Una campaña dura, trajinada,pero comprometida, emprendimos los militantes y la base social del Movimiento Popular Democrático (MPD), a partir del mes de abril, siempre con el objetivo de concientizar a la gente acerca de la importancia de apoyar con su voto a los candidatos del único partido de izquierda revolucionaria, para continuar con el proceso de cambio que vive el país.

Cualquier hora era propicia para hacer campaña, sin importar el cansancio de la larga jornada de trabajo. A partir de ese momento, con mucho orgullo, nos vestíamos con las coloridas chompas del MPD y nos trasladábamos al lugar preciso, determidado por el cronograma discutido y planificado con todos los emepedistas, en Unidad Popular- MPD 15.

Nuestro único instrumento de campaña fue la propuesta, las banderas azul cielo y anaranjado, hojas volantes, pitos y consignas que identificaban a nuestro partido. Un partido que para la gente es muy conocido por la lucha que hace más de 30 años emprendimos por alcanzar mejores días para los ecuatorianos.

Al caer la noche, dejando de lado la responsabilidad de nuestros hogares, el papel de madres, de hijos y padres, salíamos a la pega de afiches por los diferentes barrios, porque consideramos que este era el único espacio en donde podíamos difundir nuestra propuesta y a nuestros candidatos, ya que los grandes medios de comunicación nos negaban espacios de información.

Ante la solvencia del discurso de nuestros candidatos, logramos la aceptación de la gran mayoría de sectores populares que visitamos, y eliminamos las dudas y los tabúes frente a lo que significa el Socialismo Científico desde el punto de vista de la Izquierda revolucionaria. La campaña fue muy difícil frente a la maquinaria millonaria de la burguesía, sin embargo se notó madurez en la gente del pueblo, que ya no se dejó convencer con la funda de avena, la camiseta y la demagogia; al contrario, estaban dispuestos a hacer un descanso en su diaria labor para escuchar y debatir las propuestas de los candidatos.

“Cotopaxi se levantó contra la traición y el engaño”

Nosotros rompimos los esquemas. No quisimos estar solo en los afiches o en la televisión. Nos propusimos llegar a los hogares de nuestro pueblo, de manera directa, no mediada; explicarle qué queremos recordarle, quiénes somos, recordarle que no lo hemos traicionado jamás, que hasta hemos entregado la vida de muchos de nuestros valiosos dirigentes por defender nuestra convicción de una Patria para los trabajadores y los pueblos”. Así explica el éxito electoral logrado el pasado 26 de abril, uno de los militantes del Movimiento Popular Democrático de la provincia de Cotopaxi.

Estudiante de Comunicación Social y periodista de uno de los medios de comunicación más importantes de la localidad, este emepedista prefiere mantenerse anónimo: “Cuando se trabaja en un medio privado como el mío, lamentablemente tener opinión propia es un problema, y tener militancia... aún más”, sostiene. Él participó, junto a 10.000 personas más, en la movilización y concentración por el cierre de campaña de las Listas 15 en la ciudad de Latacunga. “Se vivió una gran emoción esa tarde y noche. Cotopaxi se levantaba contra la traición y el engaño de Gutiérrez, contra la corrupción y el parasitismo de la oligarquía ecuatoriana, en favor del cambio, de la Patria Nueva y el Socialismo”.

“Nosotros no aparecemos solo en elecciones”

Por: David Cadena

El reciente proceso electoral ha despejado cualquier tipo de dudas, la tendencia sigue y se acentúa. El golpe que ha recibido la oligarquía, representada en los tradicionales partidos políticos (PRIAN, PSP, ID, UDC y PSC) o enmascarada en los “nuevos” movimientos ciudadanos (Madera de Guerrero, Movimiento Municipalista, entre otros) es contundente.

Pero, ¿qué implican estos resultados en el sentir de los pueblos del Ecuador? Para quienes militamos en el Movimiento Popular Democrático, MPD, fuerza triunfante de este proceso, la lectura es clara: los sectores populares de nuestro país quieren el cambio y se identifican con quienes cotidianamente luchamos a su lado. Esto lo pudimos palpar a lo largo de la intensa campaña electoral que realizamos pues, en cada volanteo, mitin, debate, reunión de barrio, asamblea gremial y demás actos generales, nuestros candidatos eran recibidos y se reconocía su presencia, no solo por ser vísperas de elecciones, sino por su compromiso leal con las luchas que día a día enfrentan nuestros pueblos.

¿Y ahora que terminó el proceso electoral nos retiramos? NO. Debemos dejar en claro que nuestra participación en las elecciones tiene como objetivo primordial llegar a la conciencia de nuestra gente, para que comprenda que necesita organizarse en pos del gran objetivo: la construcción de la Patria Nueva y el Socialismo, y para ello, quienes militamos en el MPD, no esperamos solo las elecciones, sino que lo vivimos en cada amanecer a lo largo de nuestras vidas.