La inauguración de un nuevo año académico fue el escenario ideal para que las principales autoridades de la Universidad Central del Ecuador (UCE), lideradas por su rector, Ing. Víctor Hugo Olalla; el Msc. Edison Yépez, decano de la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación; el Arq. Fabián Carrión, vice decano de la mencionada Facultad, y la Lic. Rita Almeida, directora de la UCE, extensión Santa Cruz, fueran testigos de la graduación de los primeros licenciados en Biología que entrega la Universidad a la comunidad de Galápagos.

El acto se desarrolló el viernes 15 de junio en el Salón de la Ciudad, ante la presencia de la comunidad universitaria de Santa Cruz e importantes invitados especiales, como la prefecta de Galápagos, Dra. Fanny Uribe, y Ronnie Pérez, representante de Expeditions, empresa de turismo que está apoyando a la educación del país.

Lenin Betancur, Jorge Carrión, Oscar López y Edison Muñoz, vistieron de azul y concho de vino aquella noche; lucieron, también, sus anheladas musetas (símbolos de la investidura profesional), al tiempo que recibían sus títulos de Biología de manos de las autoridades de la UCE.

“Quiero agradecer a la Universidad Central del Ecuador la oportunidad que nos ha brindado para poder desarrollarnos profesionalmente y así contribuir al engrandecimiento de nuestra comunidad y a la del Ecuador, en general; quiero agradecer a la Universidad por llegar a todos los rincones de la Patria, por no coartar nuestros sueños y brindarnos un proyecto de vida, vinculado con los ideales políticos y sociales de nuestro pueblo”, manifestó Lenin Betancur, quien habló a nombre de los flamantes licenciados.

Ante el aplauso de los concurrentes, que esfumaban así rumores malintencionados acerca de la ilegitimidad de la Sede de Santa Cruz (rumores que provienen de sectores conservadores, a los cuales no les conviene el desarrollo intelectual y crítico de la juventud de Galápagos, por obvias razones…) y que demostraban que el trabajo empezado por la Universidad en Galápagos hace cinco años, empieza a dar sus primeros resultados; resultados concretos y llenos de esperanza.

“Este es un acto histórico, es la culminación de un primer proceso académico en Galápagos, que ha sabido superar las dificultades propias para el desarrollo de la educación universitaria; este proceso ha contado con el apoyo solidario de la comunidad, que ha comprendido que nuestro objetivo es formar profesionales que conozcan sus aspiraciones legítimas y las necesidades perentorias de su pueblo, las cuales hay que resolver. La Universidad Central del Ecuador no compite con nadie, la Universidad Central del Ecuador viene a servir”, expresó de forma enfática el rector de la UCE, Víctor Hugo Olalla.

Inauguración de un nuevo año académico

De nuevo, la juventud de Galápagos, aquella juventud deseosa de aprender conocimientos y técnicas que le permitan superarse individualmente, y contribuir de esta manera a transformar su vida y las condiciones económicas y sociales de su pueblo, se matricularon en el nuevo año electivo que ofrece la UCE, en la Sede de Santa Cruz.

Alrededor de 200 estudiantes pueden optar por las carreras de Ecoturismo, Biología, Informática y Plurilingüe. Además, este año existió una nueva especialidad: una Carrera Técnica Superior con mención en Hotelería, gracias a un convenio establecido entre la UCE y la empresa privada Expeditions.

Al respecto, Ronnie Pérez, representante de Expeditions, señala: “Nosotros queremos contribuir con la educación del país, y por ello apostamos a la más grande Universidad del Ecuador, la Central: queremos llegar a la mayoría de la gente, para que se concientice de nuestros recursos naturales, en especial de Galápagos, y aporte al desarrollo del turismo y de la comunidad”.

En el futuro, las ofertas académicas continuarán: “La Universidad Central siempre está presente en las actividades educativas y culturales de nuestro pueblo, y también en sus procesos de lucha y transformación social. Por esta razón, y al comprobar los proyectos de investigación científica de alto nivel de nuestros primeros egresados en Biología, planteamos ofertas académicas de cuarto nivel para la Sede de Santa Cruz: maestrías en Educación Inicial Parvularia, Planificación y Evaluación de Proyectos Sociales y Educativos, y Educación Ambiental”, afirma Edison Yépez, decano de la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación.

Capacitados docentes de Galápagos y del Continente son los encargados de ‘facilitar’ el conocimiento a los futuros profesionales de Santa Cruz.

Crecimiento institucional de la Sede

Hace cinco años llegó la Universidad Central a Galápagos; su desarrollo es incuestionable, y en gran medida se debe a la relación fraterna entre la comunidad y la universidad, y al trabajo tesonero realizado por su directora, Lic. Rita Almeida.

El crecimiento se evidencia en varios aspectos: cada año se matriculan más estudiantes en las diferentes carreras y especialidades (que también van en aumento); los primeros licenciados en Biología constituyen una muestra de la culminación de un primer proceso universitario exitoso; la relación entre la comunidad y la universidad cada día mejora y es más sólida; además existen proyectos en firme para construir el campus de la Universidad Central en Santa Cruz (en la actualidad funciona en las instalaciones del Colegio Nacional Galápagos).

Para hacer realidad este último aspecto, la UCE ya ha adquirido cuatro mil metros cuadrados en el Barrio Miraflores, donde se construirá un edificio de tres pisos, con 19 aulas, con una capacidad para 600 estudiantes; además de un auditorio, para albergar a 800 personas.

En el mismo sentido, la UCE también ha comprado 10 hectáreas en el sector de Bellavista: allí funcionarán el Centro de Investigaciones, el Jardín Botánico, la Granja Integral, el Jardín Endémico y el Área Recreativa.

El esfuerzo se centra en obtener los recursos que permitan realizar estas construcciones: “Para ello estamos dialogando con la Prefectura de Galápagos, la Alcaldía de Santa Cruz, el Parque Nacional, el Ingala, el Gobierno Nacional, las empresas públicas y privadas; necesitamos el apoyo de todas las instituciones posibles, el proyecto de construcciones está valorado en 3 millones 800 mil dólares”, asevera Rita Almeida.