El Fondo de Cesantía del Magisterio Ecuatoriano, FCME, cuenta con 125 mil afiliados y propietarios; esta institución, 100% del magisterio, administra 240 millones de dólares, producto de los aportes de Cesantía Adicional del Magisterio (CAM), de la Cesantía (Voluntaria) del Fondo Cesantía del Magisterio Ecuatoriano (CFCME), y de las inversiones que acertadamente ha realizado el FCME, institución liderada por Juan José Castelló.

Con el lema de “El buen gobierno corporativo”, el FCME ha logrado conseguir una relación directa con los afiliados, la participación activa en la toma de decisiones, y cumplir con el derecho de elegir y ser elegido en las Asambleas Sectoriales de Partícipes (ASP); parlamentos que se realizan inicialmente en los cantones de las 24 provincias del país con la presencia de todos los afiliados de la localidad, para que sean ellos quienes participen en el rendimiento oportuno de cuentas, la toma de decisiones y en elecciones democráticas de sus delegados (uno por cada 500), representantes que son miembros de las convenciones provinciales y nacionales, donde se elige el Directorio Nacional del FCME-fcpc.

Según Mónica Ayala Segovia, vicepresidenta del FCME, el proceso de rendición de cuentas viabiliza la participación del 100% de los afiliados, a la vez que se desarrollan nuevos niveles de democracia.

El Directorio Nacional del FCME, como parte de las inversiones que ha realizado, compró la financiera Consulcrédito, que maneja los 240 millones de dólares, y creó la Inmobiliaria Solvivienda, que ha entregado 5.187 viviendas en 26 ciudadelas del magisterio, en varias provincias, además ha entregado 3000 Créditos Hipotecarios para mejoramiento o ampliación. De ambas instituciones, el 100% del paquete accionario le pertenece al magisterio ecuatoriano y es manejado bajo un sistema de administración y propiedad colectiva, aplicando el socialismo para una distribución justa.

Estas inversiones han sido realizadas con la aprobación de los cerca de 500 afiliados - delegados a las convenciones nacionales, quienes son partícipes y corresponsables del manejo del FCME durante el período para el que fueron elegidos.

El valor de la cesantía (voluntaria) del Fondo de Cesantía, mencionó Mónica Ayala, es el aporte de capital institucional que le da el carácter de dueño del FCME al maestro, y por el que recibe un certificado de derechos patrimoniales CDP, que es el documento que le acredita como dueño de Consulcrédito, que posteriormente será el Banco del Magisterio.

El FCME, referente para el Banco del IESS

La noche del lunes 6 de abril, el Pleno de la Comisión Legislativa y de Fiscalización aprobó el órgano legal que da vida al Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social IESS, con 41 votos a favor, 7 en contra y 3 abstenciones, el mismo que será enviado al Ejecutivo para su sanción total o parcial.

El Banco del IESS será una entidad pública de primer piso, atenderá al público, podrá emitir créditos hipotecarios, prendarios y quirografarios; además tendrá capacidad de hacer directamente inversiones en el mercado de valores, en proyectos públicos y privados, invertir en proyectos de vivienda para los afiliados, algo contradictorio pero aprobado por la mayoría de asambleístas.

La dirección del banco estará a cargo de cuatro miembros, el presidente de Directorio, el delegado del Presidente, un representante de los afiliados activos y uno de parte de los jubilados; los dos últimos, se conoce, serán nombrados por el Consejo de Participación Ciudadana, y no elegidos democráticamente en votaciones universales entre las organizaciones de afiliados activos y pasivos, para merecer el título de “representantes de los afiliados”.

El Directorio del Banco del IESS debería invertir y tomar las mejores decisiones bajo la autorización de sus mandantes (los afiliados al Seguro Social), en convenciones nacionales, como lo hace el Fondo de Cesantía del Magisterio Ecuatoriano FCME, y no como se lo plantea, bajo la autorización y el mejor criterio del Directorio del Banco.