El libro que acabo de escribir sobre mi experiencia en Irak ha provocado un debate. Deseo volver aquí a las lecciones que saqué de esa experiencia americana:
- Reparar los daños sufridos por Irak debido a decenios de tiranía no era fácil y cometí errores. Confié la desbaasificación a los iraquíes y la convirtieron en una herramienta política. Nos concentramos en objetivos de reconstrucción a largo plazo mientras que hubiéramos debido comenzar por mejorar la vida cotidiana de los iraquíes. Debí haberme librado de la burocracia para acelerar la reconstrucción.
- Estados Unidos debe prepararse mejor para las misiones de reconstrucción. Si en el futuro nos encontramos en una situación idéntica, sería mejor organizar la cooperación pública y privada. – Hay que prever una cantidad suficiente de hombres para vencer a los insurrectos. Había pedido más tropas, pero no fui escuchado por los responsables militares.
Sin embargo, pese a esos problemas, se han hecho grandes progresos en el país gracias a la acción de los Estados Unidos. Los iraquíes votaron democráticamente, adoptaron su constitución y eligieron su asamblea. La economía progresa a un ritmo de 17% anual.
Por supuesto, los soldados estadounidenses e iraquíes continúan muriendo, pero Irak es el frente central de la guerra contra el terrorismo y no debemos retirarnos.

Fuente
New York Times (Estados Unidos)
El New York Times aspira a convertirse en el primer diario mundial por medio de sus ediciones extranjeras.

«In Iraq, Wrongs Made a Right», por L. Paul Bremer, New York Times, 13 de enero de 2006.