El tema de la soberanía territorial es fundamental para el desarrollo de una sociedad. En este concepto se integran toda la historia, la cultura, la geografía, la naturaleza y las aspiraciones de convivir en un Estado de paz (sin la injerencia política, económica, social o cultural de ningún otro país u organismo internacional) y de alcanzar un bienestar en todos los ámbitos de la vida, de acuerdo a las necesidades, exigencias y perspectivas de los pueblos que conforman el Ecuador.

Por ello la importancia de los cinco primeros artículos aprobados por la Asamblea Nacional Constituyente, referentes al tema de la soberanía territorial; en ellos se destaca el aspecto de unidad geográfica e histórica (con dimensiones naturales, sociales y culturales), que no puede ser alienada, reducida ni violada. Este artículo deberá ser tomado en cuenta por aquellos políticos (en especial alcaldes) que fomentan afanes separatistas, bajo el pretexto de la ‘autonomía’ y el ‘descentralismo’.

También es importante el elemento de propiedad y soberanía que se ejercerá, con plenitud, sobre los recursos naturales no renovables (entre ellos el agua, los yacimientos minerales y de hidrocarburos). Con la aplicación de este artículo, en especial, se espera terminar con el abuso y la corrupción de las empresas transnacionales (y sus ‘aliados’ nacionales), que explotan nuestros recursos no renovables.

Otra consideración muy importante, en aras de convivir en un Estado de paz y de respetar la autodeterminación de los pueblos, es la prohibición del establecimiento de bases militares extranjeras en nuestro territorio. Así, el convenio con la Base de Manta terminará definitivamente en noviembre de 2009; además, se sentará otro precedente para respetar la voluntad del Ecuador de no ser involucrado en el Plan Colombia o cualquier otra iniciativa guerrerista.

Estos artículos fueron aprobados por todos los asambleístas de la corriente democrática, progresista y de cambio, liderada por Acuerdo País y el Movimiento Popular Democrático, alcanzando una mayoría absoluta en la votación del recinto de ‘Ciudad Alfaro’.

Artículos aprobados

Art. 1. El territorio ecuatoriano constituye una unidad geográfica e histórica de dimensiones naturales, sociales y culturales, legado de nuestros antepasados y pueblos ancestrales. Este territorio comprende el espacio continental y marítimo, las islas adyacentes, el mar territorial, el Archipiélago de Galápagos, el suelo, la plataforma submarina, el subsuelo y el espacio suprayacente continental, insular y marítimo. Sus límites son los determinados por los tratados vigentes. La capital es Quito.

Art. 2. El territorio del Ecuador es inalienable, irreductible e inviolable. Nadie podrá atentar contra la unidad territorial ni fomentar la secesión.

Art. 3. El Estado ecuatoriano es propietario y ejerce soberanía en especial sobre los recursos naturales no renovables que se encuentren en su territorio, incluidos el agua, los yacimientos minerales y de hidrocarburos; así como la biodiversidad y su patrimonio genético y el espectro electromagnético. El patrimonio cultural es bien público, bajo las distintas formas de propiedad que establezca la Constitución y la Ley.

Art. 4. El Estado ecuatoriano ejercerá derechos sobre los segmentos correspondientes de la órbita sincrónica geoestacionaria, los espacios marítimos y la Antártica, de conformidad con las normas del Derecho Internacional y con la legislación nacional.

Art. 5. El Ecuador es un territorio de Paz. No se permite el establecimiento de bases militares extranjeras ni de instalaciones extranjeras con propósitos militares. No se puede ceder bases militares nacionales a fuerzas armadas o de seguridad extranjeras.

El MPD propone Mandato para que los gringos se vayan de la Base de Manta

El Bloque de asambleístas del Movimiento Popular Democrático presentó un proyecto de Mandato para que la Asamblea Constituyente dé por terminado el Acuerdo para la Concesión por Diez Años del Ejercicio del Derecho de Acceso y Uso por parte de Estados Unidos de las Instalaciones de la Base de la Fuerza Aérea Ecuatoriana en la ciudad de Manta, acuerdo suscrito el 12 de Noviembre del 1999 y publicado el Registro Oficial No 326 del jueves 25 de Noviembre de 1999.

Esta propuesta la presentaron no solamente sustentados en principios y normas constitucionales y legales, sino también en la situación que soporta actualmente el país: acciones bélicas acompañadas de una "guerra mediática mundial y nacional" para revertir la condición del Ecuador de país agredido, a ser considerado como santuario de grupos irregulares, creando las condiciones para ser víctimas de la aplicación de la denominada “guerra preventiva” por parte de la principal potencia del mundo, los Estado Unidos, país con el que el Ecuador, en forma inconstitucional e inmoral, mantiene un convenio que permite que tropas militares norteamericanas estén en suelo patrio, que naves de Estados Unidos sobrevuelen nuestro territorio y la base aérea sirva en el conflicto político colombiano a pretexto de combatir el narcotráfico.

Asambleistas reclaman por el mar terrritorial

La Asamblea Nacional Constituyente aprobó la semana pasada los cinco primeros textos sobre la soberanía territorial, lo que se hecho significa un avance importante, pues nuestra soberanía ha sido mancillada permanentemente por los distintos gobiernos entreguistas y por la acción de imperialismo norteamericano, afirmaron los asambleístas Jorge Escala, Lenin Hurtado y Abel Ávila, de la filas del MPD. Sin embargo establecieron que el haber dejado de la soberanía sobre las 200 de Mar Territorial, constituye una renuncia a este derecho e implícitamente se estaría reconociendo la CONVEMAR y desprendiéndonos de 1’029.718 Km2 de mar territorial.

Como se sabe el año pasado la Armada Nacional realizó una importante ofensiva hacia organizaciones sociales, políticas, al Congreso y otras instancias promoviendo la necesidad de que el país firme la CONVEMAR Convención del Mar que en esencia y entre otras cosas se propone reducir nuestro Mar Territorial a 12 millas

Los asambleísta del MPD señalaron, salvo este asunto que lesionaría gravemente nuestros derechos sobre el mar, en el resto de los textos planteados por la mesa nueve sobre soberanía coinciden y están de acuerdo porque recogen los sentimientos de nuestros pueblos de que nuestro país seas un territorio de paz en cual no se permita que se establezcan bases militares extranjeras o que se pretenda involucrarnos en planes belicistas como el Plan Colombia

Documentos adjuntos