Nuestro país, al igual que gran parte de América, es habitado por los colibríes, conocidos popularmente como “Quindes”, hermosas aves pequeñas que en ocasiones visitan nuestros jardines. La ciencia que estudia las aves, denominada ornitología, describe a los colibríes como pertenecientes a la subfamilia de los “trochilinae”, considerados los pájaros más pequeños del mundo. La familia de los colibríes comprende más de 100 géneros que se dividen en un total de 330 a 340 especies.

La especie de tamaño más reducido es el colibrí zunzuncito o elfo de las abejas (Mellisuga helenae), que con su pico y cola mide apenas unos seis centímetros; esta variedad habita en Cuba, pero está en proceso de extinción. Entre los colibríes más pequeños que habitan en el Ecuador se encuentran los llamados “Quindes Buga” (cuatro especies del género Ansestrura). La especie más grande, el colibrí gigante (Patagona gigas), mide unos 25 cm., y es común en casi todo el continente americano, pues habitan desde Alaska hasta la Tierra del Fuego, incluyendo algunas islas de Centro América.

Particularidades

Estas hermosas aves, que nos sorprenden a veces en las mañanas, poseen unas características únicas en el mundo de la ornitología. Tienen un ritmo cardíaco muy acelerado: pueden emitir hasta 80 latidos por segundo. Su plumaje es muy vistoso, multicolor e iridiscente, tienen gamas de colores que se funden entre sí con tonos azules, violetas, fucsias, rojos, anaranjados, verdes, celestes, turquesas o rosados, que brillan con mayor o menor intensidad según el ángulo de incidencia de la luz.

El pescuezo de los machos es frecuentemente rojo brillante, azul o verde esmeralda; una característica especial de los colibríes es el pico, que es distinto en cada una de las especies y generalmente su longitud es casi igual a la longitud de su cuerpo; muchos tienen el pico recto pero también hay especies que tienen el pico curvo (la forma del pico depende de la forma de la planta que visitan para alimentarse).

Los colibríes se alimentan casi exclusivamente del néctar de las flores, del cual obtienen las calorías; las proteínas se proveen de diminutos insectos, alimentos que los obtienen mediante el pico y las lenguas largas protráctiles y pegajosas. Los colibríes que se alimentan del néctar de las heliconias, cuyas corolas tienen formas curvas, por ejemplo, poseen el pico curvo.

Estos pájaros han desarrollado un sistema único de vuelo, que los diferencia de otros, pues el colibrí no se detiene nunca, su vuelo es muy parecido al de los insectos: el vuelo vibrátil. Este tipo de vuelo les permite mantenerse estáticos en el aire, volar hacia arriba o hacia abajo, o volar hacia atrás, se considera que pueden mover sus alas a unos 80 ciclos por segundo y, aproximadamente, pueden volar hasta 200 veces su longitud por segundo.

Aunque los picaflores y los colibríes parezcan iguales, se diferencian por la forma de vuelo: los primeros se detienen porque tienen más peso, pero los colibríes, como indicamos, no se detienen nunca. La fecundación ocurre en el aire pero, para despertar el interés de la hembra, el colibrí macho realiza una danza. Después de que las hembras han sido fecundadas, construyen un pequeño nido hecho de tela de araña, algodón, liquen o musgo. El nido es construido en un arbusto de poca altura. La hembra pone dos huevos en un período de dos días y los empolla durante 14 a 19 días. Luego, los colibríes alimentan a sus hijos durante unas tres a cuatro semanas. La hembra va al nido en este tiempo hasta 140 veces al día para alimentar a sus crías.

Los colibríes en el Ecuador

Se considera que el hábitat apropiado para estas aves estaáen los bosques tropicales de la zona ecuatorial, por ello se ha observado que la mayor diversidad de especies se encuentran en Colombia, Perú, y Ecuador. En nuestro país habitan en todos los ecosistemas, tanto de la Costa, como de la Amazonía y la Sierra (inclusive en los bosques andinos de neblinas espesas). El Ecuador es catalogado como el más rico en variedades de estas aves, pues registran aproximadamente 130 especies.

Una especie de colibrí que es común en los bosques, espinares y matorrales secos del suroccidente (en la península de Santa Elena, por ejemplo), e inclusive en la isla de la Plata, que está frente a las costas del sur de Manabí, es la ’Estrellita ecuatoriana’ (Myrrnia micrura). Por su parte, otras especies habitan únicamente en los altos y fríos páramos, por encima de los 4.000 metros de altitud, por ejemplo la ’Estrellita’ (Oreotroch Hus Chimborazo) que chupa el néctar de las chuquiraguas. Otras especies del país que destacan son el colibrí garganta blanca (Coeligena torquata), que habita en las estribaciones de los Andes y en el callejón interandino, así como el colibrí silfo de cola larga (Agfaiocercus coefestis), que vive en los bosques de neblina de los Andes. Un ejemplo más de la diversidad de colibríes del Ecuador es el pico de hoz (Eutoxeres águila), habitante de los bosques tropicales y subtropicales.

En Quito, particularmente, se ha observado que habitan colibríes gigantes de la variedad colacintillo colinegro, adaptados al ecosistema de la ciudad. Es una especie de colibrí que se alimenta de una variedad mayor de flores, que lo hace más fuerte, emite un sonido parecido a la onomatopeya “tsiii…ti ti ti tsi… tsik..tsik”; los machos en época de apareamiento efectúan un vuelo de cortejo espectacular durante el cual se elevan en el cielo esparciendo en abanico la cola, cuando de pronto descienden con un llamativo sonido desgarrador; viven principalmente entre los 2500 a 3800 metros de altura sobre el nivel del mar.

Fuentes:
- Ecociencia 2001 y biodiversidad
- Wikipedia
- Blog de Oscar Paucar
- Aso Cultural Vera Méndez
- La paz Waterfall Gardens
- Aves de Ecuador Tomos I y II Robert S. Rdgely – Paul J. Greenfield
- Entrevista a Laurence Duvauchelle ecologista francesa