JPEG - 15.3 KB

Seguimos tapando el sol con las manos. Habrá que hacer un largo y sostenido camino en formación ciudadana y en profundización de la cultura de la participación para lograr superar esta raquítica democracia colombiana. Quizá, ateniéndose inteligentemente a esta realidad, el presidente no desbordó triunfalismo en el discurso de la victoria, como esperaban las 1.500 personas que lo rodeaban en el Salón rojo del Hotel Tequendama.Sin embargo el triunfo de Uribe y el considerable avance de la izquierda me llevan a plantear las siguientes reflexiones:

1. El antiguo "país liberal" ha dejado de serlo, hoy ha virado hacia la derecha a través de un "reciclado" frente nacional representado por el uribismo. Y esta derecha reciclada pretende "quedarse para rato" como lo expresa el proyecto 2019 (segundo centenario de la primera independencia) y como lo dijo el presidente re-elegido en su discurso del domingo. ¿Cuáles son los pilares sobre los que se ha consolidado esta derecha moderna? Intento una aproximación. Veamos:

Seguridad democrática. Los problemas se arreglan con más ejército, más policía, más redes de informantes, más recompensas, penas más altas, más cárceles. Quien más ejerza la fuerza y la autoridad mejor gobernante es.

"Más vale la fuerza que la sabiduría", es el lema imperante.

"Es mejor armado que desarmado", es lo que prima en la convivencia.

"Lo que vale son los resultados", es la ética del momento.

La lógica dominante es la siguiente: a más seguridad más confianza, a más confianza más inversión, a más inversión más empleo y más prosperidad. El clamor por "la mano dura" (autoritarismo) ha triunfado. Al fin y al cabo, ésta ha sido la manera como culturalmente durante mucho tiempo se ha procedido frente a las contradicciones de todo índole (afectivas, económicas, políticas, sociales, familiares, etc…). Se halaga permanentemente el modelo de gobernante, de político, de líder, de padre, de esposo, de creyente, de trabajador que sin ningún recato promueve la figura del presidente. Se ovaciona por doquier un presidente guerrerista y un ejército "salvador" de la patria.

Economía de libre mercado. El empresariado se convierte en eje protagónico del desarrollo económico. Desde el gobierno se promueve y se protege la libre empresa y la inversión extranjera. Son muy frecuentes las reuniones del gobierno con los gremios y con los inversionistas La propaganda oficial difunde pomposas estadísticas de la recuperación económica, de la derrota del desempleo, de las bondades del TLC, del extraordinario manejo de la economía, del permanente crecimiento económico, de las inmensas inversiones de las trasnacionales, de la disminución de la pobreza, de las nuevas exportaciones nacionales, de los grandes proyectos en la infraestructura, etc. Los economistas neoliberales son presentados como "sabios" infalibles e infatigables. El mercado, el manejo de la macroeconomía y el servicio de la deuda son "sagrados", no se tocan, no se cuestionan. Se asume como dogma la cartilla neoliberal causante, junto con la seguridad democrática, de la brillante "senda de prosperidad" en la que se encuentra el país y que nadie se atreva siquiera a proferir la más leve crítica. Ahora si, tanto la economía como el "país" van muy bien.

Consejos comunitarios como modelo de gobierno. Cercanía, simpatía, amabilidad, transparencia, eficacia, gerencia de un gobierno comprometido con la comunidad. Es lo que transmite impecablemente cada consejo comunitario. Un nuevo estado, una nueva manera de hacer política. Sin corrupción, sin clientelismo, sin burocracia. El presidente siempre está al frente, conduciendo, animando, respondiendo de cara al país a través de la radio y de la televisión. Se le ve preocupado, diligente, atento. No hay problema que quede fuera de su control. Siempre está trabajando por el país con abnegación y sacrificio. Por fin tenemos gobierno con inteligencia y autoridad. Es lo que necesitamos para terminar de derrotar la guerrilla, la corrupción, la pobreza, el desempleo, la criminalidad… Proceso de paz con hechos, no con palabras. Es lo que cada día se muestra en la publicidad oficial.

