente INWENT a través de Elizabeth Rodríguez junto con Sebastiao Manchineri venían implementando decididamente un proyecto de casi medio millón de dólares para la “formación” de jóvenes indígenas” en la FLACSO Ecuador en tema petroleros y derechos indígenas. Un programa que Manchineri presenta como un gran logro de su gestión, pero la formación ha estado plagado de una cuestionable orientación, una pésima pedagogía, que incluye no haber producido ningún material especial para los indígenas y hay quejas reiteradas de varios de los estudiantes de actitudes despectivas de algunos de los profesores hacia las culturas y saberes de sus pueblos.

Los resultados luego de dos promociones, no podrían ser más desalentadores. La absoluta mayoría de los egresados no trabajan con sus organizaciones, y mas bien hay casos donde o trabajan para organismos gubernamentales o incluso para empresas petroleras. Lo lógico era abrir una investigación, realizar una auditoria académica, por lo resultados de la auditoria del otro proyecto de INWENT que era el sistema de información, pero no se hizo nada de esto. Las defensoras mas activas de este Programa de Formación con INWENT fueron justamente Rona Iza, esposa de Manchineri y Nicia Maldonado de CONIVE ambas egresadas de la FLACSO Ecuador.

Durante finales del 2004 e inicios del 2005, Nicia Maldonado impulsa con Elizabeth Rodríguez que el programa de formación sobre pueblos indígenas e hidrocarburos se extienda a Venezuela, donde la actividad petrolera es una de las principales armas de gobierno de Chavez para defenderse de los Estados Unidos.

A Nicia Maldonado no parecen inquietarle ni las acusaciones que se han hecho de las relaciones de la FLACSO Ecuador con el departamento de Estado norteamericano, por el periodista Heinz Dietrich, ni los resultados preliminares de la auditoria al sistema de informaciones que era responsabilidad de INWENT.