La desmovilización, la negociación, la deserción. Nunca como antes 30.000 hombres "abandonan" la violencia. Los líderes paramilitares reciben el reconocimiento y el agradecimiento de la sociedad. También las bendiciones de todas las iglesias. Gracias a su gesta el país no cayó en garras de la guerrilla. La ley de "justicia y paz" les garantiza el nuevo rol como constructores admirables de una sociedad libre, en paz y sin comunismo. Adviene la patria segura, próspera y emprendedora que siempre soñamos… Una hipotética revolución fue derrotada antes que triunfara…

En la derecha está el éxito. Así lo difunde a cuatro vientos los medios masivos de comunicación. Shakira y Juanes son uribistas. Los empresarios y los futbolistas también. Igualmente los obispos, los pastores y las reinas de belleza. Es lo que está de moda. RCN y CARACOL no se cansan de repetirlo. La derecha es sinónimo de éxito, de bien común, de felicidad…

2. Por fin la izquierda colombiana se constituye en oposición como alternativa de poder. Del 6% de votación en el 2002 se pasó a 22% en el 2006. Este hecho nos plantea, a mi manera de ver, los siguientes desafíos: Construcción de un proyecto político e ideológico de largo alcance, lo que requiere un arduo trabajo de formación y de organización de base, además de una refundación de la izquierda con sectores no tradicionales (ONGs, mujeres, jóvenes, intelectuales, artistas, profesionales, empresarios, iglesias) desde la articulación de tantas memorias de resistencia y dignidad a lo largo de la historia popular.

Ahondamiento de la crítica al proyecto derechista que encarna Uribe. Esto supone más estudio, más investigación, más debate, más argumentación. Es necesario entrar a constituir muchos núcleos de discusión e investigación sobre temas tan fundamentales como: democracia, igualdad, socialismo, soberanía, Estado Social de Derecho, economía de mercado, ciudadanía, políticas públicas, justicia social, cultura política, ética de lo público, seguridad, paz, política internacional, derechos humanos… Ampliación y consolidación de la oposición (ojalá bajo la conducción del maestro Carlos Gaviria) como expresión y articulación de tantas inconformidades. Definir un estatuto y una ética de oposición. Fomentar y propiciar un talante de oposición como hondura de la democracia. Trabajar en la construcción de medios alternativos de comunicación usando creativamente las nuevas tecnologías (internet, telefonía móvil), campo en el que las nuevas generaciones tienen mucho que aportar. Apuntar, desde ya, a las próximas elecciones de poder local teniendo como punto de partida los lugares donde la izquierda ganó (Departamentos de Nariño y Guajira) o donde obtuvo alta votación (Atlántico, Cauca, Valle). Sin duda, el gran reto será sostener la alcaldía de Bogotá y la gobernación del Valle, y ganar espacio en Antioquia. La Costa y el eje cafetero.

Profundizar el proceso de unidad a partir de lo aprendido en la campaña electoral.Comencé la reflexión con un texto del Eclesiastés; bello texto sapiencial escrito en tiempos de máxima oscuridad, cuando parece que todos los horizontes se han cerrado. Las estrategias de dominación han logrado "trastocar" en el pueblo los criterios de interpretación de la realidad. En la sede de la justicia, está el mal. Pero el mal no se le ve como tal, sino como justicia, como bien. En el lugar del justo, está el malvado y éste es ovacionado como justo y sabio. Cuando se llega a situaciones de trastrocamiento ético, los horizontes de "otro mundo mejor se cierran". No hay salida. La esperanza se seca. Eclesiastés descubre resquicios para la utopía en donde nadie lo piensa. En donde ésta pasa desapercibida para los guardianes del orden. Desde estos "resquicios" de vida buena, sana y justa se propone recuperar los criterios de discernimiento del bien y del mal (Ec 8:12-13) para así mismo comenzar a cambiar la interpretación de la realidad. Se trata de darnos cuenta a tiempo que cortamos la rama donde estamos sentados. Eclesiastés lleva paulatinamente a través de preguntas, dichos y sentencias, a sospechar por "tanta belleza junta", a movilizar la inteligencia y el sentimiento hacia otra dirección… Que en el peor de los tiempos sepamos acudir a la sabiduría de los que son pobres y sabios (Ec 9:14-15). ¿No será esto lo que han querido decirnos pastusos y wayús, en las fronteras de nuestro país?

Fuente
Adital (Brasil)
Agência de notícias de inspiração cristã, especializada na América Latina/Agencia de noticias de inspiración cristiana, especializada en América Latina.